Cebrián pone deberes a Abril-Martorell: quiere mejores condiciones de la banca para Prisa
  1. Comunicación
EL AJUSTE DE PLANTILLA COSTARÁ ENTRE 60 Y 80 MILLONES

Cebrián pone deberes a Abril-Martorell: quiere mejores condiciones de la banca para Prisa

Fernando Abril-Martorell llega el 1 de abril para encargarse de las finanzas de Prisa. Y ya tiene trabajo. El consejero delegado del grupo de medios, Juan

Foto: Cebrián pone deberes a Abril-Martorell: quiere mejores condiciones de la banca para Prisa
Cebrián pone deberes a Abril-Martorell: quiere mejores condiciones de la banca para Prisa

Fernando Abril-Martorell llega el 1 de abril para encargarse de las finanzas de Prisa. Y ya tiene trabajo. El consejero delegado del grupo de medios, Juan Luis Cebrián, aseguró ayer en una conferencia con analistas que la prioridad para a su nuevo cerebro financiero será sentarse con la banca y negociar la mejora de las condiciones en el pago de la deuda. “Dejó claro que quiere un nuevo plan financiero con los bancos”, explica a este diario uno de los asistentes. La deuda de la sociedad, tras el proceso de desinversiones y la inyección de cash de la sociedad americana Liberty, aún supera los 3.200 millones de euros

 

Prisa comunicaba el pasado 2 de diciembre el acuerdo con sus bancos acreedores para extender el vencimiento de la deuda hasta mayo de 2013. Una reestructuración que ha costado sangre a la compañía, que para cumplir sus compromisos ha tenido que deshacerse de Cuatro y participaciones en Santillana, Media Capital y Digital+. Por el camino, los Polanco se han dejado la mayoría de la compañía con la entrada de los hedge funds y firmas de Liberty. Cumplidos los compromisos con las entidades financieras y con el ajuste de la plantilla en marcha, toca sacar pecho y pedir árnica a los bancos, cuya paciencia parece no tener límites.

Todo pese a que Cebrián se mostró confiado sobre la capacidad de la compañía para generar los fondos suficientes para cumplir con las obligaciones del grupo a medio plazo. Según las cuentas de 2010 presentadas esta semana, los vencimientos a corto plazo de la sociedad se elevan a 411,1 millones de euros, mientras que tiene responder a largo plazo por 2.931,1 millones. El factótum de Prisa insistió en que la piedra angular de la estrategia a futuro es reducir la deuda lo antes posible.

A nadie escapa que la llegada como número dos de Abril-Martorell, actual presidente del banco de negocios Credit Suisse en España, tiene por objeto continuar saneando las precarias finanzas del grupo. Aunque Cebrián negoció en primera persona su incorporación, fueron los nuevos accionistas americanos quienes promovieron la llegada de un banquero de prestigio para tomar las riendas económicas del grupo. Ex consejero delegado de Telefónica, Prisa quiere aprovechar desde el primer momento sus buenas relaciones con la banca. Su perfil está más cerca de un primer ejecutivo que de un escudero.

 

El ajuste ya tiene precio

Cebrián también cifró el coste del plan de reestructuración, que supondrá la salida de más de 2.500 profesionales. Entre 60 y 80 millones se gastará la compañía, que quiere mejorar sus ratios de productividad un 25%. La hoja de ruta que marcará el futuro de los profesionales de Prisa en los próximos meses es el denominado Plan de Eficiencia Operativa, que contempla la rescisión del contrato de 2.514 empleados entre 2011 y 2012. Prisa prevé desprenderse -vía bajas incentivadas, prejubilaciones o externalizaciones- de un 18% de su plantilla. Cebrián espera que el ajuste tenga un impacto positivo en la cuenta de resultados de 50 millones.

El consejero delegado de Prisa también hizo hincapié en las bondades nuevo plan de comercialización, destacando las perspectivas positivas de la televisión de pago con la obtención de los derechos de la Champions League a partir de 2012. También pronosticó que el mercado publicitario puede dar síntomas de recuperación en la segunda parte de 2011, siempre y cuando se reactive el consumo de las familias. La compañía mantiene escudos fiscales por valor de 700 millones en Digital+ o 200 millones a nivel de holding.

Según los resultados presentados esta semana, la sociedad arrojó un resultado neto negativo de 72,87 millones en el conjunto del ejercicio. Mucho tuvo que ver el resultado de operaciones en discontinuación –veáse los ingresos ajustados al fondo de comercio en la venta de Cuatro-, pero, sobre todo, la provisión de 80 millones para la “reestructuración en empresas asociadas”. Esos extras arruinan el resultado en un grupo en el que todas las divisiones ganan dinero. En efecto, la división Audiovisual tuvo el año pasado un beneficio antes de impuestos de 308,7 millones; la de Educación/Editorial, de 166,3; la Radio obtuvo un saldo positivo de 108 millones, y la Prensa logró 56,4.

Juan Luis Cebrián Noticias del Grupo Prisa Liberty Seguros