La crisis del centro derecha o por qué PP y Cs se necesitan (pero no se quieren)
  1. Área privada EC Exclusivo
LOS MEJORES ARTÍCULOS TEMÁTICOS

La crisis del centro derecha o por qué PP y Cs se necesitan (pero no se quieren)

Condenados a entenderse, Casado y Arrimadas tienen pocas alternativas más allá de un entendimiento que ayude a concentrar el voto para plantar cara a Sánchez

placeholder Foto: Imagen: Laura Martín.
Imagen: Laura Martín.

Este miércoles se cumplieron 25 años desde la primera victoria electoral del Partido Popular en unas elecciones generales. Fue "una victoria pequeña", tal y como la calificó su protagonista, José María Aznar, que un cuarto de siglo después ha vuelto a ocupar portadas para pesar de Pablo Casado, que aspira a emular su camino desde la presidencia de la formación hasta la del país.

No cuesta imaginarse al líder de la oposición frunciendo el ceño ante cada intervención de Aznar, cuya alargada sombra todavía planea sobre el centro derecha de cuando en cuando. Trató Casado de arrojar luz sobre el partido quitándose el muerto de la calle Génova, para apenas dos semanas después alabar ese pasado de triunfo Popular. Es un buen ejemplo de la marcha de la formación desde que este se hiciera con las riendas en julio de 2018.

Así lo cree Marta García Aller, que cuenta en su columna que Casado no consigue reafirmar su liderazgo cuando aparece en escena junto al expresidente, sino que más bien parece un hijo harto de los reproches del padre cansino (padrino, en este caso), que le pide continuamente que espabile para no dilapidar la fortuna familiar.

Foto: El expresidente del Gobierno José María Aznar (i) y el presidente del PP, Pablo Casado. (EFE) Opinión

Mientras ambos comparecían ante una selecta audiencia, la verdadera guerra interna del PP sigue su curso. Cada vez hay más descontento en las filas azules. Los hay que piensan que se está acabando el tiempo y hay muchos que no andan lejos de empezar a decirlo en alto.

Uno de los problemas que debe afrontar Casado es la fragmentación en la derecha, un espacio históricamente habitado por un único inquilino. Explica José Antonio Zarzalejos que hace 25 años Aznar fue pragmático y consiguió concentrar la unidad de todas las familias del centro derecha. El contexto ha cambiado, pero el PP puede estar abocado a la permanencia en la oposición si no altera la rigidez de sus planteamientos.

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado, y el expresidente del Gobierno José María Aznar. (EFE) Opinión

Cuenta el columnista de El Confidencial que Casado ya se está acercando al PNV y que la unificación con Ciudadanos, si Inés Arrimadas comienza a militar en el realismo, supondría relanzar al PP en el medio plazo. Para eso, claro, el líder azul debe hacer cosas distintas de las que ha hecho, aunque solo sea por lograr resultados diferentes.

Lo cierto es que Pablo Casado aspira ahora a hacer con Ciudadanos lo mismo que ya intentó Albert Rivera con el PP tras los comicios de abril de 2019, cuando los populares se desmoronaron hasta el peor resultado de su historia con 66 pírricos escaños, nueve más que los que arañó el líder naranja. Quiere dar jaque mate, no firmar tablas.

El centro derecha español tiene el grave problema de haber perdido su ideario reformista. Cuando no tienes nada que cambiar solo quieres conservar lo que hay, explica Nemesio Fernández Cuesta. El conservadurismo es por definición reactivo, responde ante lo que considera amenazas, reales o de palabra, al orden establecido.

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado, y la presidenta de Cs, Inés Arrimadas. (EFE) Opinión
La ambición del cambio
Nemesio Fernández-Cuesta

Aun así, el problema más grave que tiene es la antítesis de ausencia de ambición y aversión al cambio, algo que lastra su capacidad de convocatoria. Ambición y cambio es la receta para atender necesidades. Ambas son siempre rentables, como bien sabe José María Aznar.

El exlíder popular, que abandonó voluntariamente —como siempre subraya— el mando en el año 2004, podría estar perjudicando a Casado con su 'tournée', nos cuenta Ignacio Varela. Esa gira mediática del pantocrátor del PP trata de revestir de leyenda aquella histórica victoria, pero además airea un listado completo de reproches a todo lo ocurrido en la formación desde entonces.

Foto: El expresidente del Gobierno José María Aznar (i) y el presidente del PP, Pablo Casado. (EFE) Opinión

"No ha pasado un solo día, ¡ni uno!, sin que me hayan pedido que vuelva", le decía a Évole en su entrevista del domingo. Para Varela, el relato de Aznar viene tan sobrecargado de mistificaciones sobre el pasado como ayuno de ideas útiles para el presente y el futuro. Es frecuente en quienes mandaron reconstruir en sus cabezas una historia de la historia y, además, creerla firmemente y narrarla con total sinceridad.

Partido Popular (PP) Pablo Casado Ciudadanos Inés Arrimadas José María Aznar Pedro Sánchez
El redactor recomienda