Nada que celebrar, por J. Gibert Arce
  1. Área privada EC Exclusivo
  2. Cartas al director
ENVÍE SU CARTA EN EL FORMULARIO

Nada que celebrar, por J. Gibert Arce

Urge un plan de formación de nuestros políticos para que se parezcan a los del resto de Europa, pero, sobre todo, urge un plan de formación de los ciudadanos

Foto: Foto: Rocío Márquez.
Foto: Rocío Márquez.

Estimado Director,

El pasado 14 de abril tuvo usted la amabilidad de publicar la carta que dediqué a la trascendencia de las elecciones que se iban a celebrar en Madrid el 4-M. En ella especulaba sobre el futuro de los dos partidos que vinieron a transformar el sistema bipartidista imperante desde 1978, Ciudadanos y Unidas Podemos. Se han confirmado los peores pronósticos para ambos. ¿Debemos celebrarlo?

A mi modo de ver, no. Ha sido un fracaso rotundo, un fracaso que nos impedirá entusiasmarnos por cualquier otra iniciativa similar durante mucho tiempo. Porque, francamente, creo que ni Vox ni Más Madrid pueden compararse con el aire fresco que significó la creación de los dos anteriores, liderados por personas jóvenes y que no procedían del aparato de los partidos. La entrevista a ambos realizada por Jordi Évole en el Bar Tío Cuco debería ser material de enseñanza obligatoria.

Sólo encuentro una explicación: nuestros políticos son incapaces de pactar con quien no pueden controlar. Y soy de los convencidos de que tenemos los políticos que nos merecemos, porque representan lo que en el fondo somos. Cuando un periodista pregunta a un líder político con quién pactará o con quién no pactará, está haciendo su trabajo, pero un político sensato y hábil debería responder con humildad, respeto y sentido común: "Serán los españoles quienes decidan con sus votos con quién podré pactar". En lugar de eso, su ego les hace caer siempre en la trampa del periodista y luego, o se desdicen, como el Sr. Sánchez, o se mantienen firmes, como el Sr. Rivera, pero suelen equivocarse casi siempre.

El resultado es que los pactos, con pocas excepciones, se han hecho con partidos nacionalistas, partidos que no buscan reforzar el gobierno de España, sino vampirizarlo. Por demencial que sea, los líderes del bipartidismo español han considerado que eso es mejor que pactar con quien un día podría animarse a ocupar su silla. De nuevo, ignorando la voluntad de los españoles, porque serán éstos quienes elijan.

Urge un plan de formación de nuestros políticos para que se parezcan, aunque sea sólo un poquito, a los del resto de Europa, pero, sobre todo, urge un plan de formación de los ciudadanos para que lo acepten como la solución óptima y ahí es donde los periodistas tienen una misión trascendental. De lo contrario, pronto seremos un estado fallido. Que la UE no confíe en nuestro gobierno y que nos toree hasta nuestro vecino del sur no son buenos augurios.

Jordi Gibert Arce

Estimado Director,

Política Ciudadanos Unidas Podemos Más Madrid Vox
El redactor recomienda