LA AUDITORÍA SITÚA AL GRUPO EN CAUSA DE DISOLUCIÓN

Radiotelevisión Valenciana paga 54 millones en sueldos pese a sólo ingresar 17

¿Cuánto tiempo puede sobrevivir una empresa que paga en sueldos el triple de lo que factura? Los políticos valencianos deberían tener la respuesta. Según las últimas

Foto: Radiotelevisión Valenciana paga 54 millones en sueldos pese a sólo ingresar 17
Radiotelevisión Valenciana paga 54 millones en sueldos pese a sólo ingresar 17

¿Cuánto tiempo puede sobrevivir una empresa que paga en sueldos el triple de lo que factura? Los políticos valencianos deberían tener la respuesta. Según las últimas cuentas remitidas al Registro Mercantil, la Radiotelevisión Valenciana (RTVV) gastó el año pasado 54,24 millones en retribuir a su plantilla, mientras que tan sólo facturó 17 millones, procedentes sobre todo de la publicidad. Una falla estructural que en mayor o menor medida comparten las cuentas de todas las televisiones autonómicas y que hace depender su continuidad de las generosas subvenciones que año tras año presupuestan los gobiernos regionales.

RTVV, inmersa en un expediente de regulación de empleo que afecta a casi 1.200 trabajadores, se encuentra al borde del abismo. Al menos eso se desprende de la demoledora auditoría de Ernst&Young, que no sólo cuestiona que la compañía pueda subsistir, sino que pone en duda que sea capaz de saldar sus deudas. De acuerdo con el documento, existen “incertidumbres significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar su actividad y para realizar sus activos y liquidar sus pasivos por los importes y según la clasificación con que figuran en las cuentas anuales adjuntas”.

Es más, la sociedad presenta serias dificultades de caja y se encuentra en causa de disolución. “El Administrador Único expresa que las dotaciones presupuestarias que ha venido asignando la Generalitat Valenciana se han mostrado insuficientes, lo que ha tenido como consecuencia el incurrir en unas pérdidas significativas acumuladas que han situado el fondo de maniobra y el patrimonio neto a 31 de diciembre de 2011 en unas cifras negativas de 130.473 miles de euros y 118.374 miles de euros, respectivamente, soportando además tensiones significativas de tesorería”. La auditora advierte que los responsables de la sociedad deben tomar medidas para equilibrar el patrimonio de la sociedad.

Más de 160 millones a proveedores a corto

Desde luego, los números no salen. Por ejemplo, la compañía admite que debe a corto plazo a proveedores la friolera de 160,91 millones de euros. Incluso reconoce que los aplazamientos en los pagos que sobrepasan el plazo legal alcanzan un importe de 117,24 millones. Unas cargas que contrastan con las cuentas a cobrar a corto, que apenas suponen 23,09 millones. El ejercicio se cerró con unas pérdidas de 136,84 millones, inferiores a las de 2010, cuando el agujero alcanzó los 164,64 millones. Un importe que supera con creces las aportaciones previstas por parte de la Generalitat, que contemplaba una subvención de explotación de 77,11 millones y otra de capital que apenas superaba el millón de euros.

RTVV se justifica y precisa que las cuentas se han presentado “bajo el principio de empresa en funcionamiento”, al considerar que “la reducción y control de costes que se está realizando y el suficiente apoyo financiero de la Generalitat Valenciana le permitirán atender sus deudas y liquidar sus activos en el curso normal de su actividad”. De este modo, recuerda que la subvención contemplada por el gobierno regional para 2012 asciende a 86 millones de euros y que está en marcha un cambio en el “modelo organizativo y de gestión del grupo”.

El Consejo de la televisión pública aprobaba hace apenas días, con los votos a favor del PP y el rechazo de la oposición, un ERE de 1.198 trabajadores. Todo con el fin de dejar la plantilla en torno a 480 profesionales. Del mismo modo, está en marcha un plan integral de reestructuración del grupo por el que la casa pretender ahorrar a las arcas públicas en torno a 40 millones. "El futuro se presenta como una continuación de la actividad encomendada por el legislador en el acto fundacional. La actividad continuará en 2012, una vez instaurado el nuevo modelo organizativo y la nueva estructura de producción (...), siguiendo muy de cerca la desmedida competencia que hay en el sector audiovisual y la proliferación de nuevos canales", reza el informe de gestión.

La Comunidad Valenciana no está sola en el problema. De hecho, Esperanza Aguirre ha destinado más de 855 millones de euros en subvenciones para compensar las pérdidas de la televisión pública desde que accedió a la presidencia de la Comunidad de Madrid en 2003. Un escenario que avalaría la privatización de la cadena pública cortejada por la dirigente popular. Sólo en 2011, Telemadrid perdió 116,82 millones, pérdidas que colocarían a la sociedad  en causa de disolución si no contara con el respaldo del gobierno regional. En este escenario, la cadena ha comenzado los trámites que concluirá en un expediente de regulación de empleo y supondrá un ajuste que afectará a entre 700 y 800 trabajadores, un 70% de la plantilla.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
27 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios