¿Por qué no competiciones mixtas?, por Josep Lluis Ortega
  1. Área privada EC Exclusivo
  2. Cartas al director
ENVÍE SU CARTA EN EL FORMULARIO

¿Por qué no competiciones mixtas?, por Josep Lluis Ortega

Los organismos deportivos tendrían que apoyar las iniciativas mixtas, que no deberían tener ni nombre propio. Deberían ser lo normal en las competiciones deportivas

Foto: Foto: Rocío Márquez.
Foto: Rocío Márquez.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Estimado Director,

Afortunadamente, cada vez se habla más de deportes mixtos, es decir, aquellos en los que los participantes no son de un solo sexo. Sin embargo, no hay muchos que lo sean a todos los efectos en competencia directa: equitación, snooker, croquet, algunas categorías de deporte de motor...

¿Se justifica esta situación por las diferencias en las capacidades físicas (y mentales, recordemos el ajedrez o el go) entre hombres y mujeres? No tengo ni idea de si las mujeres siempre pierden en competiciones deportivas directas o de si siempre tiene que ser así. Lo que creo es que el deporte podría organizarse de forma inherentemente mixta, sin tener en cuenta el sexo de los participantes y sin perder por ello competitividad. Veamos cómo.

Supongamos que en el campeonato del mundo de ajedrez participasen todos los ajedrecistas sin restricciones de acceso por género. Al final, habría una clasificación del número 1 hasta el número N, según el número de participantes.

-Si el 1er clasificado fuese un hombre, sería el campeón del mundo. La primera mujer clasificada sería la campeona femenina del mundo de ajedrez.
-Si la 1a clasificada fuese una mujer. Sería la campeona del mundo. El primer hombre clasificado sería el campeón masculino del mundo.
-Si el 1er o 1a clasificados fuese transgénero, se clasificaría en función de su género real, es decir a aquel con el que se identifica.
-Lo mismo valdría para los tres primeros puestos. Fijémonos que leyendo el resultado final ya sabemos quien es el campeón o campeona absoluto y quién es el campeón por sexo.

Este sistema se podría adaptar fácilmente a casi todas, por no decir todas, las competiciones individuales: atletismo, natación, tenis, esgrima, golf... Podría haber un problema con aquellos deportes individuales en los que la competición es diferente en hombres y mujeres, como la gimnasia artística. No sé los motivos de esas diferencias, pero sospecho que pronto surgirían competiciones con igualdad de criterios. A lo mejor, los hombres tendrían que incluir unos movimientos de baile en el suelo o las mujeres no tendrían que incluirlos...

Los deportes por parejas podrían seguir funcionando igual que ahora. En lo que respecta a los deportes de equipo, creo que la dificultad principal sería la diferencia económica entre los actuales equipos masculinos y los eventuales equipos mixtos. Los equipos, por ejemplo, de fútbol, podrían tener que incluir un porcentaje de jugadores de cada sexo, idealmente al 50%. ¿Cuál sería el problema? De momento, es posible que esos equipos no generasen los beneficios económicos de los actuales equipos exclusivamente masculinos. A lo mejor se podría empezar manteniendo las categorías masculina y femenina, y crear las primeras competiciones mixtas.

Esto son ideas, para su aplicación habría que contar con la opinión de deportistas y público. Los organismos deportivos tendrían que apoyar las iniciativas mixtas, que no deberían tener ni nombre propio. Deberían ser lo normal en las competiciones deportivas.

Josep Lluis Ortega

Estimado Director,

El redactor recomienda