Antena 3 asume un 'año puente': no podrá influir en La Sexta hasta 2013
  1. Comunicación
MIENTRAS MEDIAPRO LE QUITA LA FÓRMULA 1

Antena 3 asume un 'año puente': no podrá influir en La Sexta hasta 2013

“¿Y por qué Antena 3 no ha puesto directamente el dinero?”, se preguntaban ayer muchos en el sector después de que Mediapro decidiera rescindir el contrato

Foto: Antena 3 asume un 'año puente': no podrá influir en La Sexta hasta 2013
Antena 3 asume un 'año puente': no podrá influir en La Sexta hasta 2013

“¿Y por qué Antena 3 no ha puesto directamente el dinero?”, se preguntaban ayer muchos en el sector después de que Mediapro decidiera rescindir el contrato de la Fórmula 1 con La Sexta ante un inminente impago. Y recordaban además cómo la cadena de Planeta comunicaba en vísperas de Navidad la compra de la televisión de los Roures, Aragón, Écija o Benet. Una reflexión que olvida cómo ambas empresas aún afrontan un largo camino antes de consumar su unión. Según la hoja de ruta que maneja el grupo de José Manuel Lara, sus primeras decisiones sobre La Sexta no tendrán efecto hasta 2013, lo que convierte este ejercicio en un año puente en el que su nuevo socio todavía caminará sólo con serias tensiones de caja.

“Si todo va bien, ellos cuentan con tener todas las autorizaciones hacia junio, antes del verano. Eso les permitiría empezar a gestionar en septiembre y ver resultados a partir de enero. Ya han asumido que les quedan doce meses para competir de verdad con Telecinco”, aseguran fuentes conocedoras de la estrategia en la cadena. Entretanto, La Sexta tendrá que afrontar de la mejor manera posible sus problemas de tesorería. “No hay forma de que Antena 3 les haga llegar el dinero que necesitan. Para gestionar tienen que esperar la autorización de la Comisión Nacional de Competencia (CNC), que además estará vigilante sobre los contactos que puedan producirse entre ambas sociedades”, explican fuentes del sector.

Doce meses en los que la cadena de Planeta sólo puede preparar el terreno para no perder tiempo en cuanto tenga el plácet. La integración de las apenas 100 personas que componen La Sexta no debería suponer problema alguno. Sí parece razonable tener lista la política comercial –sobre la que Competencia establecerá restricciones similares a las que impuso a Telecinco con Cuatro- o fórmulas para reactivar una cadena que vivirá un lógico impasse en 2012. Primero, por los problemas financieros: hay capacidad para mantener un día a día aseado, pero es imposible en invertir en la parrilla. Y segundo, porque los propios gestores parecen obligados a refrenarse mientras se sustancian los trámites de la fusión.

Telecinco no llega

La pérdida de los derechos del automovilismo por parte de La Sexta revela ese punto de incertidumbre que tendrá que afrontar Antena 3. Es más, aunque existen muchas posibilidades de que la cadena de Silvio González retenga finalmente el Mundial de Fórmula 1, al menos se ha abierto una rendija a Telecinco, hasta ahora sin papel en la película. Y es que Mediapro ha solicitado ofertas al resto de televisiones con la intención de volver a vender los derechos. El problema para Paolo Vasile es que el año próximo ya se ha comprometido a desembolsar unos 70 millones por la Eurocopa de fútbol y 35 por el Mundial de Motociclismo. Demasiados derechos difíciles de rentabilizar en un solo año. El mercado se lo haría pagar.

Por su parte, González ya tenía contemplados 40 millones en el acuerdo de fusión con La Sexta ante un posible impago de la Fórmula 1. Lo normal es que los derechos sean suyos poniendo sobre la mesa ese montante. De hecho y en el escenario planteado, igual le da abonarlos antes o después. “Las televisiones públicas están fuera y el pago está descartado. Si Vasile se vuelve loco y hace una oferta alta se llevará los derechos. Si no, Antena 3 es el final del camino. De hecho, la subasta que se abre es una solución de urgencia pero no la última. Si nadie los quiere, La Sexta podría seguir emitiéndolos aun sin pagar. Antena 3 abonaría el dinero a Mediapro una vez se cierre formalmente la fusión”, aseguran fuentes del sector.

El consejero delegado de Antena 3 dejaba claro cuál es su sentimiento respecto a este tipo de derechos en una presentación con analistas apenas horas después de anunciarse la operación. Y no tenía dudas de que sólo en la cadena principal podría rentabilizarse la Fórmula 1. “Obtendremos mejores resultados en términos de ingresos que en La Sexta, ya que el resultado en términos de audiencia será aún mayor en Antena 3”, aseguró. No obstante, añadía que tanto el fútbol como las carreras son "caros y difíciles de rentabilizar (…) No los renovaremos a menos que se produzca un descenso significativo de los precios”. Y echaba cuentas. De acuerdo con sus cálculos, La Sexta apenas hubiera registrado un ebitda (beneficio bruto operativo) negativo de 10 millones de euros en 2010 sin el deporte.

El pésimo comportamiento del mercado publicitario no ayuda a que la cadena de José Miguel Contreras aguante el tirón. Según diferentes informes de analistas, la caída para las televisiones de los ingresos por anuncios durante el año 2012 podría alcanzar cifras del 10%, un descenso similar al registrado en 2011. En este escenario, en Antena 3 sólo se piensa en pasar el año, consolidar el modelo de parrilla y potenciar La Sexta en cuanto se tenga la gestión real. Eso sí, siempre con la idea de no cambiar su posicionamiento y no repetir los errores de Telecinco. Los gestores de la cadena de Planeta saben que no pueden permitirse perder un año –ni en share ni en target comercial-, algo que piensan hicieron las huestes de Vasile al telecinquear Cuatro. El verdadero examen para ambos rivales empieza en 2013.

Antena 3