publicidad
publicidad

Ir a www.cotizalia.com Ir a www.vanitatis.com

Logo de El Confidencial
2.000.000 lectores influyentes
Tecnología     Salud  Fórmula 1

Lunes, 24 de agosto de 2009

España Comunicación Cultura Mundo Sociedad
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda Fuera de Gobierno Valor del Derecho El Confidente
Hoteles Gastronomía Viajes Arte Libros Música La mochila de Kike Cuaderno Matoses
Editar perfil Foro Foro Interno El Café

TENDENCIASCerrar el bloque

ElConfidencial.com > Deportes

Cómo influye el fútbol en la producción empresarial

Fútbol Empresas Economía Fútbol: fenómenos de fenómenos

@Rubén Rodríguez.- 18/07/2009

Deja tu comentario (0)

Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5) (5/5 | 22 votos)

Cómo influye el fútbol en la producción empresarial
  Portada del libro 'Fútbol: fenómeno de fenómenos'.

"Juego entre dos equipos de once jugadores cada uno, cuya finalidad es hacer entrar un balón por una portería conforme a reglas determinadas, de las que la más característica es que no puede ser tocado con las manos ni con los brazos". Ésta es la definición que la RAE aporta sobre el fútbol. Pero el deporte rey es algo más que eso, compuesto por un abanico tan amplio de influencias como la propia vida.

 

Empresas de contrastada reputación y de importancia mundial han visto cómo la impronta del fútbol les arrebataba gran parte de la rentabilidad en sus plantas. En días de partido, las grandes compañias han comprobado cómo la productividad de sus empleados aumenta o disminuye en consonancia con los resultados de su club de fútbol o selección nacional. Un simple gol es capaz de transformar la eficacia de un trabajador en su empresa.

 

Francisco Alcaide Hernández, en su obra ‘Fútbol: fenómenos de fenómenos’ realiza un perfecto retrato del balompié en todas sus vertientes, social, económica, política y cultural, sin olvidar el aspecto solidario que el balón conlleva: "El ser humano tiene necesidad de pertenencia a un grupo. La afirmación y la aceptación son básicas, y en un estadio las diferencias sociales desaparecen. No existe distinción de clases cuando acudes a animar a tu equipo", señala el autor.

 

Bill Shankly decía que "algunos creen que el fútbol es solo una cuestión de vida o muerte, pero es algo mucho más importante que eso". Y no le faltaba razón. Principalmente, el fútbol tiene un importante impacto social y económico. Tanto es así que existen análisis que han valorado la importancia que este deporte tiene en el día a día de un trabajador, reflejando resultados realmente sorprendentes.

 

Estudios realizados en Vigo señalan que cuando el Celta gana, al día siguiente la gente rinde mucho más en el trabajo; Patxi Izco, presidente de Osasuna, asegura que "la planta de Volkswagen desciende los lunes si perdemos"; en Italia, varios estudios concluyen que los días de huelga en Fiat mantienen una proporción con los resultados de la Juventus de Turín; análisis en Eindhoven contrastan que algo similar ocurre en las plantas de Phillips con los resultados del PSV.

 

El Corte Inglés y Brasil, casos aparte

 

"Pero el ejemplo más claro es del Corte Inglés", asegura Alcaide. El día de la final de la Eurocopa de Austria y Suiza, los grandes almacenes cerraron sus puertas dos horas antes de lo normal para que sus empleados pudieran ver a España. Según relata en su libro, "tan sólo se había tomado una medida similar con el atentado terrorista del 11-M y con la manifestación de repulsa por el asesinato del concejal del Partido Popular en Ermua Miguel Ángel Blanco".

 

Pero el impacto económico es a todos los niveles: "El 30 por ciento de los teatros de Madrid cerraron ese día. Bares y cervecerías aumentaron la venta de sus productos de manera exponencial. E incluso la empresa que fabricaba el merchadising de la selección, en concreto banderas y bufandas, dobló su producción durante la Eurocopa", confirma el autor. Aunque, quizá, la pasión elevada a la enésima potencia la representa Brasil.

 

En el país sudamericano, las empresas se han resignado ha luchar contra molinos de viento. "El 80 por ciento de las empresas de Brasil permiten a sus empleados marcharse antes para ver un partido de la selección. Incluso en las ciudades grandes, se les deja ir tres horas antes por si hubiera atascos. Y en casos en que no se puede abandonar el puesto de trabajo, como hospitales o mercados bursátiles, las retransmisiones se siguen por televisión", ratifica Alcaide.

 

El fútbol afecta, incluso, en el PIB de un país. Según un estudio de ABN Amro, llegar a la final de un Mundial hace que el ganador vea un aumento de su Producto Interior Bruto del 0,7 por ciento, mientras que el perdedor lo hace de un 0,3 por ciento. Otro caso similar se vio en el Mundial de Corea y Japón (2002). El país nipón conseguía su clasificación a los octavos de final y el ministro de Interior, Taranosuke Katayama señalaba que el PIB "crecerá un 0,6 por ciento tras esta victoria".

 

Francisco Alcaide, en una elaborada creación, recoge todo tipo de datos en su obra ‘Fútbol: fenómeno de fenómenos’. El balompié se ha convertido en una verdadera religión, una manera de entender la vida que llega por igual a todas las clases sociales. "El fútbol es la vida; el resto, son simples detalles" decía Bill Shankly. Pues bien, el maestro inglés parece que no iba tan desencaminado.

Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5) (5/5 | 22 votos)

 RSS   

 Delicious   

 Technorati   

 Fresqui   

 Menéame   

¿Qué es esto?

Opiniones de los lectores (0)

Deja tu comentario

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusión de comentarios no apropiados o insultos. El horario del foro es de 07:00 a 23:00 h. Fuera de ese horario no se incluirán opiniones.

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd

ir a Cotizalia

El Confidencial

ir a Vanitatis


Enlaces de Interés