Silvio gonzález, ceo de atresmedia

"No hay ninguna queja dentro del grupo por la línea editorial que mantiene laSexta"

"Ninguna queja. Y no va a haber cambios", asegura el consejero delegado de Atresmedia, Silvio González, sobre la línea editorial de La Sexta.

Foto: El consejero delegado de Antena 3, Silvio González (c), entre Miguel Nardiz, socio TICE de PwC y Alberto Artero, director general de 'El Confidencial'
El consejero delegado de Antena 3, Silvio González (c), entre Miguel Nardiz, socio TICE de PwC y Alberto Artero, director general de 'El Confidencial'

Dicen los que le conocen que Silvio González (Madrid, 1957) puede, con sólo echar un vistazo, detectar una cifra errada sobre su compañía en una tabla de Excel. Primer ejecutivo de Antena 3 desde julio de 2008, ha afrontado en el último lustro una crisis publicitaria devastadora, una redoblada batalla por la audiencia con Mediaset y unas negociaciones a cara de perro para absorber laSexta. De paso, su grupo también se ha convertido en un foco de reproches larvados por parte del Gobierno popular debido a las críticas de los Évole o Wyoming. Pensaba el PP que González, ejecutivo discreto pero de enorme prestigio en el sector, las frenaría, en línea con los capos de la nueva Atresmedia. Craso error.

“¿Presiones? Imagino que, de lo que dice laSexta, hay muchas cosas que no le gustan al partido del Gobierno. Y me imagino que muchas cosas que dice Antena 3 no gustan al partido de la oposición. Al final tienes que convivir, manteniendo tu política informativa. Ser capaz de contar las noticias es absolutamente irrenunciable”, subraya el consejero delegado de la compañía durante el foro Preparando la recuperación organizado por El Confidencial junto a PricewaterhouseCoopers. “Cuando planteamos la fusión con laSexta, teníamos un precedente, que era Cuatro. Y nos dimos cuenta de que un error enorme es intentar cambiarle los atributos a un producto que existe, está en el mercado y que tiene un público”, continúa.

El Confidencial entrevista a Silvio González, CEO de Antena 3

Y cita al accionista de referencia de la cadena, a la sazón el dueño de Planeta, José Manuel Lara, para explicar cómo pueden convivir medios del mismo grupo con distinta línea editorial: “Le pregunté y me dijo que al final los medios de comunicación son de sus clientes, de sus oyentes en el caso de la radio y los espectadores en el caso de la tele. Al que tienes que respetar es al espectador”. Aunque admite que “a lo mejor hay cosas que hay que limar o perfiles que hay que cambiar” en laSexta, como en Antena 3, niega cualquier problema dentro del grupo. Más bien al contrario. Nadie llama para pedir árnica, ni siquiera los primos lejanos de La Razón, víctimas tradicionales de programas de laSexta como El Intermedio.

“Ninguna queja. Y no va a haber cambios en contenidos. Pero si Marhuenda participa en todos y cada uno de los programas de laSexta, casi es más de laSexta que de La Razón –bromea González-… No nos han comunicado nada, entienden que para El Intermedio uno de los enemigos naturales es La Razón”. Y se esfuerza en subrayar las ventajas de la boda rubricada hace un año y medio. “Algunos de los atributos de laSexta han ido a parar a Antena 3 y viceversa, de Antena 3 a laSexta. El grupo en su conjunto tiene una percepción excepcional cuando lo analizas dentro del mundo de los medios y de nuestro competidor. Y eso hace que nosotros vendamos más caro, casi un 10% más caro que Mediaset”.

Una voladura del sector

Un eterno rival con el que Atresmedia sí comparte algunos objetivos. Por ejemplo, la pelea por no perder canales después de que una sentencia del Tribunal Supremo ordenara el apagón de hasta nueve por haber sido concedidos sin concurso durante la era Zapatero. La tesis de González es clara: todo sucede por un error formal del Ejecutivo anterior, que no introdujo una disposición transitoria en la Ley Audiovisual para avalar la concesión. Y el remedio debe estar en el poder político. “Seguimos negociando. Creemos que el Gobierno está en la línea de solucionar el problema, que no es menor. No esperamos ningún concurso ni ninguna nueva licencia. Ya hemos visto qué pasa con ellas. Nadie con una nueva licencia ha tenido un buen resultado con ellas, salvo que te conviertas en un arrendador del espacio, lo que tiene poca justificación”.

Dicho esto, las sentencias ¿se cumplen o se negocian? “No negociamos la sentencia –se revuelve González-. Lo que dice el Supremo es que el único problema es formal (…) Resolvámoslo y no creemos un lío monumental. No volemos el sistema apoyándonos en que el Supremo nos lo permite. Quitas nueve canales a los espectadores, a las empresas que cotizamos nos quitas un activo por el que tenemos derecho a reclamar al Gobierno y, por tanto, los ciudadanos tendrán que pagar… ¿Dónde está la gracia de la historia, aparte de que alguien ha puesto la dinamita y todo ha volado? No le veo ni el racional económico ni el racional de dibujo de sector ni ninguno. No sé qué se consigue en el minuto después. No estamos dispuestos a perder ningún canal”.

No es el único frente que comparte con su colega Paolo Vasile. El primer ejecutivo de Atresmedia tampoco se muerde la lengua cuando toca hablar de cine. “Nosotros estamos en el cine porque nos obligan. Si no, probablemente, no pensaríamos en invertir”, subraya. Y arrecia sobre los problemas de esa industria y su falta de conexión con su potencial público: “Me sorprende que la película que ha recibido todos los premios haya hecho en taquilla 600.000 euros. No voy a discutir si es buena, mala o regular, seguro que es buenísima, pero el público pagó 600.000 euros por esa película. Hay un problema. El cine español no entiende qué producto tiene que hacer o no ha estudiado al público”, reflexiona.

De izq. a dcha.: Nacho Cardero (director de 'El Confidencial), Miguel Nardiz (socio de Pwc),  Silvio González, Manuel Martín (socio de PwC) y Alberto Artero. (E. Villarino)
De izq. a dcha.: Nacho Cardero (director de 'El Confidencial), Miguel Nardiz (socio de Pwc), Silvio González, Manuel Martín (socio de PwC) y Alberto Artero. (E. Villarino)
“Ellos creen que tienen derecho a hacer un determinado tipo de películas y corre la banda –prosigue-. Y luego te encuentras con la cruda realidad de que no tienes taquilla, lo que parece que no les preocupa. No se trata de que te den un premio entre 55, 100 o 250 sesudos cineastas que valoran no sé qué pero al margen del público. El último Torrente hizo 19 millones en taquilla. No todo tiene que ser Torrente, pero nosotros hemos hecho Tres bodas de más, con seis millones, La gran familia española… A lo mejor puedes hacer alguna de mirada profunda y fundido en negro, pero al final, si el cine pretende ser una industria, si pretende vivir de las taquillas, tiene que hacer un producto que seduzca al espectador. Y si no, habrá que cambiar las reglas del juego, definirlo como bien del Estado y que lo sufrague el Presupuesto”.

Recuperación en ciernes

González, que admitió que la compañía no se mueve en los niveles de deuda deseables tras la operación de laSexta, sí dejó claro que la empresa seguirá “dando dividendos altos”, después de que el año pasado eliminara el complementario que habitualmente consignaba. También se congratuló del catching up bursátil sobre la cotización de Mediaset acometido por Atresmedia en los últimos meses, tras revalorizarse un 200% en el último año y cerrando una brecha que “no se basaba en fundamentales”. ¿Acaso una burbuja sobre el valor? “Si tenemos presión compradora, debe ser que los que compran creen que es un buen valor. Que sean optimistas o no… La verdad es que antes de 2007 los crecimientos del mercado estaban en el 12% o el 15%. No es una cosa disparatada. Que es un poco agresiva, probablemente, pero no disparatada”, remachó.

Ayudará la evolución del mercado publicitario, tras años de miserias. “Tenemos la sensación de que estamos en el principio de la recuperación. Yo soy bastante optimista sobre un cambio en el mercado, en el último trimestre se ha observado clarísimamente. Cuando hicimos el presupuesto, yo veía un mercado plano, y ahora preveo que vaya a estar entre el 3% y el 5%”, subrayó. Una recuperación, eso sí, que vendrá por la vía del precio y que sólo tiene sentido con dos actores. “Este mercado, por las razones que sea, aguanta mal más de dos operadores. Hemos visto como laSexta venía de perder 700 millones de euros. Además, lo intentó, hizo una operación con vocación de ser un jugador con cierto impacto, y a Cuatro le pasó tres cuartas partes de lo mismo”, defiende el primer ejecutivo de Atresmedia con convicción.

Sobre la televisión de pago y la declarada ambición de Telefónica de competir por los contenidos premium a través de Movistar TV, cero inquietud. “Todo lo que sea sacarlos del abierto e ir al mundo del pago, nosotros encantados. Los derechos deportivos siempre son un producto muy difícil de rentabilizar. El efecto es neutral”, puntualizó. Es más, el grupo no se plantea, por ahora, compartir derechos con la teleco, como ha hecho Mediaset con el motociclismo. Dicho esto, González apuesta por que la compañía de César Alierta terminará tomando Canal+, aunque no termina de ver el negocio. “Los que llevan la televisión de Prisa no son tontos y no lo han conseguido. Tampoco funciona ONO ni Movistar. No sé cuál es el gatillo de la televisión de pago, pero es un negocio complicado”, zanja. Y es que, con Mediaset y con el Supremo en el cogote, esa al menos no le toca. 

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios