El Pulso Económico | El rescate silencioso del BCE, chantajillo de Trabajo y susto en los PGE
  1. Área privada EC Exclusivo
LA AGENDA DE LA SEMANA

El Pulso Económico | El rescate silencioso del BCE, chantajillo de Trabajo y susto en los PGE

El viento de cola soplará varios años en la economía española, tanto por la inercia como por los fondos europeos y por los estímulo del BCE, pero la inflación ha vuelto con fuerza

Foto: Imagen: Pablo López Learte.
Imagen: Pablo López Learte.

Los fondos europeos a los que hemos encomendado la recuperación pospandemia ascienden a 140.000 millones de euros, distribuidos a lo largo de seis años, a razón de 23.000 millones por ejercicio. Solo en 2020, el Banco Central Europeo adquirió 120.000 millones de euros de deuda española, lo que contribuyó a mantener a raya los tipos de interés que el Estado paga para poder gastar más de lo que ingresa.

Todo forma parte del plan. El viento de cola soplará varios años en la economía española, tanto por la inercia de la recuperación, como por los fondos europeos y por las medidas de estímulo del BCE. Pero en los últimos meses, una vieja amiga, la inflación, ha vuelto con más fuerza de la esperada.

Foto: Imagen: EC Diseño.

El IPC de la zona euro se ha situado en el 3%, su nivel máximo en una década, y en el caso español, el indicador se ha colocado en el 3,3%. El análisis que haga el BCE de la situación será fundamental para determinar cuánto más y con qué intensidad durará el rescate silencioso de la institución monetaria de la zona euro.

Hasta ahora, la escalada del IPC se ha considerado un factor transitorio, pero también se ha incidido en los riesgos de segunda vuelta, que es como los economistas llaman a una cronificación de una inflación que se asumía temporal. Cuanto más transitoria considere el BCE la subida de los precios, más durarán los estímulos. Cuanto más riesgo de efecto de segunda vuelta vea el BCE, antes los desmantelará. Lo mismo ocurre con las previsiones económicas, que el banco revisará en esta misma cita. Cuanto mayor sea la mejora, menos vida le quedarán a los estímulos. Y lo mismo ocurre a la inversa. Lo más probable es que el BCE revise las previsiones macroeconómicas de la zona euro para los próximos años, pero que compense el optimismo de los datos con la cautela que obliga la evolución de la variante delta del covid-19.

El próximo jueves, tras la reunión del Consejo de Gobierno, la presidenta Christine Lagarde y el vicepresidente Luis de Guindos tendrán la oportunidad de esbozar un primer diagnóstico.

Una oferta 'irrechazable'

Esta semana continuará el tira y afloja por la subida del salario mínimo interprofesional. El Ministerio de Trabajo, con la vicepresidenta Yolanda Díaz al frente, han hecho a la CEOE una oferta de aquellas que no se pueden rechazar. O acuerda una subida del salario mínimo que no quiere, y así el Gobierno puede envolver la medida en el papel de celofán del acuerdo del diálogo social, o bien esta se impondrá por decreto y en el máximo de la horquilla propuesta por el comité de expertos (de entre 12 y 19 euros al mes).

Del punto intermedio del rango -15 euros- a los 19 del máximo, apenas van 4 euros. Estamos hablando de que en lugar de subir un 1,6% el SMI, lo hará el 2%. El chantaje se queda en chantajillo, pero para la CEOE no se trata de una cuestión de grado, sino de principio. La incertidumbre de la variante delta, la subida de las materias primas, la factura energética y ahora el SMI... No son los 15 euros al mes por empleado, es la suma de todo. Especialmente para las pymes y micropymes de este país, que son legión.

Susto en los PGE

El culebrón eléctrico, con los precios de la luz por encima de los 130 euros el MW/hora, concluyó la semana pasada con una noticia con potencial para desestabilizar la coalición: Unidas Podemos incluirá sus peticiones para doblegar la factura de la electricidad en las negociaciones de los Presupuestos Generales del Estado. Pero ahí no acaba la cosa. El resto de socios parlamentarios del Ejecutivo van a hacer lo propio. ERC, EH Bildu, Compromís, Más País o BNG lo van a situar como elemento estructural de la negociación.

En su entrevista concedida ayer al diario El País, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se comprometió con los españoles a que la factura media de 2021 no se aleje mucho de la de 2018. La elección del año coincide con el de su llegada a la Moncloa tras la moción de censura a Mariano Rajoy, pero también, convenientemente, con que 2018 fue el año más caro desde 2012 -que a su vez fue récord histórico- y que desde entonces la factura ha encadenado significativos descensos (2020 fue el más barato de la década, por ejemplo).

Los fondos europeos a los que hemos encomendado la recuperación pospandemia ascienden a 140.000 millones de euros, distribuidos a lo largo de seis años, a razón de 23.000 millones por ejercicio. Solo en 2020, el Banco Central Europeo adquirió 120.000 millones de euros de deuda española, lo que contribuyó a mantener a raya los tipos de interés que el Estado paga para poder gastar más de lo que ingresa.

Economía Banco Central Europeo (BCE) Ministerio de Trabajo CEOE Inflación Christine Lagarde SMI
El redactor recomienda