Es noticia
Menú
Democracia en el siglo XXI, por J. L. Benito de la Cruz
  1. Área privada EC Exclusivo
  2. Cartas al director
ENVÍE SU CARTA EN EL FORMULARIO

Democracia en el siglo XXI, por J. L. Benito de la Cruz

Realmente el poder radica en los políticos, que a veces toman decisiones diferentes de lo definido previamente en su programa político preelectoral

Foto: Imagen: Rocío Márquez.
Imagen: Rocío Márquez.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Estimado Director,

En la definición originaria de democracia, se dice que es la forma de gobierno donde el poder reside en el conjunto de la ciudadanía y sus representantes electos por un periodo de tiempo, en nuestro caso cuatro años, toman las decisiones políticas sujetos al Estado de Derecho y normalmente moderados por una constitución.

Realmente el poder radica en los políticos, que a veces toman decisiones diferentes de lo definido previamente en su programa político preelectoral, unas veces por oportunismo político, otras veces por intereses personales más o menos ocultos. Y precisamente sobre este mecanismo viciado es donde es necesario implantar un mecanismo regulatorio que lo corrija y el poder efectivo retorne al conjunto de la ciudadanía. ¿Cómo? De una forma relativamente sencilla: con la e-urna.

Cuando una decisión política importante afecte al Estado de Derecho de cualquiera de sus poderes independientes, a la unidad de la nación, o a cualquier titulo fundamental de la Constitución, se aplicaría la participación directa del conjunto de la ciudadanía mediante el voto electrónico (el poder real retorna al pueblo). Se lanza una petición al Congreso: si supera el 43% de los votantes, por ejemplo, el Congreso tendría la obligación de realizar un plebiscito en formato electrónico con voto emitido con certificado electrónico y el resultado de éste seria vinculante y de obligado cumplimiento; es un método valido, sencillo, rápido y barato, que nos permite conocer la opinión de la mayoría de la ciudadanía.

Otro tema sería por qué no se vota eléctronicamente en las elecciones generales. Se ahorraría mucho tiempo, recuentos y papel y, en definitiva, dinero.

José L. Benito de la Cruz

Estimado Director,

Política
El redactor recomienda