Es noticia
Menú
El deportista a seguir | Del drama del avión de Río a debutar en los JJOO... a los 37 años
  1. Área privada EC Exclusivo
EL ATLETA DEL MOMENTO

El deportista a seguir | Del drama del avión de Río a debutar en los JJOO... a los 37 años

Un espacio en el que destacaremos a ese deportista con menos nombre, pero que lo tiene todo para ocupar grandes titulares y que queda eclipsado por las estrellas de (casi) siempre

Foto: Imagen: Raquel Cano.
Imagen: Raquel Cano.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Uno de los momentos más grandes de la historia del atletismo español tuvo lugar en 1994. Era el 14 de agosto y Helsinki (Finlandia) se encontraba celebrando los Europeos de Atletismo, día en el que se celebraba la prueba de maratón. El combinado nacional llegaba con un equipo muy completo y en un gran momento de forma, pero nadie podía esperar lo que pasó allí: Martín Fiz, Diego García y Alberto Juzdado iban a hacer historia consiguiendo copar el podio del campeonato, con una imagen que pasó a la historia del deporte nacional cuando el madrileño entró tercero en meta y el trío español se fundió en un abrazo que quedó para el recuerdo.

Aquel día, los españoles flotaban en Helsinki y, con el paso de los kilómetros, muchos atletas se iban descolgando del grupo encabezado por los españoles. Pasada la mitad de la prueba, el portugués Antonio Rodrigues atacó y solo Martín Fiz fue capaz de responder. Pero García y Juzdado siguieron a ritmo y, tras varios kilómetros, no solo dieron alcance al atleta luso, sino que llegados al kilómetro 31, los tres españoles se habían vuelto a unir en un solitario grupo que encabezaba la prueba. En el 38, Fiz atacó para llevarse el oro y, en los metros finales, García hizo lo propio en busca de la plata; Juzdado cerraría el exitoso trío que hizo historia en Helsinki.

El maratón de Helsinki 1999

Durante la década de los noventa, el maratón fue una fuente de alegrías para el deporte español, si bien es cierto que en los Juegos Olímpicos no llegamos a obtener los resultados esperados, siendo el cuarto puesto de Martín Fiz en Atlanta 96 el mejor resultado cosechado. Una prueba con tanta tradición nunca consiguió dar demasiados frutos al deporte nacional, que en los últimos años no ha sido capaz de encontrar a un maratoniano que esté a la altura como para conseguir los grandes resultados que se esperan en la disciplina... hasta ahora. Un debutante con una de las mejores marcas de todos los tiempos quiere dar la sorpresa en Tokio.

La gran esperanza del maratón español se llama Javi Guerra. El atleta segoviano tiene tras de sí una historia de lucha, superación y de sueños. A sus 37 años, ha sacado su mejor versión para conseguir cumplir el objetivo de competir en unos Juegos Olímpicos. Con tres campeonatos de España a sus espaldas, ha sido cuarto en dos campeonatos de Europa y ha conseguido acabar entre los 20 mejores del mundo hasta en tres ocasiones. Evidentemente, la opción de medalla olímpica se antoja complicada, pero no imposible para un hombre que nunca se ha rendido y ha conseguido superar la tragedia vivida en Río 2016.

La increíble marca de Javi Guerra

Hace cinco años se celebraban los esperados Juegos Olímpicos brasileños. Javi Guerra llegaba en un gran estado de forma y con opciones de luchar por acabar entre los mejores de su especialidad... pero el drama comenzó en el avión. Acababa de llegar a Río cuando notó que algo no iba bien: tras consultar con los médicos, le detectaron un trombo en uno de sus gemelos que no solo le impediría competir, sino que incluso podría hacerle temer por su vida. Un contratiempo que hizo imposible tomar la salida en el maratón de Río, y que le tuvo apartado de las pistas durante muchos meses. Pero Guerra no solo no se rindió, sino que volvió a reinventarse.

Rompió con su marca deportiva de toda la vida, con su entrenador, con sus patrocinadores e, incluso, cambió de hábitos. Era consciente de que sus siguientes JJOO llegarían con 36 años y, por ello, era necesario hacer algo más con la intención de poder competir... sin contar la pandemia de covid-19 que provocó que la cita olímpica se retrasara un año adicional. Y no se equivocaba. No solo volvió a competir al más alto nivel, sino que hizo historia, convirtiéndose de nuevo en campeón de España con la tercera mejor marca de todos los tiempos: 2h07:28, solo por detrás de Julio Rey (2h06:52 en 2006) y Fabián Roncero (2h07:23 en 1999).

Javi Guerra, en charla con Chema Martínez

Ahora, con esta espectacular marca, llega a Tokio con el objetivo de debutar en sus primeros Juegos Olímpicos a sus 37 años. Es consciente de que las medallas son un sueño difícil de alcanzar, pero ¿quién dijo imposible? Es cierto que la marca de Javi Guerra le deja lejos de los favoritos, pero de sueños rotos y levantar la cabeza para seguir peleando sabe un rato. Las características del trazado se adaptan a sus condiciones y rendirse no es una opción. No siempre se compite en unos Juegos y está dispuesto a darlo todo: ¿podrá mejorar las expectativas que hay puestas sobre él? Nadie dijo que fuera fácil, pero tampoco imposible.

Uno de los momentos más grandes de la historia del atletismo español tuvo lugar en 1994. Era el 14 de agosto y Helsinki (Finlandia) se encontraba celebrando los Europeos de Atletismo, día en el que se celebraba la prueba de maratón. El combinado nacional llegaba con un equipo muy completo y en un gran momento de forma, pero nadie podía esperar lo que pasó allí: Martín Fiz, Diego García y Alberto Juzdado iban a hacer historia consiguiendo copar el podio del campeonato, con una imagen que pasó a la historia del deporte nacional cuando el madrileño entró tercero en meta y el trío español se fundió en un abrazo que quedó para el recuerdo.

Juegos Olímpicos
El redactor recomienda