Es noticia
Menú
Prisa acude ahora al Gobierno para cerrar la 'guerra del fútbol' con Roures
  1. Comunicación
TRAS LA 'OPERACION RESCATE' CON BANCOS Y TELEFÓNICA

Prisa acude ahora al Gobierno para cerrar la 'guerra del fútbol' con Roures

Prisa parece buscar nuevos aliados tras cerrar la entrada en su accionariado de Santander, Telefónica y La Caixa. Y no hay ninguno mejor que el Gobierno

Foto: Prisa acude ahora al Gobierno para cerrar la 'guerra del fútbol' con Roures
Prisa acude ahora al Gobierno para cerrar la 'guerra del fútbol' con Roures

No es el primer guiño al Ejecutivo popular del factótum de la editora de El País, cuya deuda supera los 3.500 millones de euros. Corría septiembre de 2011 y se daba por hecho el cambio de Gobierno. Durante un desayuno celebrado en el Hotel Ritz de Madrid, Cebrián enseñó sus cartas. “Prisa es una institución importante para la sociedad española en América Latina. Hay un valor institucional muy serio aparte de cualquier consideración política. Y esto sí lo entiende bien el candidato del PP a la presidencia del Gobierno”, regaló Cebrián al hoy al primer ministro. “El País es un periódico de centro-izquierda y lo normal es que siga siendo un periódico de centro-izquierda. Pero no es un periódico partidario y si el PP propone medidas sensatas, las apoyará”, zanjó.

Como publicó El Confidencial, la entrada de Telefónica en el accionariado de Prisa -ya atesora un 22% de Digital+- refuerza la posición económica del grupo de medios para pujar en los próximos meses por los derechos de los clubes de fútbol, en su mayoría en manos de Roures, con quien Prisa mantiene un interminable litigio judicial. “Ni Mediapro ni Prisa están en la mejor situación financiera –explicaban recientemente fuentes del sector-. Por más que se comprometan a pagar 160 millones anuales a un equipo de fútbol, si no pueden ofrecer avales… Otra cosa es tener detrás a Telefónica para avalar los pagos a cambio de la primicia de contenidos para Imagenio”, la oferta por cable de la teleco de César Alierta.

Cebrián recordó en la Junta que “a fecha de hoy no existe una visibilidad concreta sobre cómo han de retransmitirse los encuentros de la temporada que comienza el próximo mes de agosto”. Y lanzó un aviso a navegantes: “El fútbol, que generó su propia burbuja, en ocasiones al hilo de la inmobiliaria, no puede considerarse ajeno a la situación general del país y es obvio que las consecuencias de la crisis tienen que verse también reflejadas en su economía”. Digital+ ya cuenta con los derechos de la Champions League para el año próximo. Además, a mediados del pasado año, anunciaba un acuerdo con el Real Zaragoza y la Real Sociedad, que le cedían sus derechos exclusivamente para el pago desde las temporadas 2012 y 2013, respectivamente. El Athletic de Bilbao también se ha comprometido con la editora de El País. El nuevo modelo en ciernes hace imprescindible un acuerdo para la comercialización del balompié entre Prisa y Mediapro.

La apelación de Cebrián al Ejecutivo se produjo en una Junta marcada por la luz verde de los accionistas a la operación rescate del establishment nacional a la compañía de los Polanco. Un esfuerzo que no parece suficiente. Al punto que el consejero delegado anunció que todos los activos de la firma están venta y que habrá más despidos en los próximos meses. “Tenemos a punto un análisis sobre los eventuales precios y condiciones fiscales, así como los potenciales compradores, que podrían justificar la venta de cualquiera de nuestros activos”, aseguró Cebrián. “Aunque la coyuntura económica no es la mejor para encontrar los precios adecuados, llevaremos a cabo operaciones de este género en el menor plazo posible (…) Hemos llegado a acuerdos que suponen el cierre o cesión de numerosas plantas de impresión y estamos negociando desprendernos de actividades de considerable tamaño”, remató. Solucionar el problema del fútbol le supondría un quebradero de cabeza menos.

Maniobras vergonzantes”

Cebrián no evitó criticar abiertamente a los anteriores gobiernos -incluido el Ejecutivo autonómico catalán- por su intervención en todo lo relacionado con los derechos del balompié. “La irrupción violenta y arbitraria del poder político en el mercado de los derechos deportivos, tanto cuando ocupó la Moncloa el Partido Popular a finales del siglo pasado como a comienzos de éste con los socialistas, y en connivencia en ambos casos con la Generalitat de Cataluña, provocó durante más de 15 años una situación de inestabilidad insoportable para los operadores de televisión y los propios clubes”, dijo. “Las llamadas guerras del fútbol fueron en realidad airados intentos del poder por controlar el universo mediático de nuestro país. De aquellas maniobras vergonzantes se deriva en gran parte la desastrosa situación de las televisiones públicas autonómicas”, analizó.

Las fusiones -Telecinco y Cuatro más la que se avecina entre Antena 3 y La Sexta- han cambiado radicalmente el panorama de los derechos deportivos, en un sector dominado por un duopolio. Los dos nuevos gigantes no están dispuestos a pagar de más por el fútbol. Y si en algo están de acuerdo Prisa y Mediapro es en la necesidad de rentabilizar a toda costa sus propuestas de pago (Canal+ Liga y Gol TV, respectivamente). “Para eso no hay más remedio que devaluar el partido de los sábados”, explican fuentes del sector. La obligación por ley de ofrecer un partido por semana en abierto aboca a un paquete low cost -con emisiones problablemente los lunes- muy lejos de los entre 60 y 70 millones que abonaba hasta la temporada pasada La Sexta por los 38 partidos de Liga que se emiten al año. “No me sorprendería ver ofertas apenas por encima de los 20 millones”, remachan estas fuentes.

No es el primer guiño al Ejecutivo popular del factótum de la editora de El País, cuya deuda supera los 3.500 millones de euros. Corría septiembre de 2011 y se daba por hecho el cambio de Gobierno. Durante un desayuno celebrado en el Hotel Ritz de Madrid, Cebrián enseñó sus cartas. “Prisa es una institución importante para la sociedad española en América Latina. Hay un valor institucional muy serio aparte de cualquier consideración política. Y esto sí lo entiende bien el candidato del PP a la presidencia del Gobierno”, regaló Cebrián al hoy al primer ministro. “El País es un periódico de centro-izquierda y lo normal es que siga siendo un periódico de centro-izquierda. Pero no es un periódico partidario y si el PP propone medidas sensatas, las apoyará”, zanjó.

Jaume Roures