así ha reflejado 'el confidencial' el año

Las 13 portadas de 2013

Los doce meses de 2013 han dado mucho de sí. Tanto que merecen, al menos, 13 portadas con las noticias que han encabezado 'El Confidencial'

1. Enero: De Urdangarin a Bárcenas. 

2013 arrancaba con dos de los temas que han coleado todo el año: el caso Nóos, que ha afectado a la institución monárquica –el Rey rechazaba también en enero abdicar en una entrevista con Jesús Hermida–, y la polémica por las cuentas de los municipios españoles, que en diciembre verían aprobada la polémica ley de Administración local. Rodrigo Rato fichaba por Telefónica (segundo plato, tras el rechazo de Endesa), Emilio Botín estuvo envuelto en una tormenta perfecta y Ana Botella se encontró sola ante el caso del Madrid Arena, dos meses y medio después de la tragedia. Mientras, en Cataluña, CiU y ERC comenzaban ya el año hablando del derecho a decidir y la soberanía de Cataluña, con una declaración aprobada en el Parlament el día 22.

A lo largo de 2013, sin embargo, algunas cosas sí han cambiado: se hablaba entonces, por ejemplo, de desinversiones de las multinacionales en España, mientras que en los meses posteriores el dinero extranjero comenzó a fluir hacia España. Hubo también una portada vespertina encabezada por la cultura: la de los académicos insumisos ante las nuevas normas de la Gramática de la RAE. Y la irrupción de los papeles de Luis Bárcenas dieron un vuelco a la actualidad nacional que duraría todo 2013 (y lo que queda). Se supo que la amnistía fiscal había permitido que 40.000 millones de euros se quedaran fuera de España. En lo deportivo, se habló de la cara española del doping de Armstrong, y en internacional, el mes concluía con la muerte de más de 200 jóvenes tras un incendio en la discoteca Kiss de Santa Maria (Brasil).

2. Febrero: Descrédito de la política.

Un informe de la UDEF señalaba a la ministra (entonces como ahora) Ana Mato como receptora de varios regalos de la trama Gürtel, que quedó en la picota dejando al presidente en evidencia. ‘Es falso’, decía un por fin rotundo Mariano Rajoy inmerso en otro escándalo, el de las ‘fotocopias’ de Bárcenas publicadas en la prensa, ante la pregunta de si había recibido o repartido dinero negro. Por aquel entonces, por cierto, el extesorero aún no reconocía en ellas su letra. Mientras, el caso Urdangarin se ramificaba, con un Diego Torres empeñado en involucrar a la infanta Cristina y en desvelar mails comprometedores sobre una tal Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Y salían a la luz las conversaciones entre Alicia Sánchez Camacho y la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, María Victoria Álvarez, en la mesa del restaurante La Camarga (en diciembre, el caso quedaría archivado); se detenía al director de Método 3, y Gobierno y Generalitat (o Interior y Mossos) se enfrascaban en un conflicto de déjame esos dosieres.

El sistema político (sí, también entonces como ahora) estaba con toda esta marejada bajo sospecha, con un PSOE purgando penas en la oposición, por mucho que Rubalcaba pidiese la dimisión de Rajoy (el presidente le respondió que a él, a Rubalcaba, ya se la pedían ‘desde dentro’). Ada Colau, portavoz de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH),  llamaba ‘criminal’ en el Congreso al secretario general de la Asociación de la Banca, días antes de que el PP diese la sorpresa apoyando que se admitiese a trámite la Iniciativa Legislativa Popular sobre los desahucios. En febrero, Eurovegas aún era posible. El Goya besaba a Blancanieves con el ministro Wert aguantando el chaparrón que le dirigió el presidente de la Academia de Cine, Enrique González Macho. El mes, dominado por Bárcenas y sus papeles, culminaba con su demanda al PP por ‘despido improcedente’. Y con un acontecimiento internacional: el día 28, la silla de Pedro, en el Vaticano, quedó vacante tras la renuncia de Benedicto XVI.

3. Marzo. Francisco, el nuevo Papa.

El día 13 de marzo, Jorge Mario Bergoglio se convertía en el Papa Francisco, el personaje de este 2013. Chipre vivía una quita a los depósitos fruto del doloroso rescate que a punto estuvo de sacarlo de la UE y que no era ‘extrapolable’ a España. No lo sería, pero la sangría de la economía española seguía patente con la publicación de las cuentas de 2012 de las firmas del Ibex 35, mientras la subasta de CatalunyaCaixa quedaba desierta por falta de ofertas y proseguía el conflicto de IAG e Iberia. El paro, aún en línea ascendente, sacaba a la luz un dato dramático: el del más de medio millón de jóvenes en paro que no han acabado ni la ESO. ¿Brotes verdes? Las exportaciones.

El rey Don Juan Carlos se operaba de hernia discal, al tiempo que Corinna seguía dando que hablar, cuando se desveló que la Casa Real pagó la reforma de su chalé. Otro chalé, el del exministro José Blanco en Las Rozas, afectaba a la reputación de un PSOE al que además le estallaba un escándalo en Ponferrada, al conseguir la alcaldía con el apoyo de Ismael Álvarez, condenado por acoso en el caso Nevenka. El día 5, a las 16.25 de la tarde en Caracas, moría el presidente venezolano, Hugo Chávez. 

4. Abril: Los paraísos fiscales, al descubierto.

Muy diferente en temperamento, modos y creencias del alma del ‘chavismo’ era la mujer que falleció el 8 de abril, la mujer de hierro, la gran dama de la política, Margaret Thatcher, que copó la actualidad internacional junto a la tragedia de la maratón de Boston de la mano de los hermanos Tsarnaev. Durante el mes, El Confidencial desvelaba junto al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación el dinero acomodado en los paraísos fiscales.

Los escraches llegaron hasta Soraya Sáenz de Santamaría, Jesús Posada y Montoro, mientras la convocatoria Asedia el Congreso se libraba con 15 detenidos, 13 policías heridos y una honda polémica. José Castro, el instructor del caso Nóos, imputaba a la hija del Rey, la Infanta Cristina de Borbón, señalando que ‘consintió que Urdangarin usara su parentesco con el Rey’ para los negocios. Mientras, Wikileaks desvelaba lo que el exembajador de EEUU, Horacio Rivero, pensaba del Rey: ‘Su padre, don Juan, era mucho más liberal’. El seleccionador nacional de fútbol, Vicente del Bosque, aprovechaba una entrevista con este periódico para reivindicar a Casillas y Xavi: ‘No son pasado, sino presente’. La mala relación del ministro Montoro con la prensa añadía otro capítulo, con la constatación de que tenía más de 20 procesos fiscales abiertos contra medios. Una auditoría de Hacienda revelaba, además, las cuentas de RTVE el último año del PSOE. Y las de Pescanova alertaban a la CNMV, que abría  a la firma un expediente de sanción, con Manuel Fernández de Sousa apartado de la gestión de la empresa. Renunciaba a su cargo de vicepresidente del Santander Alfredo Sáenz, que, según se supo después, se llevaba así un ‘pensionazo’, mientras Bankia daba su primera buena noticia: unos beneficios de 213 millones en los tres primeros meses del año. Mientras, el Ejecutivo decidía aplazar otro año (hasta 2015) la bajada del IRPF, y fijaba el déficit en un 6,3%.

5. Mayo: Prisión y libertad para Blesa.

La manifestación del 1 de mayo se saldó con un fracaso de los sindicatos: con 6,2 millones de parados, salieron a la calle la mitad de españoles que un año antes. El segundo aniversario del 15-M, en cambio, fue secundado por miles de personas, en un mes en el que la estadística confirmó lo que pocos dudaban: en 2003 costaba 14 días vender una vivienda; en 2012, 465. Por su parte, el Banco de España propuso abrir la puerta a los contratos por debajo del salario mínimo interprofesional (SMI). En lo político, Arantza Quiroga tomó las riendas del PP vasco tras la renuncia de Antonio Basagoiti, y Aznar encendía los ánimos dentro del PP con una entrevista en horario de máxima audiencia en la que alentó todo tipo de especulaciones, incluidas las de su posible vuelta: ‘Cumpliré con mi responsabilidad’.

Continuaron otras polémicas, las de los tribunales: la audiencia de Palma anuló la imputación de la Infanta, una decisión que mereció el ‘máximo respeto’ de la Casa del Rey; y el juez Elpidio José Silva mandó a la cárcel al expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, por su ‘gestión aberrante’. Tardó menos de 24 horas en reunir la fianza, de 2,5 millones. Se agrió el tema de los costes de las ‘embajadas’ autonómicas en el extranjero. Nos dejó Alfredo Landa, y el Real Madrid le entregó la liga al Barcelona, y poco después anunciaba el adiós a José Mourinho

6. Junio: Nadal, rey de reyes.

Ocho títulos en un mismo Gran Slam. Con ellos en la mano, tras su victoria en Roland Garros, Rafael Nadal entró en la historia del tenis mundial. Pero en mayo la política entró también en el terreno de juego, con un Camp Nou que, lleno hasta la bandera, clamó por la independencia en el Concert per la Llibertat. Quien perdió la suya, hasta el día de hoy, fue Luis Bárcenas. También pisó la cárcel, por segunda vez, Miguel Blesa, esta vez sin fianza (la abandonaría 15 días después), aunque quien se puso en el disparadero con aquella decisión fue el propio juez, Elpidio José Silva.

Otra juez que ha acaparado portadas este año, Mercedes Alaya, siguió dando titulares, como el de los 35.000 euros en viajes de lujo que el exsindicalista Juan Lanzas pagó para hacerse con los ERE de la Junta. ‘Si le enseño esta carpeta, hunden España’, señalaba el contable suizo de la Gürtel, Arturo Fasana, ante los policías españoles que viajaron a Ginebra, según reveló El Confidencial. Al tiempo, la reforma del Poder Judicial de Ruiz-Gallardón que recibía respuesta de la judicatura, que la tildó de ‘perturbadora’, y los paraísos fiscales volvieron a estar en el objetivo del periódico y del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, con la publicación de la mayor base de datos sobre sociedades que operan en ellos. En Hacienda llegaba el bochorno, con un informe con datos erróneos sobre las propiedades de la Infanta Cristina. Y Luis Linde, gobernado del BdE, pedía ‘comprension’ al fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ante la avalancha de querella que, durante el año, acumulaba ya la banca. En el Santander, Javier Marín, nueva mano derecha de Emilio Botín, revolucionaba la cúpula de la entidad. En el Gobierno, Wert volvía a postularse al dudoso honor de ser el ministro más polémico del año, con su propuesta de no conceder becas por debajo del 6,5. 

7. Julio: Tragedia en Santiago.

El día 24, en la parroquia de Angrois (Santiago de Compostela) una curva –A Grandeira– y un Alvia desbocado se llevaron por delante 79 vidas. Al dolor le siguió la investigación, la indignación y algunas consecuencias económicas, como el adiós de la alta velocidad como icono de la Marca España. Se perfiló por fin en julio la esperada reforma eléctrica del ministro José Manuel Soria, ante la que los analistas pronosticaban más subidas de la luz. Pérez Rubalcaba le pedía a Rajoy que diese la cara en el Congreso por el caso Bárcenas, amenazando con una moción de censura que no llegaría nunca. El PSOE asistía al adiós de una de sus voces discordantes, José Antonio Griñán, que dejaba la presidencia de la Junta de Andalucía (que no del partido) y el archivo de la causa contra el exministro José Blanco, tras más de dos años de proceso. Y el PP veía publicada toda su contabilidad de 1990 a 2011, a través de Anonymous. El gran revelador de secretos del año, Edward Snowden, comenzaba a vislumbrar el fin de su periplo cuando, aún oculto en el aeropuerto mascovita de Sheremétievo, pidió asilo a Rusia. Mientras, en Londres nacía el hijo de los duques de Cambridge, tercero en la línea de sucesión al trono de Reino Unido, y en Egipto, un golpe de Estado militar que quiso camuflarse de ‘revolución’ obligó a Mohamed Mursi a dejar el poder en Egipto. La plaza Tahir de El Cairo volvió a convertirse en el centro de las protestas, esta vez de los Hermanos Musulmanes. 

8. Agosto: el conflicto de Gibraltar.

El mes comenzó con una inusitada actividad en el Congreso: el Presidente, Mariano Rajoy, respondía ante la oposición sobre el caso Bárcenas. Y con una nueva exigencia del FMI: más reformas en un país en el que el paro no bajará del 26% hasta 2018, según sus previsiones. En cuanto al Alvia, se establecía una política de guante blanco con polémica. El caso del pederasta Daniel Galván, indultado por el rey de Marruecos, Mohamed VI, abrió paso a la gran polémica del mes, la de Gibraltar, los controles en la Verja y los bloques de cemento en la bahía de Algeciras.

Eso con permiso del caso Bárcenas, porque ante el juez Pablo Ruz –que también reclamó los famosos portátiles– desfilaron Cospedal, Álvarez Cascos, Arenas y Páez. Rajoy, de hecho, empezaría el curso cargando su agenda exterior… para huir de la alargada sombra de Bárcenas. En agosto, Josep Piqué dimitió como presidente de Vueling tras la toma de control por IAG, y Detroit entró en suspensión de pagos, haciendo saltar las alarmas en la gran banca europea. Mientras, Alierta y Slim se repartían el mercado europeo, firmando la tregua entre Telefónica y América Móvil. Mientras, Carmen Chacón se iba a Estados Unidos (quizá para volver reforzada), desde donde el presidente, Barack Obama, amenazaba, para luego desdecirse, con dirigir una acción militar en Siria, donde las víctimas del conflicto se cifraban ya en 100.000 personas, sin contar con el ataque químico del 21 de agosto. En Egipto, se vivía una semana sangrienta.

9. Septiembre: Adiós al sueño olímpico.

Madrid despidió el sueño olímpico, apenas endulzado por la ‘relaxing cup of café con leche’ de la alcaldesa de Madrid, en un mes en el que se aprobaron los presupuestos de 2014, defendidos por el Gobierno como ‘sociales’ (aunque inciden en la devaluación interna de la economía española). Se anunció también que la revalorización de las pensiones ya no se haría en función del IPC y la CNMV se sacudía con la dimisión de su directora de Sanciones, Cristina Vidal, en un momento crítico, con los expedientes de Bankia sobre la mesa. En la nueva Comisión Nacional de Mercados y competencia (CNMC), Álvaro Nadal, jefe de la Oficina Económica de la Presidencia, daba un golpe de mano, controlando los puestos clave.

Chaves y Griñán aparecieron como imputados en el caso de los ERE andaluces, pero la actualidad política pasaba por Cataluña. Rajoy escribió su esperada carta de respuesta –también lo hizo de viva voz– al desafío de Mas: ‘Juntos ganamos todos y separados todos perdemos’. Una cadena humana se extendía por la comunidad en demanda de independencia y se asentaba un pacto para la entrada de ERC en el Gobierno de la Generalitat. Mientras, en uno de los foros políticos organizados por El Confidencial, Chaves y Navarro reclamaban la reforma federal de la Constitución. También en Cataluña, El Prat se llevaba el gato al agua del ‘podio’ aeroportuario. La operación del Rey fue un éxito médico. En Alemania hubo victoria de Angela Merkel, que la ha llevado a formar una gran coalición con el SPD. Un tiroteo sacudía Washington, en plena sede de la Armada, y una terrible matanza en un centro comercial el Nairobi (Kenia), perpetrada por un grupo ligado a Al Qaeda, estremecía al mundo. A finales de mes, un suceso conmocionaba también España: la muerte de la niña Asunta Basterra.

10. Octubre: El fin de la doctrina Parot.

En octubre los españoles tuvieron una Fiesta Nacional sin el Rey, al igual que la Cumbre Iberoamericana, pero con el PSOE y el PP cerrando filas en torno a Don Felipe. Y supieron que la presión fiscal sacaría 30.851 millones en tres años (2012-2014), que la deuda pública y privada de España alcanza un histórico 323% del PIB y que el ‘roto’ de la rebaja de los salarios en la Seguridad Social se elevaría a 3.023 millones. La crisis de Fagor, además, ponía en jaque el modelo cooperativo. Pero no todo fueron malas noticias. El Ibex superó los 10.000 puntos, por vez primera desde julio de 2011, casi al tiempo que Bill Gates desembarcó en España, con la compra del 6% de FCC, aunque en diciembre rechazaría algunas inversiones por el uso político de su nombren (al tiempo que se le unía George Soros). En los tribunales, el caso Faisán se cerraba sin que el fiscal general del Estado viera una vía para seguir adelante, después de la sentencia de la Audiencia. Y en lo político, el PSOE siguió entre el debate de las primarias y los amagos del PSC de desmarcarse del partido en su estrategia para Cataluña.

Pero la actualidad tuvo dos piezas claves: los terremotos en el Delta del Ebro, que se relacionaron con el proyecto Castor y tuvieron réplicas en los despachos y en la opinión pública, y, sobre todo, la sentencia de Estrasburgo sobre la doctrina Parot, a la que ha seguido un goteo de presos liberados y el sonoro enfado de las víctimas de ETA no sólo por el fallo, sino también por la actitud del Gobierno. El ministro José Ignacio Wert vio aprobada su polémica ley de educación, la Lomce, y recibió una contundente respuesta en la calle, con la marea verde marchando en 70 ciudades. Su predecesora en la cartera de Cultura, Ángeles González-Sinde, quedó finalista de un Planeta que ganó Clara Sánchez. En el exterior, un acuerdo en el Senado estadounidense sobre el techo de deuda permitió in extremis (a 24 horas del límite) evitó la suspensión de pagos. 

11. Noviembre: Dos años de presidencia.

El penúltimo mes del año España los ministros de Economía de la Eurozona acordaban la salida del rescate bancario para España. Una buena noticia para Mariano Rajoy, que cumplía dos años en la presidencia, con una economía financiera en despegue… mientras la real continuaba (continúa) bajo mínimos. Tres de sus predecesores en el cargo, Aznar, González y Rodríguez Zapatero, publicaban sus propios –y antagónicos- libros. El PSOE celebró su esperada Conferencia Política, de la que sacó una conclusión (‘El partido ha podido explotar, y hemos salido vivos’, decía uno de los participantes) y un preconsenso sobre la fecha de las primarias, que podrían celebrarse en julio. Poco después, Susana Díaz arrasaba al ser elegida como secretaria general del PSOE andaluz, y Pere Navarro alejaba al PSC del abismo de la secesión (‘Una consulta sin pactar no se puede convocar’) y decidía denunciar la flotilla de ‘móviles espía’ ideada por la Generalitat. En el proyecto estatal de Mas, se incluían 306 espías y 28 millones para su Agencia Nacional de Seguridad, mientras que el de Oriol Junqueras parece que pasaba por ‘parar la economía catalana’ para posibilitar la consulta.  

Polémica fue también la propuesta de nombramiento del exdirector de regulación del Banco de España José María Roldán como nuevo presidente de la AEB, que puso en tela de juicio el régimen de incompatibilidades del BdE; así como la rectificación del ministro Wert en su proyecto de restringir las Erasmus y los proyectos de seguridad del Gobierno, con sus cuantiosas multas por desórdenes y su intención de dar potestad a los vigilantes privados para detener en la calle. En El Confidencial, la investigación sobre paraísos fiscales siguió dando sus frutos, con la publicación de la identidad de 72 particulares y tres empresas con domicilio en España y lazos con el ‘Offshore leaks’. Hubo complot de Pemex para sacar a Antonio Brufau de la presidencia de Repsol, y contraataque de Repsol. España y Argentina alcanzaron un principio de acuerdo por la expropiación de YPF, que sacó adelante el propio Brufau en el consejo de Repsol. Mientras, Bárcenas seguía clamando desde la cárcel: ‘Quiero salir ya. Para qué sirven tantos titulares si no consigo la libertad’. Semanas después, Ruz señalaba indicios de que el PP pagó las obras de Génova con dinero B, y más tarde procedía al registro de la sede ‘popular’. 

12. Diciembre: Adiós a Mandela.

El día 5 llegó la gran noticia: la muerte de uno de los iconos del siglo XX, Nelson Mandela, que abrió paso a un largo adiós plagado de anécdotas (de las fotos incómodas de los líderes al errático intérprete) y de historia. Históricas, en un sentido muy diferente, han sido las portadas que ha deparado el sector eléctrico: primero, con el aval ‘arrancado’ por las eléctricas a Montoro para titulizar el déficit de tarifa; segundo, con el ‘tarifazo exprés’ de José Manuel Soria; y, tercero, con la subasta que arrojó una subida del 11% que posteriormente anuló la CNMC y, finalmente, el Gobierno ha rebajado al 2,3%.

Montoro sembró el pánico entre los 800 cargos ‘a dedo’ de una Agencia Tributaria que ha sufrido entre noviembre (con la destitución de Dolores Linares tras negarse a aplazar el expediente de Cemex) y diciembre su peor crisis. Además se esfumó el sueño (para algunos) de Eurovegas en Madrid, dejando a Ana Botella e Ignacio González en la cuerda floja. Otro ministro, Ruiz-Gallardón, ha anunciado este mes de diciembre –en el que El Confidencial ha publicado otra gran investigación, la Radiografía de la Cooperación Española- su reforma de la ley del aborto, que vuelve a los 80 y se cuestiona incluso dentro del PP. 

Y 13. La portada que no faltó en 2013… y seguirá en 2014

Independencia. Ha sido uno de los reclamos del año, quizá el que más portadas ha acaparado, en seria competencia con el caso Bárcenas y los signos de la crisis. Artur Mas y sus aliados soberanistas han acordado ya la fecha de la consulta -9 de noviembre de 2014- y sus preguntas: ‘Quiere que Cataluña sea un Estado? ¿Quiere que sea independiente?’ Les respondía el PSC; Rajoy e incluso el Rey, en un discurso navideño que frenaba, además, cualquier duda sobre una posible abdicación: ‘La Corona […] cree en un país libre, justo y unido dentro de su diversidad. Cree en esa España abierta en la que cabemos todos. Y cree que esa España es la que debemos seguir construyendo’. No podemos saber todavía si ese 9 de noviembre la portada de El Confidencial hablará de la consulta, o si esta se habrá frenado antes. Pero sí sabemos la que nos gustaría poder ofrecerles en 2014. La de que, más allá del optimismo económico de Rajoy,  la crisis empieza realmente a resolverse, porque los 5.904.700 parados en España tienen, como indicaba Don Juan Carlos, ‘la oportunidad de trabajar’.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios