NADIE ESTÁ LISTO PARA ABRIR EL MELÓN DE LA SUCESIÓN

Tregua en CEOE para Díaz Ferrán hasta saber el futuro de sus empresas

El presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, salvó ayer un nuevo match-ball. Y, como avanzó este periódico, lo hizo por nolo contendere. Nadie quiso abrir

El presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, salvó ayer un nuevo match-ball. Y, como avanzó este periódico, lo hizo por nolo contendere. Nadie quiso abrir el melón de la sucesión ni en el Comité ni en la Junta Directiva celebrados ayer. Díaz Ferrán recibió el aplauso de parte del cónclave cuando expuso la delicada situación de sus empresas,  aireada a partir del cierre de Air Comet. “Se le ha escuchado. Pero todo el mundo sabe que el partido se juega en otro estadio. Depende del futuro de su grupo de empresas y de que puede arreglar su situación financiera”, aseguran fuentes internas de CEOE.

 

Luego todo queda en stand-by a la espera de ver si Díaz Ferrán puede salvar la situación en Marsans. Quizás por eso el abrumador respaldo que obtuvo el pasado 16 de diciembre, con el caso Air Comet en plena ebullición, bajó ayer de decibelios. “Yo lo compararía con una curva de Gauss. Tuvo un mal arranque en CEOE, que culminó con la marcha de su número dos, Juan Jiménez Aguilar. Un enfrentamiento que se llevó fatal. Sin embargo, es verdad que impuso un estilo nuevo, dando cabida al debate en la organización, y eso gustó a muchos y acrecentó sus prestigio”, aseguraba ayer un vicepresidente, bajo condición del anonimato.

 

“Ese buen hacer alcanzó su apogeo con la negativa a firmar la propuesta del Gobierno en julio para llegar a un acuerdo en el diálogo social –continúa esta fuente. Los problemas en sus empresas han hecho que el apoyo se haya ido diluyendo, no tanto por la situación en sí, sino sobre todo por declaraciones que no han sido afortunadas. Por ejemplo, cuando dijo que no volaría en su propia compañía. Él no tiene la sensación de haber obrado mal y se le apoya, pero hay que dejar el tiempo correr”.

 

El sentimiento de tregua se completa con la falta de alternativas a la vista. Joan Rosell, presidente de Fomento del Trabajo, no lo tendría fácil. Pocos en CEOE ven a un catalán al frente de la patronal. Santiago Herrero, el eterno aspirante, no cuenta con los apoyos necesarios más allá de los empresarios andaluces. Ambos apoyaron abiertamente a Díaz Ferrán en la cena que se celebró el pasado martes, previa a la Junta Directiva. En una organización tan conservadora en sus estatutos como CEOE es muy difícil, casi imposible, plantearse una sucesión que no pase por alguno de los vicepresidentes.

 

Un presidente marcado

 

No faltaba quien ayer se preguntaba en la organización si a la patronal le conviene un presidente marcado por sus problemas empresariales, aunque llegara a solucionarlos. “No tenemos experiencia sobre esa situación en CEOE. Incluso aunque Díaz Ferrán lograra normalizar la situación de sus sociedades, no sería bueno para la patronal que Gobierno y sindicatos le atacaran por sus problemas empresariales cada vez que abriera la boca”, subrayan. Eso en el mejor de los casos. Según publicaba este diario, Marsans necesita 110 millones de dinero fresco para seguir vivo.

 

Oficialmente, la patronal lanzaba un comunicado a la hora del almuerzo en el que exponía que el presidente “ha informado de la situación de Air Comet, “compañía que estaba vendida desde el 2 de diciembre”. Antes sus explicaciones, “el Comité Ejecutivo y la Junta Directiva han expresado su respaldo unánime al presidente de CEOE y a la gestión que realiza en la Confederación, y han destacado la independencia y eficacia con las que desempeña sus funciones”. El resumen de una jornada de guante blanco.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios