LAS GRANDES DEL IBEX GANAN PESO EN LOS MEDIOS

Telefónica echa un capote a 'El Mundo' meses antes de entrar como socio en 'El País'

Relaciones peligrosas en el sector audiovisual. Unidad Editorial y Telefónica empiezan un affaire serio apenas meses después de que la teleco se casara con Prisa. La

Foto: Telefónica echa un capote a 'El Mundo' meses antes de entrar como socio en 'El País'
Telefónica echa un capote a 'El Mundo' meses antes de entrar como socio en 'El País'
Relaciones peligrosas en el sector audiovisual. Unidad Editorial y Telefónica empiezan un affaire serio apenas meses después de que la teleco se casara con Prisa. La editora anunciaba el sábado un acuerdo con la firma de César Alierta por el que los clientes de la multinacional tendrán acceso a El Mundo, Expansión o Marca en Orbyt a mitad de precio. Un acuerdo que permitirá a esos rotativos llegar a los 20 millones de usuarios del servicio telefónico, que pagarán en su recibo la oferta si se suman a ella. La propuesta no sólo amenaza con dejar descolgados -también en precio- a rivales como El País o ABC, sino que refuerza la ascendencia de las grandes empresas del Ibex sobre los grupos de comunicación.

Y eso es lo más inquietante. Sin ir más lejos, el año próximo alumbrará la entrada de Santander, La Caixa y Telefónica en el accionariado de Prisa, con porcentajes que en el caso de la teleco pueden alcanzar el 7%. La firma ya tiene el 22% de Digital+ y aspira a controlar la plataforma de pago en el proceso de venta abierto por la compañía de Juan Luis Cebrián para aplacar a los bancos y convencerlos de que le refinancien una deuda que supera los 3.100 millones de euros. Difícil pensar que la línea editorial de la casa no se verá afectada con esos socios. Telefónica, con ese frente cubierto, da ahora una vuelta de tuerca a su estrategia.

Y es que la elección de Unidad Editorial como partner digital debe al menos suponer un quebradero de cabeza para El País y ABC. Por mucho que el pacto y la potencia de Telefónica se abra a otros rotativos con el paso del tiempo –véase la plataforma Kiosko y más-, la compañía de Antonio Fernández Galiano tendrá mucho terreno ganado. No en vano y según aseguran fuentes conocedoras del acuerdo, este tiene un periodo de exclusividad que permitirá a Unidad Editorial fidelizar clientes. Aunque el acuerdo aquí es comercial y no tiene implicaciones accionariales, la empresa italiana no ha dudado en hablar de una "alianza decisiva" para el futuro de la casa.
 
De hecho, Unidad Editorial se vincula a Telefónica en uno de los pilares estratégicos para el desarrollo empresarial de la firma. RCS Mediagroup, la matriz italiana de la sociedad, ha tenido que ajustar el valor de su inversión en España en la friolera de 725 millones en dos años. Y ha puesto deberes tecnológicos al grupo en su Plan 2013-2015, más allá de acotar la caída de la publicidad a un dígito en 2013, anotarse una tasa de crecimiento anual del 3% y lograr que el ebitda alcance el 10% de los ingresos. Los capos quieren un plan multimedia en el que Unidad Editorial “refuerce la oferta digital con la evolución y desarrollo de productos editoriales digitales”, así como su “presencia en los mercados de pago para móviles y tabletas”.

Un futuro ‘carrier’ tecnológico

Por su parte, Telefónica da un primer paso para sacar réditos a un eventual mercado que vaya más allá de las actuales plataformas de pago operativas. Es más, la idea de que la multinacional española se convierta en el carrier tecnológico de una plataforma digital única para la prensa no es nueva en el sector. No en vano, sería un operador neutral, aceptado sin mayores problemas por todos, que cobraría un canon por el uso de las infraestructuras. Al tiempo, permitiría a los diferentes players minimizar los gastos que ahora tienen en mantener sus estructuras. En este sentido, el experimento en ciernes con Unidad Editorial podría ser la punta de lanza de un proyecto de mayor envergadura.

Aunque ni Telefónica ni Unidad Editorial detallaron cómo se repartirán los ingresos que proporcionen las nuevas altas ni cómo figurará en los recibos de los abonados, los operadores ayer especulaban y comparaban el servicio que ofrecerá la teleco con el que ya prestan las empresas con el caso de los SMS premium, que se desglosan como otros pagos en la tarifa. “Para la compañía de telecomunicaciones es una actividad comercial más, que puede ser muy rentable. Por ejemplo, en el caso de esos mensajes llega a embolsarse hasta un 50% de sus costes –explican fuentes del sector-. Lo normal sería que el acuerdo se extendiera a otros medios”. La editora de El Mundo se limitaba a apuntar en su comunicado que las redes de Telefónica complementan sus contenidos.

La iniciativa se produce en paralelo a la decisión de los dos principales diarios de empezar a cobrar por sus contenidos web, un proyecto en el que trabajan desde hace meses. La fórmula elegida por Unidad Editorial, que lo pondrá en marcha a la vuelta del verano, será la que actualmente tiene en marcha The New York Times, con la introducción de un paywall (el llamado muro de pago) que limite el número de artículos que puede ver gratis el usuario. Todo en plena debacle de la publicidad –con una caída media que volvía a rondar el 20% en los primeros meses del año- y de ventas. Según datos de OJD, la cabecera estrella de Unidad Editorial vendió apenas 128.000 ejemplares en mayo, 23.000 menos que hace un año. La de Prisa no llega a los 165.000, frente a los 190.000 de hace doce meses. Toda una debacle.
Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios