Despropósito vacunal (II parte), por L. Serrano Cogollor
  1. Área privada EC Exclusivo
  2. Cartas al director
ENVÍE SU CARTA EN EL FORMULARIO

Despropósito vacunal (II parte), por L. Serrano Cogollor

Saquen ustedes las conclusiones que quieran del desbarajuste. Esto es España. No defraudamos en el esperpento

Foto: Foto: Rocío Márquez.
Foto: Rocío Márquez.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Estimado Director,

Bueno, pues después de mi anterior carta, no me resisto a contarles a ustedes el desenlace final. Ya les conté que se había producido el despropósito de que, como se había decidido (en España, solamente) que la vacuna de Astra Zeneca no se ponía a mayores de 55 años (recuerden que en otros paises son 65 y en Alemania ahora ni eso), no se estaba vacunando a profesores, policías y otros colectivos de riesgo mayores de 55 años, o sea, los de más riesgo. Entre ellos a mi mujer, jefa de departamento y profesora de Instituto.

Pues cuál no sería nuestra sorpresa cuando anteayer, viernes 5, llaman a mi mujer de la Consejería de Sanidad de la CAM para que acuda a vacunarse el domingo 7 al Zendal a las 6 de la tarde. Recibimos dos llamadas distintas citándola y, en las dos, preguntaron la fecha de nacimiento y eso no hizo variar la cita.

Así que mi mujer se presenta en el Zendal, junto con otros profesores y en la puerta le dicen que no la van a vacunar por que su edad, efectivamente, es superior a 55 años. Después de citarla y de ir y de preguntarle la edad en las llamadas. En la cola otros compañeros, también citados y también mayores de 55 años, reciben la noticia y se vuelven con un justificante para ver si en su ambulatorio, su médico de cabecera les quiere vacunar.

Pero mi esposa, combativa como es, monta el pollo y se entrevista con la supervisora de enfermería que, como no puede ser de otro modo, le da la razón, primero porque la han citado, segundo porque es absurdo que no se le ponga una vacuna que hasta en Alemania se pone ya a todo el mundo. Le hacen firmar un papel de consentimiento informado y, al final, sale vacunada.

Saquen ustedes las conclusiones que quieran del desbarajuste. Esto es España. No defraudamos en el esperpento.

Luis Serrano Cogollor

Estimado Director,

Vacunación Madrid
El redactor recomienda