rcs gastó en el ajuste 12,5 millones

Unidad Editorial 'endulza' su ajuste laboral con indemnizaciones de 110.000 euros

El plan de salidas puesto en marcha por Unidad Editorial ya tiene coste definitivo. Según datos de RCS Mediagroup, el impacto es de 12,5 millones.

Foto: El director de 'El Mundo' Pedro J. Ramírez. (E. Villarino)
El director de 'El Mundo' Pedro J. Ramírez. (E. Villarino)

El plan de salidas puesto en marcha por Unidad Editorial ya tiene coste definitivo. Según expone en su última presentación de resultados RCS Mediagroup, el gigante italiano dueño de la editora del diario El Mundo, el programa que supuso la marcha de 105 profesionales a finales de septiembre ha tenido un impacto en sus cuentas de 12,5 millones de euros, lo que supone una indemnización promedio que supera los 113.000 euros. “En muchos casos se trata de gente con mucha antigüedad en la casa y en unas condiciones muy razonables. Es normal que la cifra sea alta”, explican fuentes internas de la compañía.

La editora del Corriere della Sera repasa en sus cuentas la ejecución del plan estratégico 2013-2015, puesto en marcha para recapitalizar la sociedad y promover toda una revolución tecnológica. Y hace hincapié en sus logros. “A modo de ejemplo, las negociaciones con los sindicatos cerradas por Unidad Editorial en julio (…) llevaron a la firma de un acuerdo aprobado por la asamblea general de trabajadores el 13 de septiembre. En base a este pacto, se han implementado reducciones salariales puntuales y se lanzó un programa de salidas voluntarias, cuyos costes se reconocen al trimestre como gastos no recurrentes de 12,5 millones de euros”, subraya el documento.

Como publicó El Confidencial, la cifra final de salidas superó ampliamente las cien personas, incluyendo profesionales con cargos de responsabilidad –en la lista figuró algún director adjunto– y después de que la compañía vetara la salida de nueve profesionales. El propio director del rotativo, Pedro J. Ramírez, se refería a la cuestión en conversación con este diario nada más llevado a cabo el ajuste. “En el actual contexto, cómo no va a haber tensiones en una redacción. Hemos tenido la necesidad de ajustar la plantilla, y se ha hecho con un nivel de tensión que ya quisieran otros medios de la competencia”, exponía, en clara alusión a la movilización social que provocó el ERE llevado a cabo en El País hace apenas meses.

Aunque se trataba de bajas incentivadas, las condiciones planteadas por Unidad Editorial constituían un desembolso equivalente a los 45 días por año trabajado que contempla el despido improcedente. No en vano, a los 35 días por año trabajado se añadía una cantidad lineal en el entorno de los 5.000 euros. Además de los 105 trabajadores que ya han dejado la casa, otros ocho se han acogido al plan, aunque aún no se ha cerrado su salida. Del mismo modo, el plazo para acceder al programa sigue abierto hasta el 31 de diciembre, si bien la empresa no espera que se produzcan muchas más solicitudes. Para quienes se quedaban en la firma, se planteaba una reducción salarial que alcanzaba en 13,5% en los salarios de más de 100.000 euros y que empezaba a gravar los sueldos anuales por encima de 18.000 euros.

El centenar de trabajadores de esta última remesa no son los únicos que han dejado la casa en el lustro que llevamos de crisis económica. No en vano, han seguido el mismo camino otros 800. De los 2.283 efectivos con que Unidad Editorial contaba a 31 de diciembre de 2008, sólo 1.500 trabajan hoy en la casa, una evolución que no es exclusiva de la editora de El Mundo. De hecho, las salidas en el Grupo Prisa se cuentan por miles en los últimos años. También Vocento, editora del diario ABC, ha llevado a cabo drásticos ajustes en sus redacciones. Sin ir más lejos, su buque insignia fue de los primeros en sufrir los embates del desplome publicitario y en dejar su plantilla prácticamente en la mitad, con la salida de 240 personas.

La división española de RCS registró hasta septiembre unas pérdidas operativas (ebit) de 39,9 millones de euros, después de que el año pasado asumiera un agujero de 364,2 millones en pleno ajuste del valor de toda su filial española. Todo con unos ingresos que continúan a la baja en plena rodada de la publicad. Alcanzaron los 273,4 millones de euros, unos 40 menos que en el mismo periodo del año anterior. No obstante, la firma quiso poner buena cara al mal tiempo e hizo hincapié en la buena evolución mostrada por la facturación digital, que se ha instalado ya en el 23,1% del total de la facturación. El "cambio de piel" del diario, con la introducción de un muro de pago (el denominado paywall) ahonda en esa estrategia.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios