PLANTEA UN MODELO SIMILAR AL 'THE NEW YORK TIMES'

'El Mundo' cobrará por sus contenidos en Internet a la vuelta del verano

No va más. La prensa española comienza a mover ficha ante la crisis que asola el sector. Unidad Editorial, cabecera de los diarios El Mundo y

Foto: 'El Mundo' cobrará por sus contenidos en Internet a la vuelta del verano
'El Mundo' cobrará por sus contenidos en Internet a la vuelta del verano

No va más. La prensa española comienza a mover ficha ante la crisis que asola el sector. Unidad Editorial, cabecera de los diarios El Mundo y Marca, ya tiene decidido que empezará a cobrar por sus contenidos en Internet a la vuelta del verano, un proyecto en el que trabaja desde hace meses. La fórmula elegida será la que actualmente tiene en marcha The New York Times, con la introducción de un paywall (el llamado muro de pago) que limita el número de artículos que puede ver gratis el usuario. El sistema también ha sido abrazado por otros rotativos internacionales como el alemán Bild o The Washington Post.

“La idea es acompañar la iniciativa de ofertas combinadas de suscripción, que permitan estar abonado a la edición digital de lunes a viernes y recibir el periódico en papel el fin de semana”, aseguran fuentes conocedoras del proyecto. El diario El País, que también trabaja en esta línea y puede ser el siguiente en ir a una fórmula de pago, también apuntaba recientemente a este tipo de promociones. Todo en plena debacle de la publicidad –con una caída media que vuelve a rondar el 20%- y de ventas. Según datos de OJD, la cabecera estrella de Unidad Editorial vendió apenas 132.000 ejemplares en abril, 30.000 menos que hace un año. La de Prisa no llega a los 170.000, frente a los 210.000 de hace doce meses.

Los gestores habían evitado hasta ahora dar un paso en esa dirección, conscientes de que el grueso de facturación sigue en el papel. Esto es, los negocios digitales –en auge, pero con una publicidad mucho más barata- no sostienen ni de lejos las estructuras periodísticas. Aunque esta relación de fuerzas no ha cambiado de forma sustancial, la crisis sí ha dejado claro a los grupos mediáticos que el inmovilismo sólo retrasa su muerte. El cobro por contenidos en Internet es sólo la punta de lanza en la búsqueda de nuevas vías de ingresos que sostengan financieramente el modelo. En ese esfuerzo se inscribe la llegada a Unidad Editorial de Marco Ficarra, nuevo número dos de la casa y hasta ahora vinculado a proyectos digitales en diferentes segmentos empresariales, pero no a la prensa. 

Con la decisión, la firma de Antonio Fernández-Galiano también cumple con los deberes que marca el Plan de Desarrollo 2013-2015 impuesto por sus dueños, el gigante italiano RCS Mediagroup, y que plantea pasar de un 14% a un 25% de facturación digital en el próximo trienio. De acuerdo con esa hoja de ruta, Unidad Editorial debe reforzar en estos tres años su oferta en Internet y apostar por “la creación de productos digitales de pago” para tener mayor presencia en móviles y tabletas. Un giro tecnológico que no será gratis. La editora de Il Corriere della Sera prevé invertir 300 millones de euros, tras aprobar la Junta de Accionistas el pasado fin de semana una ampliación de capital de 600 millones de euros que garantiza la continuidad de la sociedad y le permite refinanciar créditos por 575 millones.

Si El Mundo replica a pies juntillas el modelo de The New York Times, el lector verá como a partir de los 20 artículos, galerías de fotos o vídeos consultados se levantará en el diario un muro de pago y se le ofrecerán diferentes formas de suscripción, también en función de la plataforma digital escogida –ya sea ordenador y móvil, ordenador y tableta o edición digital completa desde cualquier soporte-. Según los últimos datos facilitados por el diario neoyorquino, correspondientes al primer trimestre del año, el número de usuarios de pago se elevaba a 676.000. ¿Riesgos? Entre otros, que los ingresos vía suscriptores no compensen la caída de facturación publicitaria por la reducción drástica del número de usuarios únicos.

Nada a la venta

El proyecto de RCS Mediagroup y Unidad Editorial cobra vida una vez despejadas en gran parte las incertidumbres que recorrían la casa. Y no sólo por la ampliación de capital. No en vano, el consejero delegado del gigante italiano, Pietro Scott Jovane, aseguraba durante la Junta que la sociedad no se plantea vender su negocio en España, en tanto lo considera estratégico. “Y como tal, plenamente coherente con el Plan de Desarrollo de la casa editora. Está previsto potenciar la actividad española y el desarrollo de la marca en América explotando la difusión de la lengua española en esa área geográfica”, subrayó, saliendo al paso de los rumores sobre una posible venta de Marca o Expansión.

Eso sí, la especulación tenía una base. No en vano, una de las primeras medidas contenidas en el Plan de Desarrollo es la venta de activos no estratégicos, por un importe que la compañía cifra en 250 millones en los dos próximos años. Un planteamiento que había encendido todas las alarmas en Unidad Editorial, cuyo beneficio bruto de explotación (ebitda) en 2012 apenas alcanzó los tres millones de euros, muy lejos de los 36 registrados en 2011. Tampoco alentaba la confianza en el proyecto español el fracaso en las negociaciones con parte del Consejo de Vocento para fusionar El Mundo y ABC. Una integración que los gestores de Unidad Editorial consideraban clave para consolidar el sector.

De hecho, RCS Mediagroup no ocultaba en octubre la necesidad de mover ficha en España y su presidente, Angelo Provasoli, sugería que las fusiones entre cabeceras son la principal solución a las estrecheces económicas que sufren los medios nacionales. “Tenemos bien presente la dinámica de la economía española y, por eso, resulta oportuno imaginar iniciativas de consolidación junto a socios locales”, exponía sin ambages en Il Sole 24 Ore. Tanto Provasoli como sus ejecutivos en España tendrán que esperar.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios