Rejón de Mediaset al accionista: sólo destina la mitad de su beneficio a pagar dividendo
  1. Comunicación
NUNCA HABÍA BAJADO DEL 90% DESDE 2004

Rejón de Mediaset al accionista: sólo destina la mitad de su beneficio a pagar dividendo

El consejero delegado de Mediaset, Paolo Vasile, ha podido presumir hasta ahora de mimar al accionista. Pero el mensaje se resquebrajó algo ayer. Y sin aviso

Foto: Rejón de Mediaset al accionista: sólo destina la mitad de su beneficio a pagar dividendo
Rejón de Mediaset al accionista: sólo destina la mitad de su beneficio a pagar dividendo

El consejero delegado de Mediaset, Paolo Vasile, ha podido presumir hasta ahora de mimar al accionista. Pero el mensaje se resquebrajó algo ayer. Y sin aviso alguno que amortiguara la sorpresa. La compañía anunció que destinará al pago de dividendo un 50% de su beneficio neto, es decir, 55,25 millones de euros. Un montante no pequeño pero que rompe la política de la casa: Telecinco había mantenido una retribución a su accionista superior al 90% de las ganancias obtenidas desde 2004, año de su Oferta Pública de Venta (OPV). La compañía pagará en esta ocasión 0,138 euros por acción, lejos de estimaciones de analistas que incluso duplicaban esa cuantía.

Según los datos que la propia compañía facilita en su página web, Mediaset registró un pay-out (porcentaje destinado a dividendo del beneficio neto) del 199% en 2010, al incluir un pago extraordinario. De hecho, se propuso a la Junta General una aplicación de resultados con 97,91 millones a dividendos, casi el doble en volumen que en 2011. El grupo destinó todas las ganancias en los años 2005-2006 y 2008-2009 a satisfacer al accionista. Únicamente en 2007 se permitió la licencia de retribuir a su inversor con el 90% del saldo positivo de sus cuentas.

Diversos analistas consultados vincularon la decisión con la necesidad de reforzar fondos propios ante un año 2012 plagado de incertidumbres. También ante la posibilidad de que Prisa, que atesora un 17,3% del grupo, pueda poner esa participación en el mercado. Seguro que no incentivará la entrada de terceros. Es la primera sombra en unos resultados más que notables, con un beneficio neto de 110,52 millones en plena crisis publicitaria. Claro que podían haber sido mejores.

Y es que la segunda pega tiene que ver con los casi 33 millones que la cadena se ha dejado por el camino al tener que revisar el valor de las marcas Cuatro y Digital+. Sin esa actualización, las ganancias hubieran sido de 143,45 millones. Dicho de otro modo. Vasile paga a los accionistas casi la mitad de lo previsto, y lo hace sobre un beneficio neto limitado. El grupo italiano formalizaba en abril de 2010 la adquisición de la televisión en abierto de los Polanco, en una operación valorada en más de 500 millones de euros. En paralelo, desembolsaba una cantidad similar para adquirir un 22% de Digital+.

“La diferencia de 32,93 millones de euros entre el resultado neto y el resultado neto ajustado se debe al impacto de las amortizaciones de intangibles en Cuatro y Digital+, derivado de la asignación definitiva del precio de adquisición de activos y pasivos de las sociedades respectivas (…) y de la reclasificación de inversión en sociedades integradas por el método de la participación a activos financieros no corrientes disponibles para la venta, como consecuencia de la pérdida de influencia significativa en Endemol”, reza el documento remitido ayer por el grupo a la CNMV al cierre de mercado. Una decisión un tanto llamativa en tanto la presentación de resultados se esperaba para hoy.

Cuatro vale menos de 160 millones

Como publicó El Confidencial en agosto pasado, Mediaset concedía a la marca Cuatro un valor de 160 millones de euros. Eso sí, admitía que la estimación no era definitiva: “El grupo se encuentra inmerso en el proceso relativo a la asignación del precio de adquisición en la compra de Cuatro. A 30 de junio de 2011 dicha distribución tiene carácter provisional y será concluida de forma definitiva no más tarde de la finalización del ejercicio 2011 (…) A la marca Cuatro se le ha asignado un valor de 160 millones, habiéndose reflejado en los seis primeros meses del año el gasto por amortización que corresponde a la vida útil estimada, que es de 20 años”. Mediaset también tenía cerrada la valoración de los derechos audiovisuales y las existencias de la cadena, en 9,8 millones de euros.

Las grandes cifras no difieren en exceso de los adelantados ayer. Mediaset registró unos ingresos de 1.009,33 millones, casi un 14% menos que el año anterior. “Los resultados de la compañía se han visto afectados por la coyuntura económica, que ha impactado en el consumo y en el mercado publicitario en España”, reza el informe. La sociedad compensa esa caída y mejora los márgenes gracias a un ahorro de costes de 145,32 millones en un año en que no tuvo que abonar derechos deportivos, como los del Mundial de Sudáfrica en 2010. También consiguió reducir en 17,2% los costes de personal y un 21% los costes operativos, en torno a 127 millones. Un ajuste atribuido a la reducción del gasto en la programación.

Mediaset y Antena 3, tradicionalmente máquinas de hacer dinero, arrancan el año con indudables dosis de incertidumbre, tras registrar caídas de la inversión publicitaría entre el 15% y el 20% en los primeros meses del ejercicio. Para Mediaset, el escenario se complica por el nivel de gasto que tendrá que afrontar la cadena. Sobre todo en derechos deportivos, un producto del que Telecinco históricamente ha renegado ante la dificultad de rentabilizarlo. Por su parte, Antena 3 tendrá que superar los obstáculos de la Comisión Nacional de Competencia para cerrar la absorción de La Sexta.

Mediaset