El Pulso Económico | Menos Varufakis y más Montoro: la estrategia para los fondos UE
  1. Área privada EC Exclusivo
LA AGENDA DE LA SEMANA

El Pulso Económico | Menos Varufakis y más Montoro: la estrategia para los fondos UE

A la hora de negociar con la Unión Europea, siempre hay que fijarse en el exministro de Finanzas griego para saber exactamente qué es lo que no hay que hacer

placeholder Foto: Imagen: Pablo López Learte.
Imagen: Pablo López Learte.

A la hora de negociar con la Unión Europea, hay que fijarse siempre en Yanis Varufakis para saber lo que no hay que hacer. Esta semana, el Gobierno aprueba el plan (inversiones y reformas) con el que la Unión Europea desprecintará el grifo del que eventualmente saldrán 140.000 millones de euros para la economía española. España se la juega ahí y está bien que la parte pragmática del Gobierno de Pedro Sánchez haya convencido a la más efervescente de que no moleste: no hay derogación de la reforma laboral de 2012 y todos los cambios (también en pensiones y fiscalidad) se irán pactando en el futuro con el compromiso de no provocar efectos indeseados.

Hay que tener en cuenta que el inefable Yanis no sucumbió ante la troika por estar equivocado, que lo estaba en muchas cosas pero no en todas. Su periplo en el Ministerio de Finanzas griego concluyó en astracanada por maximalista. Tanto en el continente como en el contenido. Varu no se conformó con renegociar las condiciones de un préstamo con unos socios acreedores para mejorar la vida de los griegos. Quiso obtener una victoria conceptual, política y moral sobre la troika. Él tenía razón y los “terroristas” del Eurogrupo (sí, les llamó terroristas) no. Duró seis meses y ahora en Grecia gobierna Nueva Democracia, equivalente al Partido Popular.

placeholder Yanis Varufakis, en una imagen de archivo. (Reuters)
Yanis Varufakis, en una imagen de archivo. (Reuters)

Le ocurrió algo parecido al Gobierno de Luigi Di Maio y Matteo Salvini en 2018, tras formar un Gobierno que en ese momento en España equivaldría a una alianza entre Podemos y Vox. En plena efervescencia populista, mandaron un borrador presupuestario a Bruselas que vulneraba el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y se cansaron de vociferar que por supuesto que no era un error, que estaba diseñado para vulnerarlo y que en Bruselas no tienen ni idea. Ahora, el primer ministro es Mario Draghi.

Era mucho más inteligente en este sentido la estrategia de Montoro-Guindos primero y de Montero-Calviño después. Todos sabían que los objetivos de déficit nominal —y no digamos estructural— se iban a incumplir. Pero nosotros llegábamos a Bruselas con la mejor de nuestras sonrisas. Por supuesto que vamos a respetar las reglas. No solo somos europeos, sino europeístas, señor Juncker/señora Von der Leyen. Nosotros sabemos que las cuentas solo cuadran porque hemos inflado los ingresos y minusvalorado los gastos. En Bruselas lo saben y nosotros sabemos que ellos lo saben. Es parte del juego. Casi todo es posible en la capital europea si no buscas un choque frontal. La UE no tiene el poderío militar de EEUU ni un demos político que se siente nación. La UE es una comunidad de leyes, normas y reglas. Es de momento lo que nos une. Se pueden incumplir, pero tiene que parecer que lo haces sin querer.

Foto:  La vicepresidenta tercera del Gobierno español y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (EFE)

Y en eso está Calviño. Claro que se puede reformular una reforma laboral y otra de pensiones a pesar de que estas fueran impulsadas, tuteladas y posteriormente alabadas por la Comisión Europea y nuestros socios (que son los que participan en el bote de 750.000 millones de euros). Pero hay que hacerlo bien. No le puedes decir a Bruselas-Berlín-La Haya-Helsinki-Viena que vas a derogar la reforma laboral y volver al mercado de trabajo más disfuncional de la OCDE, pero que venga esos 140.000 millones. Simplemente, no se puede. Di que vas a crear el Estatuto de los Trabajadores del siglo XXI y ya ahí vas modulando.

Y al margen de la lluvia de millones europea, la actualidad esta semana vendrá marcada por otro diluvio, el de resultados empresariales del primer trimestre y el de datos macro. La Encuesta de Población Activa y el PIB del primer trimestre salen el jueves y el viernes, respectivamente. Será un buen momento para hacer balance de cómo ha arrancado el año.

Además, 10 empresas del Ibex 35 rinden cuentas ante los inversores: Naturgy, Red Eléctrica, Santander, Indra, Aena, Repsol, Mapfre, Pharmamar, BBVA y Banco Sabadell. Como suele suceder, va a ser más interesante lo que proyecten a futuro que lo que confirmen que ha pasado ya, pero habrá que estar atentos.

A la hora de negociar con la Unión Europea, hay que fijarse siempre en Yanis Varufakis para saber lo que no hay que hacer. Esta semana, el Gobierno aprueba el plan (inversiones y reformas) con el que la Unión Europea desprecintará el grifo del que eventualmente saldrán 140.000 millones de euros para la economía española. España se la juega ahí y está bien que la parte pragmática del Gobierno de Pedro Sánchez haya convencido a la más efervescente de que no moleste: no hay derogación de la reforma laboral de 2012 y todos los cambios (también en pensiones y fiscalidad) se irán pactando en el futuro con el compromiso de no provocar efectos indeseados.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Economía Unión Europea Comisión Europea Eurogrupo