Prisa acumula retrasos salariales por 'tensiones' de tesorería
  1. Comunicación
EN PLENA NEGOCIACIÓN DEL ERE

Prisa acumula retrasos salariales por 'tensiones' de tesorería

La gestión de la tesorería del Grupo Prisa atraviesa por momentos de tensión. Según distintas fuentes de la compañía, el grupo de medios controlado por los

Foto: Prisa acumula retrasos salariales por 'tensiones' de tesorería
Prisa acumula retrasos salariales por 'tensiones' de tesorería

La gestión de la tesorería del Grupo Prisa atraviesa por momentos de tensión. Según distintas fuentes de la compañía, el grupo de medios controlado por los fondos inversores de Liberty acumula retrasos salariales correspondientes al mes de junio en varias de sus divisiones, bien sean referidos al pago de una extra o a la propia mensualidad. Así ocurre o ha ocurrido en las últimas semanas, por ejemplo, con empleados en la editora de revistas Progresa o en las cabeceras de los diarios Cinco Días y El País, que funcionan como sociedades autónomas y con convenios laborales distintos.

Estos atrasos puntuales coinciden en el tiempo con la negociación del ERE entre la compañía y los trabajadores, un ajuste laboral que afectará a 2.500 personas y en el que tiene previsto gastarse hasta 100 millones de euros. Sin embargo, más que tratarse de una medida de presión para cerrar las condiciones del proceso antes del otoño, fuentes financieras aseguran que el motivo no es otro que “el equilibrio de liquidez que desde hace meses lleva haciendo Prisa”. Como explican gráficamente desde un banco internacional, “la gestión del circulante es la principal obsesión de la cúpula directiva”.

En este contexto, la llegada del nuevo consejero delegado adjunto, Fernando Abril Martorell, tiene precisamente un mandato prioritario: negociar un nuevo calendario para el pago de los 3.300 millones de deuda que arrastra Prisa. En principio, el financiero (ex Credit Suisse y ex Telefónica) dispone de 18 meses para alcanzar un acuerdo con los bancos acreedores, dado que “es previsible que los compromisos de este año (300 millones) los tenga ya resueltos. Otra cosa es que las áreas de negocio, a pesar de estar en positivo, generen la caja suficiente para pagar intereses, dividendos preferentes y principal”.

El recorte de plantilla en marcha sería sólo uno de los puntos que formarían parte del paquete de medidas de ajuste que Prisa pretende llevar a cabo antes de sentarse con los bancos para obtener un nuevo calendario de pagos. En este caso, el coste de 100 millones de euros puede reportar un ahorro de entre 50-70 millones al año, aunque no serían computables hasta 2013. Otras de las alternativas pasan por la venta de activos, como el 20% que aún controla del grupo portugués Media Capital o el 17% de Telecinco, aunque este porcentaje está bloqueado hasta la resolución sobre su derecho de veto.

En caso de no lograr 500 millones mediante enajenaciones, Prisa contempla la posibilidad de emitir bonos high yield por un importe similar, aunque dadas las circunstancias del mercado de capitales puede resultar complicado. La otra opción para obtener liquidez es que la familia Polanco ejecute las opciones sobre acciones (warrants) que posee (un 70% del total). Como el propio presidente, Ignacio Polanco, anunció hace unos días en la junta general, los fundadores tienen previsto ejecutar cuanto antes sus warrants, a pesar de que el precio de compra (2€ por acción) es superior al de cotización (1,62€).

Y así va a ocurrir de acuerdo con los últimos movimientos patrimoniales de la familia Polanco. El desembolso que tienen que realizar los Polanco para la ejecución de las opciones alcanzaría los 340 millones, un caudal de dinero que recibirá Prisa con los brazos abiertos para reforzar sus recursos propios y disfrutar de margen financiero hasta que refinancie. Para afrontar parte del pago, la familia ha ido retirando la fortuna que gestionaba a través de sus distintas sicav, mientras que los bancos acreedores financiarán la parte restante. Hasta que esto ocurra, manda la “política de parches”.

El País Enrique Polanco