Temporales públicos, por L. Recio
  1. Área privada EC Exclusivo
  2. Cartas al director
ENVÍE SU CARTA EN EL FORMULARIO INFERIOR

Temporales públicos, por L. Recio

Existe un marco mental social según el cual el trabajo fijo o ser funcionario son privilegios que deben revisarse en nombre de la igualdad

Foto: EC.
EC.

Estimado director:

Después de reflexionar sobre determinados movimientos políticos, pero sobre todo sobre ciertas sentencias nacionales dictadas hasta ahora, no es difícil concluir que la judicatura está imbuida de una serie de ideas, que más bien parecen prejuicios, en torno a la precariedad de los trabajadores temporales públicos (TTP). Es una situación que deriva de un marco mental social previamente adquirido según el cual el trabajo fijo o ser funcionario son privilegios que deben revisarse en nombre de la igualdad. Una situación presentada como insostenible en la que no será difícil justificar unas ofertas de empleo público (y recortes) para igualar ese mercado laboral precario, pero nunca al alza sino a la baja.

Cabe considerar que esta 'guerra', como otras, en gran medida se libra en los medios de (in)comunicación y algunos (incluidos ciertos intereses políticos y sindicatos representativos ¿de quién?) creen que con la adecuada manipulación pueden crear una realidad. Estos están ayudados —intencionadamente o no— por algunos jueces sofistas (por desgracia, demasiados) y sindicatos paniaguados, que a base de distorsionar interpretaciones y repetir determinados relatos como un mantra pretenden cambiar la percepción de la realidad. De esta manera, se exhiben sentencias y leyes como avances que tristemente son retrocesos, como modernización lo que desgraciadamente es un viejo patrón, como un triunfo social lo que en realidad es una calamidad que acabaremos pagando entre todos.

Luis Recio Conde

Estimado director:

Sindicatos Precariedad