TEMOR A UN NUEVO ASALTO DE CASTELLANOS

Consejeros de Vocento piden que entre un socio financiero en 'ABC'

No bajan limpias las aguas en Vocento a resultas de las pérdidas de ABC. Al menos parte del Consejo de Administración quiere soluciones que van más

Foto: Consejeros de Vocento piden que entre un socio financiero en 'ABC'
Consejeros de Vocento piden que entre un socio financiero en 'ABC'

No bajan limpias las aguas en Vocento a resultas de las pérdidas de ABC. Al menos parte del Consejo de Administración quiere soluciones que van más allá del plan estratégico que aspira a poner el periódico en números negros en dos años. Claudio Aguirre, consejero de la casa, tomó la palabra en el cónclave celebrado el pasado 11 de noviembre y expresó sus dudas sobre el futuro financiero del rotativo, buque insignia del grupo. Y abogó por pedir ayuda. “Hay que buscar un socio gestor que además asuma parte de la deuda”, argumentó con convicción. Una posibilidad que no contempla el consejero delegado, José Manuel Vargas, que confía en cuadrar los números a poco que ayude el mercado publicitario.

La reflexión cayó como un jarro de agua fría en parte del Consejo. Según fuentes conocedoras del episodio, más de uno interpretó ipso facto que ese “socio gestor” del que hablaba Aguirre tenía nombre y apellidos. No era otro que su íntimo amigo Jaime Castellanos. “Más de uno de los asistentes entendió el movimiento como un intento de desestabilización, de agit-prop”, subrayan. Castellanos, viejo accionista de Vocento, es el protagonista de la última gran venta en el sector de medios. Fue en 2007. Colocó Recoletos (con Expansión y Marca a la cabeza) al grupo italiano RCS, editor en España del diario El Mundo, por la friolera de 1.100 millones de euros. Toda una hazaña. El núcleo duro de Vocento teme que entre en el grupo para hacer caja. La familia Castellanos atesora a través de Casgo S.A. un 4,43% de la sociedad.

Una posibilidad que se desmiente desde el entorno de Castellanos, desde donde se asegura que el empresario “está cómodo” como presidente de la aseguradora SC Willis España y no tiene intención de volver al mundo de los medios de comunicación. Incluso se añade que oportunidades no le han faltado en los últimos tiempos más allá de Vocento, incluida una aproximación para volver a tomar posiciones en Expansión, propiedad de Unidad Editorial. Presidente también del banco de negocios Lazard en España, Castellanos es patrono de la Fundación Everis, que ha hecho llegar al Rey un documento suscrito por 100 grandes empresarios en que se piden reformas de calado en la economía y en el modelo de Estado.

Las cifras invitan a tomar decisiones respecto a ABC. El diario registró un ebitda negativo de 56,9 millones de euros en 2009, incluido un expediente de regulación de empleo que supuso la marcha de la mitad de la plantilla. Un goteo de salidas que no se ha frenado en 2010. Hasta septiembre de este año, el beneficio antes de impuestos arrojaba un agujero de 15,1 millones. En el Consejo hay división de opiniones. Unos defienden que se está cumpliendo el plan de reestructuración, por el que el año que viene se perderían menos de 10 millones. Otros, sin embargo, aseguran que se prepara una revisión del plan en diciembre. La deuda acumulada del rotativo se sitúa entre 60 y 70 millones, parte de la cual sería asumida por el nuevo gestor.  

Castellanos, autor intelectual

Y ahí es donde entraría Castellanos, cuya relación con Aguirre es de largo aliento. Ex presidente de Merryll Lynch para España y Portugal, el ahora consejero de Vocento canaliza su actividad a través de la firma de private equity Altamar. Castellanos y Aguirre fueron dos de los tres consejeros que hace apenas dos años José Manuel Entrecanales inscribió en el Registro Mercantil para entrar por la fuerza el Consejo de su rival FCC, de la que Acciona atesoraba un 15%. “Muchos en la cúpula de Vocento entienden que el autor intelectual de la demanda de Aguirre era Castellanos. Además, piensan que la parte difícil de la reestructuración ya está hecha, incluido el ERE, y que es buen momento para que se piense en entrar asumiendo una deuda que no es excesiva”, añaden fuentes internas de la compañía.

No son los únicos negocios que inquietan en el Consejo. Según fuentes conocedoras del cónclave del 11 de noviembre, el propio Aguirre aseguró no ver con malos ojos que el grupo se deshiciera de los negocios deficitarios. Sobre todo Punto Radio, que se dejó 6,2 millones el año pasado, y el gratuito Que!, que perdió casi cinco millones. De momento, la postura oficial es no tomar decisiones drásticas. “Después de lo que hemos pagado, perder uno o dos millones al año no es un problema. Se puede esperar a ver si se recupera el mercado publicitario”, viene a argumentarse desde la cúpula de la organización. Vocento abonó a Recoletos 132 millones de euros por la cabecera. Corría mediados de 2007 y el gratuito -del que el Grupo Godó poseía el 30% del capital- había quedado fuera de la operación de RCS.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios