Es noticia
Menú
Canal+ 'esconde' más de 2.000 millones en facturas pendientes para Telefónica
  1. Comunicación
pagos comprometidos en derechos deportivos

Canal+ 'esconde' más de 2.000 millones en facturas pendientes para Telefónica

El comprador de Canal+ no solo tendrá que preocuparse por su número de abonados. También se encontrará compromisos de pago pendientes.

Foto: El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián. (E. Villarino)
El presidente ejecutivo del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián. (E. Villarino)

El comprador de Canal+ no sólo tendrá que preocuparse por aumentar el menguante número de abonados de la plataforma. Y es que la televisión de pago todavía del Grupo Prisa ‘esconde’ compromisos de pago por más de 2.000 millones de euros para los próximos años, según consta en las últimas cuentas presentadas por la sociedad en el Registro Mercantil. Entre las principales obligaciones, los caros derechos deportivos que atesora la compañía y que han dinamitado los resultados de la firma, ante la imposibilidad de rentabilizarlos. Todo un reto para Telefónica, futuro dueño del activo.

En concreto, DTS, la sociedad que da cobijo a Canal+, tendrá que afrontar pagos de 887,7 millones este año, 410,3 millones en 2015 y otros 718,8 en los años siguientes, hasta más allá de 2020. ¿Total? Casi 2.022 millones de euros. Precisamente la temporada 2014-2015 es la última del acuerdo de tres años firmado entre Prisa y Mediapro para la gestión de los derechos del fútbol, un pacto que se ha revelado como una auténtica losa para la primera. Al punto que la compañía no duda en atribuir el mal desempeño de 2013, con pérdidas de 76 millones, al coste de esa inversión.

“La explotación, durante el año completo, de los derechos del fútbol (Liga española y Liga de Campeones) genera un impacto negativo en las cuentas del ejercicio”, admite la sociedad. La explicación ofrecida para los más de 2.000 millones pendientes de pago es más genérica. “La sociedad ha suscrito acuerdos de compra con diversos suministradores de derechos de emisión de programación futura, prestación de servicios de transmisión satelital, arrendamiento financiero de descodificadores y arrendamiento del edificio en que se encuentra su sede social”, expone la compañía para justificar las facturas que deja en el cajón.

El Grupo Prisa aceptaba en mayo la oferta de Telefónica por el 56% de Canal+, operación por la que recibirá 750 millones una vez obtenga todos los parabienes de Competencia. Asimismo, la teleco hacía una propuesta de 355 millones por el 22% que contabiliza Mediaset, una transacción que le otorgaría el 100% del activo. El grupo italiano tiene hasta el día 4 de julio para comunicar su decisión. Con el movimiento en marcha, la multinacional española completará su oferta convergente, a la vez que Prisa se deshace de un pozo sin fondo para aliviar sus estrecheces financieras.

Problemas de caja

Los pagos a la vista no serán el único problema que afrontará Telefónica, que tomará el control de una empresa con serias tensiones de tesorería, existentes en todo el Grupo Prisa. “A 31 de diciembre de 2013 y 2012, el pasivo corriente es superior al activo corriente”, admite DTS en las cuentas remitidas al Registro, correspondientes al pasado año. No obstante, añade que “la Dirección de la sociedad considera que los ingresos que generará la sociedad en el futuro, así como con las disponibilidades de financiación existentes, permitirán disponer de los fondos suficientes para atender al pago de las deudas a la fecha de su vencimiento”.

En lo que sí ganará la multinacional española es en créditos fiscales, donde conseguirá todo un botín. Según el último balance, los activos por impuestos diferidos consignados por DTS se elevan a 756,8 millones de euros, importe que la firma podrá descontarse cuando vuelva a los beneficios vía Impuesto de Sociedades. Como ya explicó este diario, las ganancias fiscales eran de una de las razones por las que Telefónica tenía interés en controlar el 100% de la plataforma. La empresa estima que, dada la baja penetración de la televisión de pago en España y su potencial de crecimiento, no existen dudas sobre la aplicación de esas ventajas tributarias.

“La principal conclusión del plan de negocio de la sociedad, tras las reestructuraciones societarias (…), [es que] obtendrá beneficios crecientes que permitirán la recuperación, dentro del plazo de vencimiento legal vigente, de los créditos fiscales que la sociedad tiene registrados”, subraya con convicción. Las bases imponibles pendientes de compensar se elevaban a 2.548,8 millones de euros al cierre de 2013, aplicables hasta el año 2031. Una compensación no pequeña, pero que implica asumir otros retos de envergadura. Con la negociación sobre el futuro del fútbol como principal caballo de batalla a resolver.

El comprador de Canal+ no sólo tendrá que preocuparse por aumentar el menguante número de abonados de la plataforma. Y es que la televisión de pago todavía del Grupo Prisa ‘esconde’ compromisos de pago por más de 2.000 millones de euros para los próximos años, según consta en las últimas cuentas presentadas por la sociedad en el Registro Mercantil. Entre las principales obligaciones, los caros derechos deportivos que atesora la compañía y que han dinamitado los resultados de la firma, ante la imposibilidad de rentabilizarlos. Todo un reto para Telefónica, futuro dueño del activo.

Noticias de Telefónica Mediaset Mediapro
El redactor recomienda