Los Polanco dejan su sicav en apenas 15 millones tras atesorar 400 antes de la crisis
  1. Comunicación
en pleno troceo del grupo prisa

Los Polanco dejan su sicav en apenas 15 millones tras atesorar 400 antes de la crisis

Corría el año 2007 y los Polanco atesoraban casi 400 millones de euros en sus diferentes sicavs. Pero la crisis y las necesidades de liquidez no han sido gratis

Foto: El presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, junto a Ignacio Polanco, presidente de honor. (EFE)
El presidente del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, junto a Ignacio Polanco, presidente de honor. (EFE)

Corría el año 2007 y los Polanco atesoraban casi 400 millones de euros en sus diferentes sicavs. Pero la crisis, las necesidades de liquidez y el progresivo deterioro del Grupo Prisa parecen no haber salido gratis a la familia y a su principal vehículo de inversión. Según la última información remitida por el clan a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Nomit Global cerró el año pasado con un patrimonio de apenas 15,81 millones de euros, tras llevarse a cabo retiradas de capital por importe de casi 11 millones en el transcurso del ejercicio. De seguir por esta senda, rumbo a la liquidación.

“Con fecha 28 de mayo de 2013, el capital en circulación de Nomit Global Sicav S.A. se ha reducido un 21,36%”, anunciaba Sabadell Urquijo Gestión, gestora de la firma, allá por el mes de junio. Con esa retirada de fondos, el patrimonio se veía reducido hasta en el tercer trimestre del ejercicio hasta los 21,38 millones. No fue la última notificación. “Con fecha 27 de noviembre, el capital en circulación de Nomit Global Sicav, S.A. se ha reducido en un 26,47%”, añadía la firma a finales de año. Los cálculos -oficializados ahora por la sociedad- ya permitían aventurar que la sociedad desafiaría el umbral de los 15 millones.

No siempre fue así. Los Polanco llegaron a tener bajo la denominación Nomit -Timón escrito al revés, en honor a una de las sociedades patrimoniales de la familia- hasta tres sicavs diferentes. Nomit IV, la más potente, manejaba en 2007 un total de 205,4 millones; Nomit III contaba con 90,7 millones, y Nomit Inversiones se apuntaba otros 92. En total, más de 388 millones de euros, de los que más de 370 se han esfumado. Tras progresivas retiradas de capital, los todavía principales accionistas del Grupo Prisa acordaban en septiembre de 2010 la integración de esas tres sociedades en Nomit Global, un ajuste que no ha frenado la sangría de fondos en los últimos meses.

Ignacio Polanco. (i)De las inversiones financieras acometidas en el periodo, un 61,3% se quedó en territorio nacional, canalizándose la renta fija a través de la misma sociedad, que aglutinó 1,97 millones. “La inversión en el grupo emisor de Banca March, S.A. ha superado el 10% de forma sobrevenida, situándose a cierre del período en un 12,5%”, expone Nomit Global en su informe. Además de Ignacio Polanco, presidente de la sociedad, entre los administradores figuran nombres ilustres vinculados a Prisa. Entre ellos, Borja Pérez Arauna, hijo de Francisco ‘Pancho’ Pérez González, cofundador del grupo. También Adolfo Valero Cascante, mano derecha de Jesús Polanco.

El troceo de Prisa

La posición de los Polanco en Prisa también parece confirmar que cualquier tiempo pasado fue mejor. En plena transformación de su capital por la entrada de una pléyade de fondos buitre tras cerrarse la enésima refinanciación, la cuota de los hijos del fundador en el grupo se ha quedado en apenas un 25%, lejos del 70% que llegaron a controlar a través de sus sociedades de cabecera. Su debilidad ha llegado al punto de buscar la firma socios a la carrera para formar un núcleo duro en torno a la familia y blindar la gestión de Juan Luis Cebrián. En este contexto cabe entenderse la entrada en el accionariado del empresario mexicano Roberto Rojas Alcántara, magnate del transporte.

Las necesidades de la propietaria de la Cadena Ser le obligaban a vender hace apenas unos días un 3,69% de la participación del 17,3% que poseía en Mediaset desde la operación de venta de Cuatro. Una transacción por la que obtenía más de 120 millones de euros. El plácet de la banca para refinanciar la deuda del grupo concedía a éste tres años para acometer la venta de determinados activos y cubrir el ‘agujero’, siempre y cuando se cumplieran determinados ratios operativos. En este sentido, el paquete en la editora de Telecinco y Canal+ son los principales aspirantes a salir del perímetro del conglomerado. Los resultados alumbrados por la casa al cierre de ejercicio ya invitaban a pensar en necesidades mayores a medio plazo.

Juan Luis Cebrián (i) e Ignacio Polanco. (EFE)No en vano Prisa registró en 2013 pérdidas por un montante de 648,7 millones de euros, lastrada por el enésimo deterioro de Canal+. La deuda neta total, que se incrementó hasta los 3.227,41 millones de euros, elevó en más de diez millones los gastos financieros, una carga adicional de 185,6 millones. La editora de El País, que también incrementaba sus dotaciones para hacer frente a regularizaciones derivadas de inspecciones fiscales, no conseguía salvar los muebles ni con su buque insignia. Su rotativo de referencia, históricamente generador de importantes beneficios, registraba pérdidas operativas de 2,02 millones de euros. El grupo, cuesta abajo en la rodada, parece no tener freno. Las patrimoniales y los vehículos de inversión de la familia, tampoco.

Ignacio Polanco Sicav
El redactor recomienda