se reparten 6,3 millones más que en 2012

Mediaset y Atresmedia zanjan la crisis con pagos a sus cúpulas de 27,58 millones

Mediaset y Atresmedia destinaron a sufragar los salarios de sus cúpulas un total de 27,58 millones, 6,3 millones más que en el ejercicio precedente

Foto: El consejero delegado de Mediaset España, Paolo Vasile. (Mediaset)
El consejero delegado de Mediaset España, Paolo Vasile. (Mediaset)

Mediaset y Atresmedia dan por zanjada la crisis. Al menos eso se desprende de sus resultados y de la consiguiente retribución dispensada a consejeros y ejecutivos en 2013. En total y según consta en los respectivos informes de gobierno corporativo, ambos grupos de medios destinaron a sufragar los salarios de sus cúpulas un total de 27,58 millones de euros, 6,3 millones más que en el ejercicio precedente. Ni la cadena de Planeta ni el grupo italiano propiedad de Silvio Berlusconi han visitado los números rojos desde que arrancó la crisis, allá por el año 2008, un desempeño que los convierte en una rara avis en el sector.

Los principales incrementos en 2013 están en Atresmedia, cuyos consejeros se reparten 6,21 millones, frente a los 4,22 del año anterior. Del mismo modo, sus ejecutivos se embolsaron 6,25 millones, en torno a dos millones más que en 2012. Si se suman ambas cuantías, el incremento supera el 30%. La evolución al alza se explica sobre todo porque el Consejo no percibió hace dos años –en el fragor de la crisis– la parte de retribución variable que habitualmente acompaña sus salarios. Por el contrario, el bonus el año pasado fue elevado por cerrar con éxito la absorción de laSexta. Sin contar con que la firma de José Manuel Lara ganó 46,05 millones, un 44,03% más.

En el caso de la editora de Telecinco, su consejo de administración percibió 5,95 millones de euros, un millón más respecto a los 4,84 consignados en el año anterior. En esta línea, sus principales ejecutivos se repartieron un pastel de 9,17 millones, frente a los 7,97 de 2012. En este caso, la compañía registró un beneficio neto de apenas 4,16 millones, si bien se trata de un resultado condicionado por el test de deterioro efectuado sobre Canal+, sociedad en la que atesora un 22%. El beneficio operativo de la compañía alcanzó los 70,17 millones de euros, un guarismo que supone un 43,8% más. Más que suficiente como para ser generoso en la política de retribuciones.

El presidente del grupo Planeta y Atresmedia, José Manuel Lara (Reuters).
El presidente del grupo Planeta y Atresmedia, José Manuel Lara (Reuters).
Fuentes del sector explican, además, que la CNMV ha modificado la normativa para consignar las retribuciones que perciben los consejeros y altos directivos de las empresas, privilegiando el criterio de devengo frente al de caja. Esta modificación también contribuiría, aunque de forma leve, a distorsionar la fotografía. De lo que no cabe duda es de que ambas empresas atraviesan un momento dulce, monopolizando casi el 90% de la cuota publicitaria y con previsiones de que el mercado publicitario despierte de su letargo en 2014, tras un último trimestre del año prometedor. Sin ir más lejos, Atresmedia vaticina crecimientos para el año entre el 3% y el 5%.

Dividendo en el alero por Canal+

En este escenario de renovada bonanza, la siguiente pregunta enlaza con la política de dividendo de ambas firmas, tras los recortes de 2012. Ambas compañías, sin embargo, han preferido aparcar la cuestión. En el caso de Mediaset, hasta que no esté claro el futuro de Canal+. “El tema no es a nivel de caja. Mediaset genera caja, no tiene deuda… –explicaba el director financiero, Massimo Mussolino–. En este momento, no son esas las circunstancias que lo pueden determinar, sino las oportunidades que puede generar el mercado, por el tema de Canal+. Todas las opciones están abiertas y no es momento de adelantar algo que no podemos prever. Lo veremos con tranquilidad. Nuestra política es remunerar al accionista, con el dividendo o el valor. La situación se va clarificar en los próximos dos meses. También puede no ser dividendo puro, sino que hay otras opciones”.

Como publicó El Confidencial, Telefónica y el Grupo Prisa han acercado posturas para que la teleco se haga con el activo, siendo una eventual oferta de Al Jazeera el único obstáculo sobre la mesa. Incluso en ese escenario, tanto la compañía de César Alierta como Mediaset, en la medida en que ya están en el accionariado con un 22% cada una, tendrían derecho de tanteo. Además, el proceso amenaza con acelerarse después de que el grupo de control de Prisa, véase la familia Polanco, cayera esta semana por debajo del 30% del capital y abriera un plazo de 15 días para que Mediaset y Telefónica puedan adquirir la participación del 56% que la editora de El País ostenta en la plataforma.

“Nuestra situación es especialmente positiva, porque tenemos una cantidad de opciones o posibilidades que nos permiten controlarla. Lo que vamos a hacer es esperar los movimientos internacionales o locales para tomar posición de la manera más ventajosa para la compañía”, explicó Mussolino. “Preveo un final feliz –añadió–. Cualquier solución mejora la situación de Canal+, que ha tenido un año de gran incertidumbre con dificultades objetivas para el management tanto desde el punto de vista estratégico como táctico”.

De hecho, la televisión de pago y cómo imbricarla en la gestión de la compañía es desde hace meses motivo de debate en la editora de Telecinco. No en vano, el pasado mes de diciembre los consejos de administración de Mediaset y Mediaset España anunciaban su intención de evaluar un proyecto para la integración y el desarrollo en una única empresa de las actividades del grupo en la televisión de pago. “El objetivo es ver las sinergias y las ventajas de unir esas dos actividades”, explicó el financiero de la firma, dejando claro que es un momento de grandes cambios para esta tecnología en España.

Un detonante que puede acelerar los cambios es la sentencia del Tribunal Supremo que obliga al apagón de nueve canales –dos en el caso de Mediaset– concedidos sin concurso durante la era Zapatero. Según explicaron los gestores del grupo italiano, la clave estará en cómo ejecute el fallo el Gobierno y si la reorganización del espectro radioeléctrico implica la reducción de ancho de banda. También si el múltiplex que atesoran las cadenas sigue estando vinculado, como hasta ahora, a la emisión de cuatro canales. En función de esas premisas, “tendríamos que decir qué canales cancelar. O pasar los de mayor audiencia al pay o mantenerlos en el free”, expuso la firma, insistiendo en que lo ideal es que cada editor puede elegir el número de canales que pone en marcha.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios