Dignidad sin subsidios, por J. Madrid
  1. Área privada EC Exclusivo
  2. Cartas al director
ENVÍE SU CARTA EN EL FORMULARIO INFERIOR

Dignidad sin subsidios, por J. Madrid

El estado de bienestar ha contribuido también decisivamente a degradar la dignidad del trabajo al crear a seres dependientes

Foto: EC.
EC.

Estimado director,

el artículo "En qué se equivocan los progresistas: el timo de la meritocracia", de Michael Sandel, publicado ayer en la sección de Cultura, aborda un tema complejo e interesante.

Se dice en el artículo: "En la derecha, hay quienes han invocado la dignidad del trabajo como argumento para hacer recortes en el estado de bienestar, alegando que ello dificultaría la vida de los ociosos y los destetaría de la dependencia."

Pero es que el estado de bienestar ha contribuido también decisivamente a degradar el concepto de dignidad del propio trabajo, estableciendo unos subsudios que hacen que en muchas ocasiones el individuo sea un dependiente del Estado y prefiera cobrarlo sin trabajar.

Y pese a este hecho, la solución sorprendentemente es subir impuestos: "La tributación no es sólo una forma de aumentar los ingresos, sino también una forma de expresar los valores de una sociedad". Ya lo vimos en las economías comunistas y cómo sus valores alumbraron y dieron ejemplo a la civilización universal.

Y lo siguiente, claro, es dar subsidios. Es una ley casi universal que resulta imposible administrar de una manera racional el dinero público, abundante y que no es de nadie. El resultado es el fraude y la corruppción del propio sistema. Lo vemos en España todos los dias y no hay motivo alguno para confiar en que el hombre se redima de su propia avaricia, sea de Podemos o del PP.

Recuperar la dignidad del trabajo bien hecho y bien pagado es un problema, pero las soluciones que se propugnan son las de siempre, que han fracasado una y otra vez.

J. Madrid

Impuestos Partido Popular (PP) Estado del bienestar