Es noticia
Menú
Para momia, la corrección política: Soto Ivars desde su Trinchera Cultural
  1. Área privada EC Exclusivo
TRINCHERA CULTURAL

Para momia, la corrección política: Soto Ivars desde su Trinchera Cultural

Cada sábado, Juan Soto Ivars envía sus partes desde la Trinchera Cultural directamente a tu correo electrónico en forma de newsletter. ¡Suscríbete y recíbela tú también"

Foto: Imagen: EC Diseño
Imagen: EC Diseño

Este es un fragmento del último número de la newsletter Trinchera Cultural de Juan Soto Ivars. Para recibirla en tu correo electrónico cada sábado solo tienes que suscribirte gratis aquí.

*Si no ves correctamente el módulo de suscripción, haz clic aquí

¡Buenos días, momias!

La semana pasada traduje mal un titular, por ir con prisas. Gracias a quienes me lo avisasteis. Pero no sólo hago este acto de contrición, sino que también me trabajo el propósito de enmienda. De modo que he buscado y rebuscado, y he ido a las mismísimas fuentes (del Nilo) para constatar que la noticia sobre el museo británico y las momias era cierta. Porque no me lo podía creer.

Pero sí, es cierta. El British Museum propone dejar de llamar "momias" a las momias, por considerar colonialista y poco respetuoso este término, y sustituir la bonita palabra por "restos momificados". De esta manera, podríamos empezar a llamar "resto momificado" a ciertas personas famosas que pasan por el cirujano demasiadas veces como consecuencia del miedo a envejecer, y, de paso, seríamos muy respetuosos con la identidad de género de Tutankamón y su pandilla. Con lo que hoy sabemos sobre las mujeres con pene, creo que hemos sido muy poco delicados al imponerles unos pronombres.

Por fortuna, la iniciativa del British ha provocado una buena tormenta del desierto, y prácticamente se han quedado solos en su idiotez. Esto es una señal del cambio de los tiempos: hace pocos años, iniciativas mongoloides como ésta se criticaban en voz baja. La gente estaba acojonada ante la amenaza insensata de ser considerado racista por una recua de infraseres digitales sólo por llamar "momia" a una momia. Gracias a ese miedo a criticar lo criticable, por ejemplo, la torre Hume de la Universidad de Edimburgo tuvo que cambiar su nombre por las connotaciones racistas que se inventó el activismo. Pero las cosas han cambiado.

Sugerencias, a: guerracultural@elconfidencial.com

Este es un fragmento del último número de la newsletter Trinchera Cultural de Juan Soto Ivars. Para recibirla en tu correo electrónico cada sábado solo tienes que suscribirte gratis aquí.

Trinchera Cultural
El redactor recomienda