La película que debes ver | 'Un par de seductores', de Frank Oz, en Filmin
  1. Área privada EC Exclusivo
RECOMENDACIÓN CINEMATOGRÁFICA

La película que debes ver | 'Un par de seductores', de Frank Oz, en Filmin

Como un 'My Fair Lady' del hampa, Michael Caine enseña a Steve Martin a comportarse como un perfecto caballero inglés para poder acceder a herederas de la alta sociedad

placeholder Foto: Imagen: Laura Martín.
Imagen: Laura Martín.

Poco se ha reconocido el genio de Steve Martin -bueno, poco: cinco nominaciones a los Globos de Oro y un Oscar honorífico- como esa intersección entre la comedia física del Hollywood clásico y la pluma entre bufa y cáustica del cine contemporáneo, un actor en completo dominio de la gestualidad y un guionista capaz de ofrecer diálogos para el enmarque. En su escritura se nota su pasado televisivo, forjado en la época dorada de la televisión americana, escribiendo los guiones de programas de variedades y monólogos como, atención, 'The Sonny and Cher Comedy Hour'.

Pero los mejores trabajos de su carrera cinematográfica han salido de su colaboración con el director Frank Oz, un cineasta difícilmente clasificable, que ha firmado desde la fantasía pop del 'Cristal oscuro' (1982) hasta un 'thriller' de acción con Robert De Niro y Edward Norton como 'The Score'. Con 'Bowfinger: el pícaro' (1999), Martin y Oz llevaron al punto más álgido su relación profesional que empezó compartiendo reparto en 'La película de los teleñecos' (1979). Como director y guionista-actor, sin embargo, no se lanzaron a la piscina hasta 1988 con 'Un par de seductores', donde Martin comparte pantalla con Michael Caine.

Basada en 'Dos seductores' (1964), con Marlon Brando y David Niven en el papel de dos amigos que sobreviven a base de enamorar y estafar a mujeres, dos décadas después el guion del 'remake' pasó durante años de mano en mano hasta el punto de que una de las parejas protagonistas propuestas fue la de David Bowie y Mick Jagger. Sin embargo, una vez que Frank Oz tomó las riendas del proyecto decidió ofrecerle los papeles protagonistas a Martin y a Michael Caine, readaptándola a la comedia ochentera. En 2019 se estrenó un tercer 'remake' en el que se actualiza esta historia de picaresca con una inversión de los roles de género y con Anne Hathaway y Rebel Wilson como protagonistas.

En 'Un par de seductores', disponible en Filmin, Michael Caine interpreta con absoluta flema inglesa a Lawrence Jamieson, un elaborado timador inglés asentado en Beaumount-sur-Mer, un pequeño pueblo turístico ficticio situado en la costa del sur de Francia, donde se hace pasar por príncipe para engatusar a mujeres pudientes y vaciarles la cuenta bancaria. A la misma localidad llega un día Freddy Benson (Martin), un estafador de poca monta que, además, para colmo, es un paleto americano. Cuando Freddy conoce a Lawrence se da cuenta de que, si perfecciona el arte del engaño, puede llegar a amasar una gran fortuna, por lo que coacciona a Lawrence para que le enseñe todas las triquiñuelas a cambio de guardar su secreto.

Como un 'My Fair Lady' del hampa, Lawrence enseña a Freddy a comportarse como un perfecto caballero inglés para poder acceder a herederas de la alta sociedad. Y la comedia ocurre en el choque entre el humor contenido y aristocrático de Caine y las gansadas de Martin. Mención especial para la secuencia en la que Freddy se hace pasar por el hermano 'especial' de Caine para quitarle de encima a una de sus prometidas, y en la que finge ser un veterano de guerra en silla de ruedas para seducir a la rica heredera del imperio Colgate. Oz encadena un gag tras otro hasta llegar a un final en el que entra la actriz Glenne Headly a cerrar el clásico trío cómico de dos hombres peleándose por una mujer. Una comedia poco conocida y muy refrescante para estos tiempos preestivales.

Poco se ha reconocido el genio de Steve Martin -bueno, poco: cinco nominaciones a los Globos de Oro y un Oscar honorífico- como esa intersección entre la comedia física del Hollywood clásico y la pluma entre bufa y cáustica del cine contemporáneo, un actor en completo dominio de la gestualidad y un guionista capaz de ofrecer diálogos para el enmarque. En su escritura se nota su pasado televisivo, forjado en la época dorada de la televisión americana, escribiendo los guiones de programas de variedades y monólogos como, atención, 'The Sonny and Cher Comedy Hour'.

Cine Filmin Hollywood Comedia
El redactor recomienda