Soltar amarras, por A. Prieto Orviz
  1. Área privada EC Exclusivo
  2. Cartas al director
ENVÍE SU CARTA EN EL FORMULARIO

Soltar amarras, por A. Prieto Orviz

La lista de asuntos pendientes para conformar una sociedad más razonable es extensa y el recorrido presumiblemente lento y accidentado

Foto: Imagen: Rocío Márquez.
Imagen: Rocío Márquez.

Al situar la mirada en el retrovisor de la vida, veo a un grupo de niños arrodillados en la acera que, con una pequeña lupa de plástico en la mano y los ojos puestos en la base de la fachada del edificio, pasan la tarde de un caluroso día de verano achicharrando hormigas sin descanso.

Contemplo el vertido directo y constante de los colectores de aguas negras en ríos y playas; observo la cara asustada de un colegial que mantiene el brazo medio extendido y la palma de la mano hacia arriba esperando el impacto de la regla de madera sujeta por el maestro; y oigo voces, ruidos, súplicas y llantos que traspasan los tabiques de las viviendas, es el sonido sobrecogedor del maltrato a una mujer por parte de su marido.

Volviendo la vista al frente, es obvio que muchas cosas han cambiado para bien, ahora hay una mayor concienciación social e institucional en materia de respeto hacia las personas y los animales, así como en lo relativo al cuidado del medio ambiente. Sin embargo, la lista de asuntos pendientes para conformar una sociedad más razonable es extensa y el recorrido presumiblemente lento y accidentado, pues hay amarras educativas y culturales de alta resistencia.

Alejandro Prieto Orviz

Al situar la mirada en el retrovisor de la vida, veo a un grupo de niños arrodillados en la acera que, con una pequeña lupa de plástico en la mano y los ojos puestos en la base de la fachada del edificio, pasan la tarde de un caluroso día de verano achicharrando hormigas sin descanso.

El Confidencial
El redactor recomienda