Es noticia
Menú
Liberty negocia en Madrid la mejora de las condiciones de su acuerdo con Prisa
  1. Comunicación
EL PRECIO DE LA ACCIÓN HACE INVIABLE LA OPERACIÓN

Liberty negocia en Madrid la mejora de las condiciones de su acuerdo con Prisa

Martin E. Franklin, cofundador y presidente del Consejo de Liberty Acquisition Holdings Corp, negocia en Madrid con la cúpula de Prisa una mejora de los términos

Foto: Liberty negocia en Madrid la mejora de las condiciones de su acuerdo con Prisa
Liberty negocia en Madrid la mejora de las condiciones de su acuerdo con Prisa

Martin E. Franklin, cofundador y presidente del Consejo de Liberty Acquisition Holdings Corp, negocia en Madrid con la cúpula de Prisa una mejora de los términos del acuerdo alcanzado con los Polanco para entrar en el capital del grupo de medios español. Sería la segunda revisión del pacto original después de que el pasado 7 de mayo las compañías ya anunciaran una modificación en la ecuación de canje favorable para los accionistas de Liberty, que entraría en el capital de Prisa con más de 900 millones de dólares.

“Franklin no puede vender a sus accionistas que hay que pagar la acción a tres cuando vale dos. La posición es malísima para Prisa dada la situación de los mercados en España. Liberty podría hacerse con una participación mayor por el mismo dinero y los Polanco diluirse aún más, pero eso sería entregar la compañía”, aseguran fuentes financieras. Y es que la acción de Prisa cerró ayer en 2,030 euros, una caída superior al 38% desde los 3,30 a los cotizaba la acción del grupo español cuando se anunció la operación el 5 de marzo.

 

Un escenario que complica la reestructuración de la deuda de Prisa. El 30 de julio es el deadline para que cumpla con las condiciones impuestas por la banca para refinanciarla hasta el año 2013. El requisito más importante es que logre una inyección de capital de al menos 450 millones de euros, una aportación que debería llegar del fondo de Nicolas Berggruen y Martin E.Franklin. “No hay plan B. Si no sale la transacción, Prisa tendrá que ir a mercado y plantear una ampliación de capital con un descuento importante, lo que desplomaría la acción. También puede plantearse que los bancos entren en el capital, pero es lo último que éstos querrían hacer. El problema lo tienen ellos con 5.000 millones pillados en Prisa”, aseguran estas fuentes.

Como ya adelantó este periódico y según un informe de JB Capital Markets, el precio mínimo al que podría compensar a los accionistas de Liberty hacer la operación es 2,94 euros por acción de Prisa. Aunque la mejora efectuada por Prisa a la ecuación de canje podría rebajar algo ese umbral, la brecha sigue siendo demasiado amplia. “Los títulos necesitan un estímulo. El pasado viernes subían un 14,1% después de que Canal Plus Francia, veáse Vivendi, admitiera que podría retomar su interés en Digital Plus. Lo lógico sería que empezáramos a escuchar rumores interesados que lleven la acción cerca de los tres euros que necesita Prisa para que los socios de Liberty puedan plantearse entrar”, aseguran fuentes del mercado.

 

La venta de Media Capital urge

El campo de juego de los rumores entronca con Media Capital. La venta de una participación minoritaria en su filial portuguesa es una de las condiciones impuestas por la banca para sacar adelante la refinanciación. Podría anunciarse en breve la venta de una participación que reportara 100 millones de euros a la compañía. En paralelo, la mejora de las condiciones de la operación para Liberty parece inevitable. “Hay dos problemas para esa opción. Primero, que la diferencia hoy es tan amplia que la dilución destrozaría a los minoristas de Prisa. Por otro lado, hay demasiadas incertidumbres. No se sabe si la reforma laboral va a convencer en Europa, no hay aún una fecha decidida para el voto de Liberty, ¿para qué mejorar si se puede quedar obsoleto en días?”, apuntan fuentes financieras.

La segunda fecha clave para los Polanco es la Junta de Accionistas del 30 de junio, a la que es muy difícil que llegue a tiempo el acuerdo con Liberty. Como admitía Prisa la semana pasada, ni siquiera el regulador estadounidense ha aprobado el folleto F-4. Además, antes la transacción tiene que ser aprobada por los accionistas del fondo americano, que no lo harán al actual precio de la acción. Si un 30% de los accionistas de Liberty votan en contra de la operación, ésta queda anulada. En caso de no llegarse a ese porcentaje y seguir adelante la transacción, quienes la rechacen pueden salirse a 9,87 dólares por acción. En ese caso, incluso puede activarse la condición resolutoria de mantener en el balance al menos 900 millones de dólares.

No son Media Capital y Liberty las únicas condiciones planteadas por la banca. Además, los Polanco precisaban en un hecho relevante que estaban obligados a dar garantías sobre la participación indirecta de Prisa en Telecinco y Digital Plus, así como a aplicar los beneficios obtenidos en la venta del 35% de Santillana al fondo sudamericano DLJ South American Partners “en los términos acordados con los bancos”. También tendrá que poner en prenda sus acciones en Unión Radio, su participación en Digital Plus y su 18,3% en Telecinco si quiere certificar la refinanciación de sus créditos hasta 2013.

La deuda de Prisa está aglutinada en dos créditos. En primer lugar, un préstamo sindicado, encabezado por el HSBC y suscrito en 2005, junto con La Caixa, Caja Madrid y una pléyade de entidades como City, Calyon o Royal Bank of Scotland. Y, después, un préstamo puente suscrito el 20 de diciembre de 2007 para afrontar la opa por el 100% de Sogecable y que tiene como bancos acreedores al HSBC, Santander, Banesto, Caja Madrid, La Caixa, BNP Paribas y Natixis. Según el acuerdo alcanzado con la banca acreedora, el plácet al crédito sindicado supone automáticamente la extensión hasta 2013 del crédito puente. La deuda total del grupo a 31 de diciembre de 2009 rozaba los 5.000 millones de euros.

Martin E. Franklin, cofundador y presidente del Consejo de Liberty Acquisition Holdings Corp, negocia en Madrid con la cúpula de Prisa una mejora de los términos del acuerdo alcanzado con los Polanco para entrar en el capital del grupo de medios español. Sería la segunda revisión del pacto original después de que el pasado 7 de mayo las compañías ya anunciaran una modificación en la ecuación de canje favorable para los accionistas de Liberty, que entraría en el capital de Prisa con más de 900 millones de dólares.

Ignacio Polanco