los directivos de uteca dimiten en bloque

Los 'capos' de las TV escenifican un suicidio colectivo en protesta contra el Gobierno

La junta directiva de la patronal de las televisiones (Uteca) dimite en pleno por la inacción del Gobierno a hora de ejecutar la sentencia del Tribunal Supremo.

Foto: La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, junto al presidente de la UTECA, José Manuel Lara (d), y el presidente de Mediaset España, Alejandro
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, junto al presidente de la UTECA, José Manuel Lara (d), y el presidente de Mediaset España, Alejandro

“Era eso o el suicidio colectivo. Tenemos paradas las inversiones tecnológicas, en contenidos… No se entiende que se siga sin hacer nada”, asegura un ejecutivo del sector, bajo condición del anonimato. La junta directiva de la patronal de las televisiones (Uteca) dimitía ayer en pleno por la inacción del Gobierno a la hora de ejecutar la sentencia del Tribunal Supremo que obliga al apagón de nueve canales concedidos de forma irregular durante la era Zapatero. Y es que, desde que a finales de diciembre se sustanciaran los recursos, todo el sector espera una decisión que el Ejecutivo parece dilatar más allá de toda lógica.

“Pretende ser una llamada de atención”, añaden estas fuentes, en lo que a priori parece el mundo al revés. Esto es, las cadenas pidiendo a gritos al Ejecutivo que mueva ficha para que eventualmente lleve canales a negro. No es tan extraño. La percepción desde hace meses en las televisiones es que el Gobierno está utilizando el fallo para atarlas en corto, con los procesos electorales a la vuelta de la esquina. En este escenario, cualquier dilación sería buena para el Gabinete Rajoy, a quien el Tribunal Supremo ya propinó un soberano revolcón por suplantar la labor de los jueces e interpretar –y no limitarse a aplicar– las sentencias judiciales.

En línea con lo anterior, no es casualidad que la nota remitida a última hora de la tarde por la televisiones haga una mención expresa al pluralismo informativo. “Uteca y los grupos que la componen reafirman su unidad para defender con mayor eficacia no sólo sus legítimos intereses, sino también el pluralismo informativo, la certeza del derecho y de las reglas de mercado y el mantenimiento de la posibilidad de que millones de españoles puedan continuar recibiendo una amplia oferta televisiva que han demostrado apreciar”, subraya el documento para buen entendedor.

Del mismo modo y pese a la dimisión en bloque, la patronal cuida mucho a quien señala. Según consta en el citado comunicado, las televisiones aseguran que “la voluntad del Gobierno (...) de encontrar una solución aún no se ha formalizado en una propuesta del Ministerio de Industria, Energía y Turismo competente en la materia”. Esto es, las cadenas señalan a Soria, que lo aguanta todo, pero evitan mencionar a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la interlocutora a quien verdaderamente conceden capacidad para solventar el entuerto y con la que quieren mantener las vías de negociación abierta. No es la primera vez que recurren a ella in extremis.

El ministro de Industria, José Manuel Soria. (EFE)
El ministro de Industria, José Manuel Soria. (EFE)
Dicho esto, lo cierto es que un problema de fondo mayor debería al menos ayudar a que el Gobierno moviera ficha. Se trata del dividendo digital. No en vano, estaba previsto que el 1 de enero de 2014 las telecos tuvieran a su disposición para servicios de banda ancha el espacio del espectro radioeléctrico que hoy ocupan las cadenas de televisión. Una migración, demorada ya un año, que obligará a resintonizar todos los televisores y que obligará a una ambiciosa campaña de información. “Industria quiere liderar un segundo dividendo digital cuando todavía no ha sido capaz ni de cerrar el primero”, ironiza el citado ejecutivo. La pérdida de canales es menos dolorosa para los grandes grupos –dos Mediaset y tres Atresmedia–, pero es gravosa para Vocento y Unidad Editorial –otros dos cada uno–, que los tienen arrendados.

Silencio en las cuentas

Esta vuelta de tuerca se produce después de que las televisiones presentaran sus resultados la semana pasada y dejaran claro tanto que no esperaban un impacto en sus cuentas por la eliminación de canales como que había margen para llegar a un acuerdo con el Ejecutivo. “Teniendo en cuenta que la naturaleza de fondo sigue siendo estrictamente formal –exponía la editora de Telecinco–, y, por lo tanto, susceptible de subsanación por parte del Estado, Mediaset España Comunicación sigue confiando en una solución satisfactoria para sus intereses”. A partir de esta reflexión, la impresión de las cadenas es que el Gobierno no ha tenido en cuenta su disposición y lealtad.

En la misma línea que su rival, Antena 3 tampoco veía mayor complicación para llegar a un acuerdo. “En el momento actual y sobre la base de la información disponible, la interpretación de dichas resoluciones, y el hecho de que Atresmedia (…) ha cumplido todos los compromisos y obligaciones que tenía impuestos, se mantiene la previsión de llegar a una solución satisfactoria, no considerando necesario realizar ningún ajuste”, expone en su memoria. Con su posición de ayer, sobre todo simbólica, las cadenas piden una solución rápida. El respeto a las decisiones judiciales también la demanda. Dinamitados en apariencia los contactos, la pelota está en el tejado del Gobierno. Eso sí, no en el de Soria. Las televisiones saben a quién apuntan.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios