TRAS LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DE MADRID

Prisa recurrirá al Supremo para no pagar 45 días a los despedidos del área corporativa

“No es lo mismo cobrar una indemnización de 100.000 que de 500.000 euros”, aseguran fuentes próximas a los despedidos del área corporativa del Grupo Prisa, un

Foto: Prisa recurrirá al Supremo para no pagar 45 días a los despedidos del área corporativa
Prisa recurrirá al Supremo para no pagar 45 días a los despedidos del área corporativa

“No es lo mismo cobrar una indemnización de 100.000 que de 500.000 euros”, aseguran fuentes próximas a los despedidos del área corporativa del Grupo Prisa, un día después de conocerse la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que considera que no se ajusta a derecho el despido low cost implementado para ellos por el grupo. Eso sí, los 23 afectados tardarán en cobrar, ya que la compañía tiene previsto presentar un recurso de casación ante el Tribunal Supremo para evitar el pago de los 45 días por año trabajado con un límite de 42 mensualidades que avala el fallo.

“Han avanzado extraoficialmente que no van a readmitir a nadie y que recurrirán la sentencia, aunque haya que consignar los fondos”, aseguran estas fuentes. Desde la compañía se admite oficialmente que se acudirá al Supremo. Enrique Lillo, letrado de CCOO que formalizó la demanda, entiende el recurso puesto que la sentencia es “declarativa” y renuncia a entrar en el fondo de la cuestión. En efecto, como avanzó este martes El Confidencial, el Tribunal ni siquiera analiza los argumentos aportados por Prisa para justificar el ERE al amparo de la reforma laboral -20 días por año con un límite de 12 mensualidades-, ya que da prioridad a los acuerdos previos alcanzados entre la empresa y los trabajadores.

Una de las claves de la resolución es si es aplicable a otros colectivos de Prisa. “La sentencia avala los casos en los que hay un pacto colectivo firmado previamente a la reestructuración. Además, tiene que estar vigente y ser anterior a la reforma laboral”, expone Lillo sin entrar en casos concretos. La cuestión es que el fallo se conoce apenas días después de que otras ramas de la compañía afectadas por expedientes de regulación de empleo hayan negociado ya in extremis con la empresa para mejorar los 20 días/12 mensualidades recogidos en la reforma laboral. Es el caso de las plantas de impresión (Pressprint) o el propio buque insignia de la casa, El País, que han accedido a indemnizaciones de 38 días con 24 mensualidades sobre la mesa.

Principios de buena fe

Los acuerdos entre el Grupo Prisa y los sindicatos CCOO y UGT, rubricados el 20 de mayo y el 14 de junio de 2011, no sólo sirvieron para frenar convocatorias de huelga, sino que establecían como “módulo indemnizatorio de referencia el abono de 45 días por año de servicio con un tope de 42 mensualidades”. Además, ambas partes se comprometían “a acometer cualquier proceso de reestructuración que pueda afectar al volumen de empleo a través del cauce del diálogo y negociación con plena observancia de los principios de buena fe”, según recoge la propia sentencia, fechada el 8 de enero.

Los letrados de Prisa argumentaron que el pacto en cuestión “ni resulta aplicable a Prisa Corporativa, ni actualmente se encuentra vigente, salvo en lo que pudiera afectar a los ERE acordados en 2011”. Por el contrario, El Tribunal Superior de Justicia de Madrid rebate que, “aun cuando los acuerdos no concretan vigencia temporal, en todo caso deben entenderse vigentes al menos hasta el 31 de diciembre de 2012, ya que la Comisión de seguimiento se mantiene vigente, en todo caso, hasta el 31-12-2012 sin perjuicio de que la misma acuerde mantener su operatividad más allá de dicha fecha”, expone la decisión. Además, recuerda que el límite temporal del plan estratégico del grupo y el plan de eficiencia operativa es 2015.

Pese a que las salidas planteadas en el ámbito corporativo no fueron muchas –la sentencia recoge 23 despidos-, la apuesta por depurar el área tiene un alto valor simbólico. Por ejemplo, las medidas adoptadas incluían bajar la persiana en departamentos a priori claves, como el de Seguridad. “Se desmantela totalmente el sistema de seguridad. Tanto la física, que contaba con unos cinco o seis empleados, como la informática, con otros cinco trabajadores. Se ha dado la orden de salida para ellos y ahora se están negociando las condiciones del ERE, aunque la empresa ya ha dejado claro que serán 20 días por año”, aseguraban allá por el mes de septiembre fuentes conocedoras de la situación.

El presidente ejecutivo, Juan Luis Cebrián, ya dejó claro durante la Junta General de Accionistas que no sólo habría más despidos en los próximos meses, sino que todos los activos de la sociedad estaban en venta. “Tenemos a punto un análisis sobre los eventuales precios y condiciones fiscales, así como los potenciales compradores, que podrían justificar la venta de cualquiera de nuestros activos”, aseguró. Y remataba: “Llevaremos a cabo operaciones de este género en el menor plazo posible (…) Estamos negociando desprendernos de actividades de considerable tamaño”. El Grupo Prisa registró pérdidas de 31,45 millones en los nueve primeros meses del año, una debacle más. Sin embargo, en los mismos meses de 2011 obtuvo un beneficio de 17,93 millones. La división de prensa es la que registró un peor comportamiento, con una caída del resultado operativo del 98%.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios