CIERRAN LA REFINANCIACIÓN DE TIMÓN, SU SOCIEDAD FAMILIAR

La banca socorre de nuevo a los Polanco al aplazarles 300 millones hasta 2017

La banca nunca abandona a los Polanco. Timón, una de sus sociedades de cabecera, ha llegado a un acuerdo con sus entidades acreedoras para extender hasta

Foto: La banca socorre de nuevo a los Polanco al aplazarles 300 millones hasta 2017
La banca socorre de nuevo a los Polanco al aplazarles 300 millones hasta 2017
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    La banca nunca abandona a los Polanco. Timón, una de sus sociedades de cabecera, ha llegado a un acuerdo con sus entidades acreedoras para extender hasta al menos 2015 el pago de la deuda que tenía pendiente y que rozaba los 300 millones de euros. “Con esta refinanciación se ha ampliado el plazo de amortización del préstamo sindicado con un vencimiento único a tres años y, si se cumplen determinadas condiciones, con extensión de dos años adicionales”, se explica en las últimas cuentas de Rucandio, la patrimonial de la familia. En función del acuerdo, los herederos de Jesús Polanco podrían quitarse todo un peso de encima hasta el año 2017.

    Timón firmó el crédito en mayo de 2009. Asumía una carga de casi 333 millones de euros con varias entidades “en sustitución de deudas bilaterales (…) cuyos importes se redujeron en un determinado porcentaje”. En 2010 amortizó apenas 28,5 millones de euros y a 31 de diciembre de 2011 tenía pendientes vencimientos por valor de 296,86 millones. Sólo en el presente ejercicio debía abonar a los bancos 148,11 millones, un importe similar al que quedaba pendiente para cancelar el préstamo en 2013. Como publicó El Confidencial, la sociedad ya admitía al presentar sus cuentas haber “iniciado conversaciones con las entidades financieras que componen ese préstamo sindicado para renegociar las condiciones del mismo”.

    El pacto se cerró antes del verano y ha obligado a la firma a un esfuerzo adicional en la constitución de avales. “En garantía de las obligaciones de este préstamo se ha constituido prenda adicional de las acciones de determinadas empresas participadas”, reza la información contenida en las cuentas de Rucandio. Los Polanco aglutinan el 56,53% de Timón a través de esa sociedad, mientras que otro 33,63% de la empresa lo atesora Zucin S.L., cuyo 70% está en manos de los herederos de Francisco ‘Pancho’ Pérez, histórico socio de Jesús Polanco. Timón y Rucandio canalizan la participación de los Polanco en Prisa a través de Promotora de Publicaciones (Propu).

    Eso sí, la refinanciación no es el único alivio para Timón, que también logró reestructurar la deuda de una de sus principales participadas, Tropical Turística Canaria. “En las pólizas de crédito se encuentra incluido el crédito sindicado que el Grupo suscribió en enero de 2008, para la financiación de la construcción del complejo turístico Abama Golf & Spa (…) Este contrato ha sido refinanciado en el mes de julio de 2011 con un periodo de carencia del principal de 3,5 años y ampliando el vencimiento hasta el 2025. A 31 de diciembre de 2011 el importe dispuesto asciende a 143.744.000 euros”, constatan las cuentas. Rucandio perdió 19,15 millones en 2011, agujero que se eleva por encima de los 350 millones de euros si se tienen en cuenta las sociedades que consolida.

    El mejor compañero de viaje

    Las estrecheces en las empresas familiares de los Polanco enlazan con los propios agobios financieros que atraviesa Prisa. Y su forma de resolverlos sigue el mismo patrón, con la banca como compañero de viaje. No en vano la editora de El País cerraba a finales de 2011 la reestructuración de una deuda que superaba los 3.500 millones de euros. Un agujero dividido en dos créditos. El primero, el denominado préstamo puente, fue contraído a comienzos de 2008 con HSBC, Santander, Banesto, Caja Madrid, BNP Paribas y Natixis. Contemplaba un importe inicial de 1.950 millones de euros, de los que a finales del pasado año aún quedan pendientes de pago 1.540. La última refinanciación retrasa el vencimiento hasta el año 2015.

    Además, la compañía tiene que hacer frente a otro préstamo, el sindicado con un grupo de 39 entidades financieras, que a 31 de diciembre de 2011 implicaba obligaciones adicionales para la sociedad de 1.382 millones de euros. Según explicaba recientemente la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con los fondos procedentes de la ampliación de capital de 150 millones llevada a cabo por los Polanco y sus socios americanos en Prisa “se han amortizado 100.000 miles de euros del préstamo sindicado, quedando pendiente una deuda de 1.282.544 miles de euros, cuyo vencimiento se extiende hasta el 19 de marzo de 2014 o hasta el 19 de diciembre de 2014, si se cumplen ciertos hitos”.

    No es casualidad que el nuevo deadline para los créditos vaya a coincidir con el desembarco de la banca en el Grupo Prisa. Y es que será en 2014 cuando Santander, La Caixa y HSBC harán efectivo el canje de deuda por capital pactado por la compañía por importe de 334 millones de euros. Una operación que les convertirá en el primer accionista de la casa. Mientras, mueven sus peones. Primero fue el nombramiento de Fernando Abril-Martorell, llegado de Credit Suisse y con una extensa trayectoria en la banca de inversión, como cerebro financiero y luego consejero delegado de la firma. Hace apenas días, la firma comunicaba el nombramiento como consejero del expresidente del lobby de los bancos durante más de tres lustrosJosé Luis Leal. Toda una declaración de intenciones.

    Comunicación
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    7 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios