Aligerar o tirar por la borda, por A. Prieto Orviz
  1. Área privada EC Exclusivo
  2. Cartas al director
ENVÍE SU CARTA EN EL FORMULARIO

Aligerar o tirar por la borda, por A. Prieto Orviz

El progreso técnico posibilita llevar a cabo trámites evitando la presencia física, pero conlleva una disminución de los recursos destinados a escuchar y atender al consumidor

placeholder Foto: Imagen: Rocío Márquez.
Imagen: Rocío Márquez.

Estimado Director,

No hace tanto tiempo, era necesario presentarse en una oficina de la compañía de electricidad, telefonía, gas o seguros para llevar a cabo buena parte de las gestiones derivadas de la relación establecida entre el cliente y la empresa; había que acudir a la ventanilla de la sucursal del banco o caja de ahorros para abrir una cuenta corriente, sacar dinero o realizar una transferencia y se hacían las compras pisando el suelo de las tiendas o locales comerciales.

Pero el mundo no reposa y el progreso técnico posibilita llevar a cabo cada vez más trámites evitando la presencia física, con lo cual se ven reducidos tanto los desplazamientos como el tiempo empleado por los ciudadanos a la ejecución de tareas indeseadas, tediosas o vacías de contenido.

Sin embargo, la incorporación paulatina de herramientas virtuales conlleva una disminución de los recursos humanos destinados a escuchar y atender al consumidor, algo que parece contribuir al debilitamiento de valores como la sensibilidad, la confianza y la cercanía, afectando en mayor medida al colectivo de personas mayores debido a la escasa familiarización con las nuevas tecnologías y a la merma progresiva de las facultades y sentidos. Si el ritmo de los cambios técnicos implica aligerar o tirar por la borda la carga de humanidad, ¿es desarrollo o involución social?

Alejandro Prieto Orviz

Estimado Director,

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Recursos humanos Oficinas
El redactor recomienda