Matías Cortés facturó ocho millones a Prisa por sus servicios jurídicos en 2009
  1. Comunicación
SE HACE DE ORO CON LA OPERACION DE LIBERTY

Matías Cortés facturó ocho millones a Prisa por sus servicios jurídicos en 2009

Todo queda en casa. Matías Cortés, consejero del Grupo Prisa, facturó a través de su bufete de abogados más ocho millones de euros a la compañía

Foto: Matías Cortés facturó ocho millones a Prisa por sus servicios jurídicos en 2009
Matías Cortés facturó ocho millones a Prisa por sus servicios jurídicos en 2009

Todo queda en casa. Matías Cortés, consejero del Grupo Prisa, facturó a través de su bufete de abogados más ocho millones de euros a la compañía en 2009, una cifra que supera con mucho los 4,5 millones que se apuntó en 2008 y los cero euros percibidos en 2007, año en que no se registró ninguna operación vinculada. Una evolución que prueba el creciente peso de Cortés en la compañía, en paralelo a los esfuerzos del grupo por esquivar la ejecución de los bancos ante una deuda que a cierre de 2009 aún rondaba los 5.000 millones de euros.

La sombra de Cortés está detrás del proceso de desinversiones acometido por la compañía en los últimos meses y, sobre todo, en la futura entrada del fondo americano Liberty Acquisition Holdings Corp. en el capital de Prisa con 900 millones de dólares (más de 700 millones de euros al cambio). No en vano la operación ha estado tutelada por Violy de Harper, ex directora general de JP Morgan durante el caso Banesto. Cortés figuraba a mediados de 2009 como asesor legal para empresas españolas en el equipo de colaboradores de Violy&Company, que ya no facilita esta información en su página web.

El incremento de la facturación de Cortés en Prisa el pasado año se produce después de que, como avanzó este periódico en abril de 2009, la compañía de los Polanco decidiera prescindir de los servicios del prestigioso despacho Uría & Menéndez, durante décadas bufete de referencia del grupo de medios. Una decisión tomada en medio de una delicada negociación con la banca para reestructurar la deuda y que también llevó a la dimisión como secretario del Consejo de Administración de Miguel Satrústegui Gil-Delgado, que ocupaba el cargo desde diciembre de 2000.

Según consta en el informe de gobierno corporativo presentado por Prisa a la CNMV, Cortés Abogados ofreció a la compañía a través de Tescor Profesionales Asociados “servicios de asesoramiento jurídico y dirección letrada, en diversos procedimientos de distinta índole (contencioso-administrativa, civil, mercantil y arbitral) y asesoramiento jurídico consultivo en varios asuntos, prestados a Prisa y Sogecable (…), por valor de 8.039.000 euros”. El nuevo factótum de Prisa es también miembro de la Comisión Ejecutiva, aunque en 2009 ha dejado la presidencia de la Comisión de Auditoría que desempeñaba en 2008.

Más consejeros sacan rédito

La firma Cortés Abogados cuenta con otros 16 letrados en su plantel, encabezado por Matías y sus hermanos Luis y Antonio Cortés Domínguez. Se dice especializada en “asuntos societarios de carácter corporativo y financiero como fusiones y adquisiciones, compraventas de compañías, financiación de negocios, etc.”. En todo caso, no es Matías Cortés el único miembro de la cúpula de Prisa que ha echado una mano a la compañía. José Buenaventura facturó un millón de euros a Sogecable por “asesoramiento financiero”. Más modestamente, Alfonso López Casas y Javier Díez Polanco ganaron 15.000 y 60.000 euros, respectivamente.

Mientras, Prisa y Liberty se preparan ya para que sus accionistas den el sí quiero a la integración, después de que el visto bueno de la banca acreedora de los Polanco consintiera la reestructuración de la deuda y lanzara el proceso. En esta línea, en el registro del formulario F-4 ante la Comisión de Valores de Nueva York realizado el viernes, se insiste en que habrá mecanismos de ajuste para evitar que los actuales accionistas de referencia no bajen del 30% del capital de Prisa. El grupo multimedia español espera emitir aproximadamente 157 millones de acciones ordinarias y 75 millones de acciones convertibles sin derecho a voto para los accionistas y titulares de warrants de Liberty.