Es noticia
Menú
Tendencia Lux | Las 10 piscinas más sorprendentes y exclusivas del mundo
  1. Área privada EC Exclusivo
A GRANDES MALES, REFRESCANTES REMEDIOS

Tendencia Lux | Las 10 piscinas más sorprendentes y exclusivas del mundo

Darte un chapuzón a 200 metros de altura o zambullirte rodeado de elefantes: hay muchas formas de refrescarse, pero estas son las más alucinantes que encontrarás en el planeta

Foto: Imagen: Irene de Pablo.
Imagen: Irene de Pablo.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El verano de 2021 será recordado como uno de los más calurosos de los últimos años. Probablemente, y si hacemos caso a los indicadores que el cambio climático viene señalando, ostentará esta marca por poco tiempo. En España, Córdoba sigue siendo la provincia más calurosa, y el municipio cordobés de Montoro, la sartén penínsular: ahí se han alcanzado este año los 47,2 ºC, quedándose solo a una décima de su propio récord, fijado el 13 de julio de 2017, aunque la Aemet no lo homologó debido a que se trataba de una estación de una red secundaria (generalmente, estaciones termopluviométricas) y se desconocía el estado del aparato que marcó ese registro.

Aunque en España hayamos pasado calor con temperaturas que nos sitúan a la cabeza de Europa (en el 'top' de la tabla, los 48,5 grados registrados en Sicilia en 1999 y los 48 en Grecia en 1977), estamos aún muy lejos de algunos países como Pakistán, Arabia Saudí o Qatar, donde se suelen 'disfrutar' días de 52 grados. Hasta el momento, el récord absoluto está en territorio norteamericano, donde el termómetro se disparó el 10 de julio de 1913 a los 56,7 ºC. ¿Dónde? En el californiano Valle de la Muerte. El nombre ya invita.

Pero a grandes males, refrescantes remedios. La próxima vez que se anuncie una subida de temperaturas, una ola de calor, una calima, una intrusión de polvo sahariano o el apocalipsis térmico, procura que te pille en una de estas alucinantes piscinas. Si hay que sufrir, que sea en remojo.

'Jroña que jroña'

Con siete niveles en cascada por el borde de un acantilado en una serie de edificios encalados de poca altura con vistas a la Caldera, el Grace Santorini puede presumir de ser uno de los pocos hoteles que siempre se cuelan en los cientos de listados que se han hecho sobre 'hoteles con vistas alucinantes', 'hoteles con increíbles piscinas' y 'hoteles con increíbles piscinas y vistas alucinantes'.

placeholder Imagen panorámica del hotel. (Cortesía)
Imagen panorámica del hotel. (Cortesía)

Combinando elementos de la arquitectura tradicional de las islas Cícladas con las comodidades más modernas, el hotel ofrece un confort de lujo superior en un ambiente exclusivo y relajante. Sus cinco estrellas y sus 21 habitaciones lo convierten en un lugar donde la tranquilidad y el relax están asegurados. Además, fue renovado en 2016 para mejorar (¿se podía?) sus instalaciones. Seguramente haya más hoteles al borde de un acantilado, pero pocos con la forma dramática en que esta propiedad está tallada en un acantilado con vistas panorámicas del mar Egeo y su Caldera, parcialmente sumergida. Y como decía aquella abuela del yogur griego, que siga así 'χρόνια και χρόνια' (es decir, 'años y años').

placeholder Vistas desde la piscina del Grace Santorini. (Cortesía)
Vistas desde la piscina del Grace Santorini. (Cortesía)

Lo mejor: tomarse un cóctel desde la piscina infinita con esa vista mediterránea que es un bálsamo para el alma.

Precio: desde 1.700 euros.

Yo tenía una granja en África

Si Karen Blixen levantara la cabeza (falleció en 1962) y viera lo que la gente del Four Seasons ha montado en el Parque Nacional Serengeti de Tanzania, seguramente le darían ganas de cambiar su granjita a los pies de las colinas de Ngong por una habitación en este 'lodge' de lujo al estilo sabana africana. Está situado en el corazón de las reservas de fauna animal más fabulosas del mundo, donde cinco de los grandes de la selva (león, leopardo, búfalo, elefante y rinoceronte) se pasean mientras tú te tomas una 'relaxing cup of café con leche' antes de darte una vuelta en globo o visitar la selva con las tribus masái locales.

placeholder Piscina del Four Seasons. (Cortesía)
Piscina del Four Seasons. (Cortesía)

Lo mejor: pegarte un chapuzón frente al abrevadero donde los elefantes y otros animales hacen su alto para repostar. Para una experiencia más completa, no olvides brindar 'por la cándida adolescencia'.

Precio: unos 1.700 euros por noche la habitación doble.

Una piscina con vistas

Ya que estamos con referencias literarias y cinematográficas, en 1908 el inglés E. M. Forster escribió 'Una habitación con vistas', una novela sobre las primeras experiencias sentimentales de una joven mujer inglesa de la época eduardiana. Lo que no se imaginaba este escritor es que el título de su obra se convertiría, con los años, en el mejor reclamo de cualquier negocio hotelero que se precie: es decir, este mantra y el precio de la habitación se dispara, y las expectativas del usuario también. Pero lo del Marina Bay Sands de Singapur es otra historia, otra liga, otro nivel.

placeholder La impresionante silueta del Marina Bay Sands. (Cortesía)
La impresionante silueta del Marina Bay Sands. (Cortesía)

De hecho, 57 niveles, que es la altura a la que está situada la azotea del establecimiento, donde encontramos una de las piscinas con mejores vistas del mundo. O, por lo menos, con mayor altitud: a 200 metros, para ser exactos. Ahí arriba, uniendo las tres torres, se encuentran los 150 metros de superficie acuática para que puedas nadar y sentir vértigo al mismo tiempo.

Lo mejor: el horario es tan amplio (de seis de la mañana a 11 de la noche) que puedes bañarte antes del amanecer, del atardecer y del anochecer, con permiso de Julie Delpy y Ethan Hawke. La piscina tiene una profundidad de 1,20 metros (bien pensado para poder hacer fotos sin que se te moje el móvil).

Precio: desde 300 dolares la noche.

Hasta el infinito y más allá

Se llama Infinity London y está llamada a ser, si finalmente se construye, la piscina infinita más infinita del infinito. La idea es que logre destronar a la que es hasta el momento la pileta 360º más alta del Reino Unido, situada en la cúpula del edificio The Shard, un rascacielos de 95 plantas en Southwark y que mide algo más de 300 metros.

El ambicioso proyecto de la firma Compass Pools, experta, como su propio nombre indica, en piscinas (de lujo, para más señas), es dar forma a una que defina el trazado del edificio donde se sitúe y no al revés. Alex Kemsley, director técnico de la compañía, explica: "En este proyecto, comenzamos con el diseño de la piscina y esencialmente dijimos, '¿cómo colocamos un edificio debajo de esto?".

placeholder Infinity London. (Cortesía)
Infinity London. (Cortesía)

La piscina, de 600.000 litros, está hecha de acrílico fundido en lugar de vidrio, ya que este material transmite la luz en una longitud de onda similar al agua para que se vea perfectamente clara. El vaso de la piscina también es transparente.

Lo mejor: para acceder a la piscina se sube a través de una escalera de caracol giratoria basada en la puerta de un submarino, que se elevará desde el vaso cuando alguien quiera entrar o salir. Su sistema de calefacción utilizará la energía residual del sistema de aire acondicionado del edificio.

Precio: se busca financiación, así que puedes rascarte los bolsillos.

Sorgo rojo

Cualquier biblia piscinera (o sea, la que usan los fabricantes, no los usuarios) habla de los factores a tener en cuenta a la hora de fabricar una: la geometría del vaso, las proporciones, la profundidad, el estilo, los acabados... y el color. Así, los oscuros y negros se relacionan con un aire elegante; los blancos y cremas trasmiten serenidad, y los rojos, granates, azules eléctricos y amarillos son los más adecuados para maximizar el efecto lúdico y sorprender.

placeholder La piscina de The Library. (Cortesía)
La piscina de The Library. (Cortesía)

Con el telón de fondo de la playa de Chaweng de Koh Samui (Tailandia), The Library puede presumir de poseer una de las piscinas más originales del mercado gracias a su fondo de mosaico rojizo italiano. Un chapuzón matutino en la piscina se vuelve literario cuando The Library (que significa biblioteca en inglés) abre el acceso a su impresionante colección de libros para leer en medio de relajantes vistas.

Lo mejor: poder alternar dos de las mejores formas de 'perder' el tiempo, la lectura y el descanso.

Precio: desde 240 euros la noche.

Parece que refresca

De la misma manera que las bicicletas no son solo para el verano (por mucho que se empeñara el gran Fernando Fernán Gómez), tampoco las piscinas tienen que estar siempre en destinos paradisiacos donde la temperatura nunca baja de los 25 y se puede vivir en camiseta y bermudas todo el año. En los Alpes suizos, por ejemplo, el termómetro puede caer hasta los 10 grados bajo cero y eso no impide poder darse un bañito.

The Cambrian es un encantador hotel cuatro estrellas que se localiza en el centro de Adelboden y ofrece unas espectaculares vistas a los Alpes suizos desde sus habitaciones superiores y (lo más importante) desde la piscina exterior climatizada. Este hotel y 'spa', diseñado por Peter Silling & Associates, dispone de una impresionante piscina climatizada (ahí estaba el truco).

Lo mejor: no hace falta estar alojado en el hotel para disfrutarla, puedes reservar únicamente el 'spa' y además hay distintos tipos de tratamientos.

Precio: en torno a los 250 euros por noche.

Un oasis en el desierto

Y hasta aquí una selección de piscinas, más o menos espectaculares, más o menos exclusivas, más o menos impactantes. Pero lo del Citystars Sharm El Sheikh no sabemos muy bien cómo catalogarlo: la piscina de este hotel posee el récord Guinness por ser la laguna cristalina artificial más grande del mundo. Playas de arena blanca rodean la laguna de 12,5 hectáreas, que permite nadar, hacer kayak y navegar. Más allá de su tamaño, es notable también por su ubicación en medio del desierto del Sinaí, a cinco kilómetros tierra adentro de la famosa ciudad turística de Sharm El Sheikh (Egipto). El suministro de agua salada proviene de acuíferos desérticos inutilizables y tarda 22 días en llenarse. La construcción alcanzó los 5,5 millones de dólares.

placeholder La piscina más grande del mundo.
La piscina más grande del mundo.

Lo mejor: además de la megapiscina, el recinto cuenta también con otras 12 lagunas más pequeñas. En total, 22 kilómetros de playas de arena blanca.

Precio: aún por establecerse, porque su construcción se producirá en los próximos meses.

En una gruta

Ubicado en Heber Valley, se encuentra uno de los secretos mejor guardados de Utah (EEUU). El cráter en el Homestead Resort en Midway, Utah, es una fuente termal geotérmica que se creó hace más de 10.000 años cuando la nieve derretida se adentraba en la tierra y se filtraba hacia la superficie al ser calentada en el interior. A medida que el agua tibia subió a la superficie, recogió minerales, creando finalmente el depósito de piedra caliza en forma de colmena que ahora se llama The Homestead Crater.

El agua rica en minerales mantiene una temperatura de 32 grados durante todo el año, con lo que permite el baño en cualquier estación mientras el agujero en la parte superior de la cúpula deja entrar la luz del sol y el aire fresco.

Lo mejor: además de bañarte, relajarte, chapotear, puedes hacer un curso de buceo.

Precio: desde 150 euros la noche.

20.000 leguas de viaje submarino

El Deep Dive Dubai parece una creación nacida de la efervescente imaginación del francés Julio Verne: se trata de la piscina con mayor profundidad del mundo gracias a sus 60 metros y ocupa el equivalente a seis piscinas olímpicas. Si lo que tienes en mente es una masa de agua para meter los pies y disfrutar de un paisaje relajante, este no es tu destino; pero si lo que buscas es emular al capitán Nemo y descubrir tesoros bajo el fondo marino (bueno, en realidad, fondo piscinero de 14 millones de litros de agua dulce), entonces ponte el regulador, agarra el manómetro y prepárate para bucear por habitaciones escondidas, dentro de las que el visitante podrá encontrar vehículos, juegos y varios decorados. Además, cuenta con sistemas de iluminación y sonido de última generación que crean diferentes ambientes submarinos. Por tener, tiene hasta el visto bueno de Will Smith.

La instalación garantiza la limpieza del agua, gracias a un sistema de filtros que se activa cada seis horas, y la seguridad, ya que está equipada con 56 cámaras de videovigilancia.

Lo mejor: el agua se mantiene a 30 grados, lo que mejora el confort de los buceadores, que pueden llevar trajes de neopreno ligeros.

Precio: desde 400 dirhams (38 euros) para las experiencias más sencillas y 1.500 dirhams (140 euros) el 'tour' completo.

La metapiscina

El sueño de cualquier amante del arte de 'estar en remojo': una piscina dentro de una laguna con un tobogán que conecta ambos escenarios. Pa-ra-í-so. Y también uno de los destinos favoritos para las parejas, que lo han valorado con un 9,7 sobre 10 en las páginas de reservas hoteleras. Que el lugar se encuentre en las islas Maldivas también ayuda, claro.

Para ser exactos, el Soneva Jani está en la isla de Medhufaru, en el atolón Noonu, en medio de una laguna de 5,6 kilómetros. Esa que se ve en la foto con aguas color esmeralda. El establecimiento ofrece villas sobre el agua que disponen de un tramo propio en la laguna, piscina privada y dormitorio principal con techo retráctil. Además de un tobogán en la planta superior que da acceso directo a la laguna. El establecimiento se encuentra a 40 minutos en hidroavión del aeropuerto internacional de Malé y a una hora en lancha rápida del Soneva Fushi, un complejo asociado al Soneva Jani.

Lo mejor: además de disponer de un centro de buceo y de deportes acuáticos, también hay un cine sobre el agua.

Precio: desde 2.000 euros la noche.

El verano de 2021 será recordado como uno de los más calurosos de los últimos años. Probablemente, y si hacemos caso a los indicadores que el cambio climático viene señalando, ostentará esta marca por poco tiempo. En España, Córdoba sigue siendo la provincia más calurosa, y el municipio cordobés de Montoro, la sartén penínsular: ahí se han alcanzado este año los 47,2 ºC, quedándose solo a una décima de su propio récord, fijado el 13 de julio de 2017, aunque la Aemet no lo homologó debido a que se trataba de una estación de una red secundaria (generalmente, estaciones termopluviométricas) y se desconocía el estado del aparato que marcó ese registro.

Vacaciones Piscina
El redactor recomienda