Marca España | ¿Trabajar en Ibiza? Se buscan detectives infiltrados en fiestas ilegales
  1. Área privada EC Exclusivo
REVISTA DE MEDIOS

Marca España | ¿Trabajar en Ibiza? Se buscan detectives infiltrados en fiestas ilegales

La prensa extranjera es parte esencial de la imagen que se tiene de nuestro país más allá de las fronteras españolas. ¿Qué dicen exactamente y cómo nos ven en el resto del mundo?

Foto: Imagen: Laura Martín
Imagen: Laura Martín
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Seguro que más de una vez han escuchado eso de que trabajando en verano en Ibiza se gana lo suficiente para el resto del año. Suena lógico teniendo en cuenta que no es una isla barata y que parece que todo famoso, incluso a los que no conoce nadie, se pasan por allí en verano a darse un paseo en barco. Me paro aquí: ¿qué pasa con los barcos? ¿Por qué parece que todo el mundo tiene barco? En fin, seguimos.

Estábamos en Ibiza. Resulta que cuando los locales de la isla, esos que le han venido a usted a la mente, se preparaban para salvar el verano ha llegado la variante delta a llevárselo todo por delante. Muchos no han podido abrir y eso ha hecho que la clientela habitual se tenga que buscar la vida para satisfacer las ganas de fiesta. Aquí enlazamos con el principio.

Esas fiestas ilegales en locales y casas que son tan populares en la isla han provocado el auge de un nuevo empleo: investigador infiltrado en fiestas. Así lo cuenta esta semana The New York Times, que explica que estos detectives "se cuelan en fiestas ilegales en residencias privadas y villas alejadas de la primera línea de la isla".

Citando a funcionarios locales, el diario estadounidense explica que "no era posible usar a los inspectores de Salud o a policías para hacer este trabajo, porque no tenían la formación ni la experiencia, además de que ya están bastante ocupados con sus tareas habituales. Así que se ha recurrido a una agencia que recluta extranjeros de entre 30 y 40 años que se pasan por los bares cerca de la hora de cierre para ver si consiguen una invitación a estas fiestas". No es un mal empleo.

placeholder Calles vacías en Ibiza por las restricciones horarias. (EFE)
Calles vacías en Ibiza por las restricciones horarias. (EFE)

No abandonamos la playa, que estamos en agosto. Marketwatch, un medio que habitualmente dedica sus líneas a informaciones financieras, cree que la Costa del Sol es la nueva California. "Las costas californianas están masificadas y son prohibitivamente caras, pero esta parte del sur de España ofrece un estilo de vida similar por una fracción del precio de vida".

"La Costa del Sol podría ser La Jolla, Ventura, Laguna Beach o Santa Bárbara... solo que hace 50 años. [...] Es una zona que promete 320 días de sol al año. [...] Y además su geología, flora, costa y verano amable recuerdan claramente al sur de California", cuenta el medio financiero.

En un largo reportaje se pasan por los puntos más relevantes, siempre girando en torno a Málaga. Por supuesto, no faltan las alusiones a la gastronomía local: "La Costa del Sol es conocida por su deliciosa cocina mediterránea, especialmente por el local pescadito". No me digan que no lo vieron venir.

placeholder Un hombre asa espetos en una playa de Málaga. (EFE)
Un hombre asa espetos en una playa de Málaga. (EFE)

No podía faltar el tema de la semana. Messi se marcha del Fútbol Club Barcelona y el Financial Times, claro, ha recogido la noticia que estaba en las portadas de medio mundo este viernes.

"El conjunto catalán sufrió pérdidas netas de casi 100 millones de euros en la temporada 2019-2020, la más afectada por la pandemia, y sus ingresos de 855 millones se quedaron muy por debajo de los 1.000 millones que reflejaban sus presupuestos. La deuda ya supera los 1.000 millones", cuenta el diario británico.

"Messi y el Barcelona iban a firmar un nuevo contrato el jueves, pero el club y el jugador se han visto forzados a separar sus caminos, como ha explicado el club, porque las normas obligan a reducir el gasto. Ambas partes han explicado que lamentan profundamente la separación", dice el FT.

Cerramos el viaje en Sevilla, concretamente en Carrión de los Céspedes, un pequeño pueblo de 2.500 habitantes al oeste de la capital andaluza. Allí, créanme, están convirtiendo el aire en agua. La idea es que esta técnica puede ser muy útil en lugares áridos que tienen carestía de agua.

Reuters ha hablado con Enrique Veiga, un ingeniero de 82 años que comenzó a desarrollar esta idea durante una sequía en los años 90. "Los dispositivos fabricados por su compañía, Aquaer, ya están llevando agua limpia y segura a comunidades de Namibia y a campos de refugiados en Libano", dice la agencia.

Cuenta Veiga como "en los pueblos que visitamos en Namibia se quedaron de piedra, no entendían nada. Preguntaban continuamente de dónde había salido el agua". Reuters recoge el proceso: "Las máquinas utilizan electricidad para enfriar el aire hasta que se condensa en agua, un proceso similar al que podemos encontrar en los aparatos de aire acondicionado. [...] Una máquina pequeña puede producir entre 50 y 75 litros al día, mientras que las mayores alcanzan los 5.000 litros diarios". Para que luego digan que la mejor agua es la del grifo de Madrid.

Seguro que más de una vez han escuchado eso de que trabajando en verano en Ibiza se gana lo suficiente para el resto del año. Suena lógico teniendo en cuenta que no es una isla barata y que parece que todo famoso, incluso a los que no conoce nadie, se pasan por allí en verano a darse un paseo en barco. Me paro aquí: ¿qué pasa con los barcos? ¿Por qué parece que todo el mundo tiene barco? En fin, seguimos.

Ibiza Marca España The New York Times
El redactor recomienda