Envejecer es feo: embellece tu pubis

La eterna lucha entre aceptarse a una misma con sus taras o caer en una espiral en que la belleza y la perfección priman por encima de cualquier otra cosa

Por Ángeles Caballero10
Envejecer es feo: embellece tu pubis
Es tu hijo, no un Dios

Es tu hijo, no un Dios

Ahora que lo pienso, cuando yo volví de mi última baja me recibieron incluyéndome en un ere temporal. Ni un cartelito de bienvenida ni unos pasteles. Es la maternidad, amigos. Ni más ni menos

8-M: mujeres y muchos 'bad' hombres

8-M: mujeres y muchos 'bad' hombres

Hablamos de lo que falta por hacer, de las trampas del lenguaje, de las otras trampas en las que caemos sin darnos cuenta, de cómo algunos hombres se están dando cuenta y le ponen remedio

Rajoy: llegó, vio y no se acordó

Rajoy: llegó, vio y no se acordó

Era la hora de la siesta y le tocaba ejercer como testigo en el Tribunal Supremo​ y aguantar un montón de preguntas que le obligaban a refrescar la memoria. A quién se le ocurre

Carta de amor efímero a Oriol Junqueras

Carta de amor efímero a Oriol Junqueras

Durante unos segundos me he enamorado de Oriol Junqueras. Que tiene muchísimo mérito por su parte, porque estábamos en un interrogatorio en el Supremo, no en una cena con velas

Bastan 27 minutos para defender España

Bastan 27 minutos para defender España

A las 12:27 el 'speaker' nos dio las gracias por acudir y sonó el himno de España. "¿Pero entonces ya ha acabado?" protestaba una anciana muerta de frío apostada en la puerta del Museo Arqueológico

Anatomía de un chico Telva

Anatomía de un chico Telva

Pablo llevaba unas semanas abusando del batido de proteínas. Soltando perlas, alguna que otra bravuconada, abascalizado perdido. Y ese no es el Pablo que conocimos

Trapero se defiende solo. Y solo a él

Trapero se defiende solo. Y solo a él

La estrella de la mañana era Josep Lluís Trapero, al que nos han querido vender como un guaperas, un tipo irresistible al que el uniforme lo convierte en alguien aún más irresistible

La repelente niña Soraya

La repelente niña Soraya

Soraya vino, flequillo domado mediante, con ganas de tocar las narices y de cantar enterita la lección que traía aprendida de casa

El barrio del Juicio Supremo

El barrio del Juicio Supremo

Pudiera parecer que los comercios se hunden, que los vecinos se plantean huir de sus casas y que todo es por culpa de los catalanes. Pero no sería verdad. Desinflamemos