cumbre en el ministerio de hacienda

Soraya y Montoro pactan con Echenique un 'rescate' para RTVE a cambio de más ajustes

La reunión tuvo lugar en el Ministerio de Hacienda. El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, pedía árnica tras la debacle financiera de la empresa.

Foto: La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)

La reunión tuvo lugar en el número 9 de la calle Alcalá, sede del Ministerio de Hacienda. Florecía el mes de abril y el presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique, acudía al encuentro para pedir árnica tras la debacle financiera de la Corporación el año pasado. Al otro lado de la mesa, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. El mensaje del capo de la cadena pública fue claro, es un mantra que repite en público y en privado: “La sociedad no se puede gobernar sin ajustar el modelo de financiación”. La respuesta del dueño de la caja también fue a calzón quitado: “Puedo ayudarte, pero tienes que darme algo”.

Sentadas esas bases y según aseguran fuentes conocedoras de la cumbre, Sáenz de Santamaría dejó la cuestión en manos de Montoro y este aceptó rescatar económicamente a RTVE, siempre y cuando su presidente se comprometiera a presentar un nuevo plan de eficiencia para la Corporación. Los números obligan a que todos tengan altura de miras. No en vano la sociedad perdió en 2013 más de 113 millones de euros, cuantía que se suma a los 112,98 que ya se dejó en el ejercicio anterior. Un agujero creciente que no sólo se explica por los ajustes presupuestarios del PP, sino –especialmente– por el caos en que se han convertido las liquidaciones de la tasa que abonan las empresas de telecomunicaciones para sufragar parte de la cifra de negocios de la compañía.

De hecho, el propio Echenique argumenta sin ambages que ya había cerrado las cuentas de 2013 cuando el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) anulaba liquidaciones complementarias giradas a televisiones y telecos por importe de 114 millones, lo que limitaba drásticamente los ingresos de la casa y distorsionaba el balance. Todo provocado por el modelo implantado por el PSOE, que obliga a los operadores de telefonía a aportar un 0,9% de sus ingresos para sostener la televisión pública. Y es que la cuantía final sólo se conoce con meses de retraso, debido a las habituales discrepancias entre los cálculos. El dictamen final de la CNMC e incluso la judicialización de los procesos hacen que la cadena viva en el alambre.

El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique. (EFE)
El presidente de RTVE, Leopoldo González-Echenique. (EFE)


Es imposible gestionar una Corporación como esta con esa incertidumbre”, lamentaba ayer Echenique en el Congreso, al tiempo que pedía “apuntalar” o “mejorar” el sistema de financiación para que la casa recupere una dinámica de normalidad. A partir de ahí y según las citadas fuentes, hay fórmulas de sobra para sustanciar un rescate, desde un crédito puntual a una modificación legal para estabilizar los ingresos de la Corporación, una solución de más recorrido. “Soy gestor de una sociedad que tiene unos accionistas. Y claro que hay conversaciones con los accionistas”, se limitaba a apuntar Echenique en la Cámara Baja al ser preguntado por si ha demandado soluciones al Gobierno.

¿Reducciones de plantilla?

El Ministerio de Hacienda, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), es el principal accionista de RTVE. Y está dispuesto a facilitar una salida al presidente de la Corporación. Eso sí, quiere ajustes, un planteamiento que no es ni mucho menos nuevo. Como publicó El Confidencial allá por el verano pasado y en plena negociación del convenio colectivo, el departamento de Cristóbal Montoro ya deslizaba que la televisión y radio públicas no podrían cuadrar sus cuentas sin un drástico ajuste de plantilla. El acuerdo global firmado entonces por la Dirección de RTVE y los sindicatos para garantizar el empleo en la Corporación hasta diciembre de 2015 no sólo enconaba las relaciones entre Echenique y el tándem Montoro-Aguirre, a la sazón presidente de la SEPI, sino que cerraba esa vía de ajuste a corto plazo.


“Pero de lo que se ha hablado es de un plan de eficiencia de largo aliento. Todo está abierto”, aseguran fuentes conocedoras del pacto. No sólo la beligerancia de Echenique ayer en el Congreso sobre el modelo de financiación alertaba de que algo se cocía. Llamaba también la atención que el propio PP le secundara en la demanda, montando una especie de aquelarre que no podía justificarse sólo por el afán de zaherir al Partido Socialista, a la postre padre del cuestionado modelo. De hecho, Ramón Moreno, portavoz del Grupo popular en la Comisión Mixta de Control de RTVE, pedía “una mejora del modelo de financiación que garantice la viabilidad y el futuro de la Corporación”. E iba más allá.

“El PP siempre ha considerado que el sistema de financiación de RTVE es un armazón legislativo muy endeble, muy poco meditado y muy poco práctico y operativo”, subrayó, en una reflexión lanzada al aire como si su propio partido no estuviera en el poder para poder tomar medidas y razón suficiente para pensar que la estrategia de fondo para el cambio, al menos económico, ya está en marcha. Cuestiones aparte son el desplome de la audiencia que apunta en su debe Echenique, así como la convicción que anida en amplios sectores populares de que los informativos en la televisión pública los elabora su peor enemigo, véase el PSOE. Paso a paso.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios