La película que debes ver | 'Tenemos que hablar de Kevin', de Lynne Ramsay, en Filmin
  1. Área privada EC Exclusivo
RECOMENDACIÓN CINEMATOGRÁFICA

La película que debes ver | 'Tenemos que hablar de Kevin', de Lynne Ramsay, en Filmin

Que Ramsay eligiese una novela tan compleja, escrita en formato epistolar, para llevar a la gran pantalla demuestra que la directora no se achanta ante los grandes retos

placeholder Foto: Imagen: Rocío Márquez.
Imagen: Rocío Márquez.

Lynne Ramsay es una de las cineastas más duras, incómodas y autárquicas del panorama europeo que, sorprendentemente, también ha conseguido llegar al gran público. Casi como ensayos sobre la violencia y el trauma, su cine conjuga una narración muy personal y psicológica con rostros hollywoodienses; eso sí, con los rostros más excéntricos del 'star system', como Tilda Swinton o Joaquin Phoenix. Nacida en una familia de clase trabajadora de Glasgow, Ramsay se diplomó en Dirección de fotografía en la National Film and Television de Londres, una de las escuelas de audiovisual más prestigiosas del mundo del mundo y muy ligada a la BBC y que propugna ese tipo de cine fuera de las convenciones pero pegado al naturalismo, con un potente aspecto documental.

Ramsay no es una directora demasiado prolífica -apenas cuatro largometrajes y un puñado de cortos en veinticinco años de carrera-, pero desde que captó la atención de Cannes con 'Ratcatcher' (2000), su ópera prima, todas sus películas han competido por la Palma de Oro y con 'En realidad, nunca estuviste aquí' (2018) ganó el premio a Mejor guion y Mejor actor para Phoenix. Pero, quizás, su título más popular y más accesible sea 'Tenemos que hablar de Kevin' (2011), disponible en Filmin, su adaptación de la novela homónima de Lionel Shriver, un clásico de la literatura anglosajona contemporánea.

Que Ramsay eligiese una novela tan compleja, escrita en formato epistolar, para llevar a la gran pantalla demuestra que Ramsay no se achanta ante los grandes retos. En busca de personajes poco convencionales y alejados del estereotipo, esta es la historia sobre la relación maternofilial entre Eva Khatchadourian (Tilda Swinton) y su hijo Kevin (Ezra Miller), un adolescente incapaz de sentir empatía y con una personalidad psicopática.

La protagonista, una mujer culta, viajada y leída, habla de la maternidad desde un punto de vista inusual: ¿qué pasa si, cuando coges a tu hijo en brazos por primera vez, no se despiertan todos esos sentimientos de amor que todo el mundo da por hecho? Khatchadourian se plantea si el niño, al notar ese desapego materno, ha desarrollado una incapacidad para la afectividad. Cuenta cómo comenzó a notar, desde que Kevin era pequeño, ciertos comportamientos anormales que enfriaron todavía más su relación. Porque, ¿se puede fingir el amor? O, ¿rápidamente ese niño detectó la falta de calor materno?

A medida que Kevin se hace mayor, también crecen sus pequeños actos de violencia y maldad, hasta que acaba en un gran acto final que confirma aquello que su madre ya sabía pero no se atrevía a reconocer. Entre la culpa y la aceptación, la madre intenta digerir y redimirse de lo que ella entiende como un fallo como madre. La construcción de los personajes, la búsqueda de imágenes potentísimas y alegóricas y la interpretación de un Ezra Miller con una mirada que conecta con el abismo, hacen de 'Tenemos que hablar de Kevin' una película muy especial y muy retorcida, uno de los mejores ejemplos del cine de Ramsay.

Lynne Ramsay es una de las cineastas más duras, incómodas y autárquicas del panorama europeo que, sorprendentemente, también ha conseguido llegar al gran público. Casi como ensayos sobre la violencia y el trauma, su cine conjuga una narración muy personal y psicológica con rostros hollywoodienses; eso sí, con los rostros más excéntricos del 'star system', como Tilda Swinton o Joaquin Phoenix. Nacida en una familia de clase trabajadora de Glasgow, Ramsay se diplomó en Dirección de fotografía en la National Film and Television de Londres, una de las escuelas de audiovisual más prestigiosas del mundo del mundo y muy ligada a la BBC y que propugna ese tipo de cine fuera de las convenciones pero pegado al naturalismo, con un potente aspecto documental.

Películas Cine Filmin Psicopatía
El redactor recomienda