¿Se deben levantar todas las restricciones para las personas vacunadas?
  1. Área privada EC Exclusivo
  2. Debate del día
EL DEBATE DE LOS SUSCRIPTORES

¿Se deben levantar todas las restricciones para las personas vacunadas?

Esta es la sección destinada a la interacción, a conversar sobre los asuntos más relevantes del día, al intercambio de pareceres entre los miembros de la comunidad de El Confidencial

placeholder Foto: Imagen: Laura Martín.
Imagen: Laura Martín.

La vacuna contra el covid-19 es la respuesta más inmediata y segura que tenemos para empezar a recuperar el mundo de ayer, si es que esto es posible. Pero mientras la inmunidad avanza demasiado lenta entre la población, los países idean soluciones transitorias para devolvernos ciertos márgenes de libertad y reanimar la economía. En la Unión Europa, toma cuerpo el pasaporte sanitario, que eufemísticamente llaman el 'certificado verde digital', una suerte de salvoconducto para que todas aquellas personas que ya estén vacunadas puedan moverse libremente, sin restricciones. La intención de la Comisión Europea es que este documento esté listo en junio, para salvar la temporada turística de verano. España es uno de los socios más interesados en lograrlo.

Con el objetivo de que este certificado responda a un modelo único, el Consejo Europeo acordó los datos mínimos comunes que debe contener, sobre vacunación, pruebas PCR o información acerca de si la persona ha superado el covid-19 y posee anticuerpos. Es decir, se especificará si el ciudadano tiene inmunidad por haber pasado ya el virus aunque no esté vacunado. Esta será la llave para viajar por la UE por ocio o por trabajo.

Foto: Vacunación de personal docente en Nápoles, Italia.  (EFE)

Este pasaporte sanitario suscita dudas éticas y legales. Para empezar, porque con el nuevo documento digital se comparten datos médicos que en cualquier otra circunstancia estarían protegidos. Y porque puede dar origen a una discriminación por motivos de salud (pública): si estás vacunado, podrás viajar libremente. Si no, te someterás a las restricciones sanitarias. Una dualidad de derechos que resulta impensable en cualquier otra situación que no sea una pandemia mundial. Aunque en esto también hay excepciones, de nuevo por enfermedades contagiosas: es el caso de las guarderías públicas, que no aceptan niños que no presenten completa su cartilla de vacunación obligatoria.

Por otra parte, existen dudas científicas sobre la validez de la vacuna, no tanto sobre su eficacia para proteger al inmunizado, sino por que este pueda seguir transmitiendo el virus a otras personas. Estar vacunado no significa que no seas portador, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS) a principios de año, aunque sí se ha demostrado que el riesgo de contagio se reduce drásticamente. Y aquí David Brunat planteaba el dilema: ¿qué hacemos con las personas que deciden no vacunarse, es esta una forma 'de facto' de forzar la vacunación para toda la población?

Foto: El amor en los tiempos del coronavirus. (EFE)

El debate está abierto, pero mientras tanto la realidad es que algunos países ya han empezado a reordenar la vida de los ciudadanos en función de si se han puesto o no la vacuna contra el coronavirus. Estados Unidos, por ejemplo, ha flexibilizado las condiciones para los que han recibido la inyección: por ejemplo, ahorrándoles el uso de la mascarilla en determinadas situaciones.

¿Está de acuerdo en establecer diferencias? ¿Se deben levantar todas las restricciones para las personas vacunadas?

Abrimos el debate a nuestros suscriptores en la sección de comentarios. Rogamos que se ciñan al tema del día y que respeten las normas de la comunidad.

La vacuna contra el covid-19 es la respuesta más inmediata y segura que tenemos para empezar a recuperar el mundo de ayer, si es que esto es posible. Pero mientras la inmunidad avanza demasiado lenta entre la población, los países idean soluciones transitorias para devolvernos ciertos márgenes de libertad y reanimar la economía. En la Unión Europa, toma cuerpo el pasaporte sanitario, que eufemísticamente llaman el 'certificado verde digital', una suerte de salvoconducto para que todas aquellas personas que ya estén vacunadas puedan moverse libremente, sin restricciones. La intención de la Comisión Europea es que este documento esté listo en junio, para salvar la temporada turística de verano. España es uno de los socios más interesados en lograrlo.

El Confidencial
El redactor recomienda