ha pasado de casi 400 millones a solo 11

La familia Polanco da otro tajo a su sicav en plena operación de venta de Canal+

Los Polanco parece caminar con paso firme hacia la liquidación de la que fue su principal sicav, principal vehículo de inversión de las grandes fortunas.

Foto: Ignacio Polanco, presidente de honor del Grupo Prisa. (P. López Learte)
Ignacio Polanco, presidente de honor del Grupo Prisa. (P. López Learte)

La familia Polanco parece caminar con paso firme hacia la liquidación de la que fue su principal sicav, vehículo inversor de las grandes fortunas. De hecho, amenaza con perder el umbral de los 10 millones de euros de patrimonio, después de que al principio de la crisis sumara casi 400. Al menos esa evolución se desprende de una comunicación recientemente enviada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), según la cual los todavía accionistas de referencia del Grupo Prisa habrían llevado a cabo a finales de mayo una nueva retirada de fondos, en este caso por más de cuatro millones de euros.

"Con fecha 29 de mayo de 2014, el capital en circulación de Nomit Global, Sicav, se ha reducido en un 27,28%", expone Sabadell Urquijo Gestión como una de las gestoras de la sociedad. Al cierre del primer trimestre de 2014, Nomit reconocía atesorar un patrimonio de 16,11 millones de euros, ligeramente por encima de los 15,81 millones con los que cerraba el pasado ejercicio. Tras la última salida de fondos, ese importe apenas quedará por encima de los 11,7 millones en las próximas notificaciones que efectúe al supervisor.

El progresivo deterioro de Nomit ha provocado que la principal sicav que actualmente manejan los descendientes del fundador de Prisa en términos de volumen sea Rucandio Inversiones, firma del mismo nombre que la patrimonial de la familia. Aquí, el clan cuenta con una dotación estable en el entorno de los 25 millones de euros desde 2011. De hecho, a 31 de diciembre de 2013, el patrimonio se situaba en 26,02 millones. La entidad, gestionada por Santander Private Banking y Abante Asesores, está presidida por Ignacio Polanco, a la sazón presidente de honor de la editora de El País.

Fotografía de archivo de Ignacio Polanco y Juan Luis Cebrián. (EFE)
Fotografía de archivo de Ignacio Polanco y Juan Luis Cebrián. (EFE)

Una buena salud que contrasta con la evolución de Nomit Global en los últimos años. No en vano y bajo esa denominación –Timón escrito al revés, en honor a otra de las sociedades patrimoniales de la familia–, hasta tres sicavs diferentes llegaron a atesorar 388 millones en 2007. En concreto, Nomit IV, la más potente, manejaba un total de 205,4 millones; Nomit III contaba con 90,7, y Nomit Inversiones se apuntaba otros 92. En septiembre de 2010, sus propietarios integraban las tres firmas. En estos años se han esfumado la friolera de 375 millones de euros.

Apuesta por las 'telecos' y la tecnología

Nomit deja claro en su último informe que la rentabilidad –de un 1,91% en el acumulado del año– se vio más golpeada por dudas políticas que económicas. "Las inversiones en los mercados de renta variable se han mantenido a lo largo del periodo en un contexto de recuperación económica, pero afectado por diversas incertidumbres geopolíticas que han impedido un mejor comportamiento de los activos de riesgo", admite la sociedad. Por sectores, la firma advierte de un cambio en la composición de la inversión, "aumentando peso en sector telecomunicaciones y tecnológico y reduciendo la apuesta por sectores defensivos con exposición a emergentes".

Paradójicamente, el movimiento de los Polanco coincide con el desenlace de un proceso largamente cortejado por el Grupo Prisa y el propio sector, como es la venta de Canal+. La pérdida de ese activo, que arranca de un plumazo la etiqueta de multimedia al grupo de comunicación, sí permitirá a la compañía quitarse de encima un auténtico pozo sin fondo y, al tiempo, aliviar sus problemas financieros. Con esa desinversión y la refinanciación sacada adelante hace apenas meses, la propietaria de la Cadena SER empieza a ver la luz al final del túnel, a costa también de modificaciones drásticas en el accionariado.

Y es que, como publicó El Confidencial, los sucesivos acuerdos alcanzados en los últimos años por Juan Luis Cebrián para inyectar fondos y reflotar la compañía se están plasmando ya en el capital, con múltiples conversiones de acciones, canjes de deuda por capital y similares. Según los comunicados remitidos por la compañía a la CNMV y las cuentas que efectúan diversos analistas, el final del camino es claro. La familia Polanco apenas retendrá un 10% de la compañía, lejos del 70% que atesoraba hace sólo un quinquenio, poco después de fallecer el todopoderoso Jesús Polanco. Corren otros tiempos.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios