publicidad
publicidad

Ir a www.cotizalia.com Ir a www.vanitatis.com

Logo de El Confidencial
2.000.000 lectores influyentes
Con Lupa   Al Grano   Mientras Tanto   Dos Palabras   Sin Enmienda   El Confidente

Jueves, 25 de junio de 2009

España Comunicación Cultura Mundo Sociedad
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda Fuera de Gobierno Valor del Derecho El Confidente
Hoteles Gastronomía Viajes Arte Libros Música Cuaderno Matoses
Editar perfil Foro Foro Interno El Café

TENDENCIASCerrar el bloque

TRIBUNA

El liderazgo de Rajoy

Mariano Rajoy PP

José Luis González Quirós* - 24/06/2009

Deja tu comentario (11)

Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5) (4/5 | 11 votos)

enviar a un amigoimprimiraumentar tamaño letradisminuir tamaño letra

Sin que se pueda saber a ciencia cierta por qué, abundan los que creen que, a la vista de los últimos resultados electorales, Rajoy ya puede dar por hecha la victoria en las elecciones generales. Como las desgracias nunca vienen solas, le han surgido a Rajoy una pléyade de aduladores que han montado algo así como una conmemoración del aniversario de su exaltación a la jefatura del partido en  Valencia. Rajoy, que es persona inteligente, debería preocuparse con análisis tan toscos y efemérides tan pueriles.

 

En la política española, y muy especialmente en la derecha, están muy arraigados los hábitos administrativos, los ritos funcionariales. A lo más que algunos llegan es a sumar a ese cultivo del expediente el asesoramiento de un guru moderno capaz de inventar alguna chorrada ingeniosa, como, por ejemplo, lo de la niña de Rajoy, cuando perdió las últimas elecciones legislativas debido al desastre en Cataluña, sin que al asesor se le ocurriera que, ya puestos, a lo mejor era más rentable referirse al futuro de la nena.

 

Lo que hasta ahora está claro  no es que Rajoy vaya a ganar, sino que a Zapatero se le acaba el crédito,… y más que se le va a acabar. Pero frente a ese declive, está por surgir la figura de un líder con capacidad de suscitar algo más que la conformidad con el destino mediante la melancólica renuncia de la izquierda. Eso puede pasar, pero también puede que no pase.

 

Rajoy tiene que intentar ganar las elecciones y para ello le queda algo más que esperar un feliz desenlace del caso Gürtel. Entre algunos de sus colaboradores y exégetas se adivina un indisimulado entusiasmo al constatar que no parece haber rivales en el horizonte. Magro consuelo. Un partido que debería representar a buena parte de los sectores más dinámicos de la vida española, debería tener no uno, sino decenas de posibles candidatos a la presidencia del gobierno, y no debería haber espectáculo más agradable para el líder que ver la leal compañía y competencia que le rodea. Aquí parece que se prefiere emparedar a los valiosos y ascender a una corte de mediocres. No es difícil comparar sin lamentos la orquesta del PP que llevó al triunfo a Aznar, en la cual el propio Rajoy era uno de los solistas, con el menguado conjunto que ahora le acompaña. Rajoy corre el riesgo de pensar que, puesto que Zapatero se maneja con lo que todos sabemos, él, que al menos es registrador, podrá arreglarse con poco. Se equivocaría si así lo hiciese.

 

Entre el 93 y el 96, Aznar desplegó un trabajo espectacular de estudio, de reuniones, de análisis y de reflexión, acercándose a muchísima gente que, hasta hacía muy poco, apenas le saludaba. No tenía un solo equipo de trabajo, sino, al menos, tres: el del Partido, con Cascos al frente y con todo el grupo parlamentario, el de Faes que era un hervidero de gente, y los que se nucleaban en torno a sus asesores externos. Era mucha la gente que trabajaba para él. Oía a todos, y tenía a todos a pleno rendimiento. A pesar de eso, la victoria fue muy escasa, como todo el mundo recuerda.

 

Rajoy necesita hacer exactamente lo mismo, tal vez con mayor intensidad, porque el rechazo hacia Zapatero tal vez pudiere llegar a ser menos uniforme e intenso que el que se alzó frente a Felipe González y un PSOE realmente muy tocado que, además, había ganado las elecciones generales nada menos que cuatro veces seguidas.

 

¿Para qué tanto trabajo? La sociedad española está ya muy harta de que la política se confunda con la rutina, de que la ausencia de novedades y de programa se refugie tras la consabida mención a los principios, al modelo  de sociedad y a otras insignes vaguedades que no son ya de recibo. La gente quiere saber para qué va a votar, y Rajoy haría muy mal si se confiase únicamente al empuje de sus incondicionales.

 

Los españoles tenemos un montón de problemas, un legado que no va a dejar de crecer en los días que Zapatero continúe derramando sus gracias, y los electores querrán conocer qué piensa hacer ante esas cosas un partido del que todavía sospecha más gente de lo razonable. Además, la competencia va a estar más complicada, porque no cabe esperar que UPyD vaya a dedicarse a desbaratar un capital tan meritoriamente logrado poniéndose a decir y a hacer memeces.

 

Puede que la economía siga ocupando una gran parte del interés político de los españoles, pero siempre hay algo más y el PP debería evitar presentarse únicamente como una especie de partido de gestión. Su gran debilidad ha estado siempre en la peculiar cultura política de una buena parte de los españoles que sigue creyendo en los Reyes Magos y en las buenas intenciones del demagogo. No le queda poco trabajo al PP y a Rajoy si no quiere hacer el ridículo en las próximas generales. Y para eso hace falta que se convierta en el líder que todavía no es, pero que puede llegar a ser, si acierta con el camino y no desfallece en la larga travesía que le queda, y en la que no le convienen,  ni la soledad, ni los halagos.

 

www.pormiquenoquede.com

Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5) (4/5 | 11 votos)

enviar a un amigoimprimiraumentar tamaño letradisminuir tamaño letra

Opiniones de los lectores (11)

Deja tu comentario

11. usuario registrado perhaps»25/06/2009, 08:24 h.

#10 A eso justamente me refiero, a que no le veo como líder con ideas propias, un magnífico segundón para aplicar ideas de otros, pero no un jefe. Ni de gobierno ni de partido.

Todo el tiempo se ha limitado a seguir ideas o planteamientos de fuera, no a exponer ideas que se puedan discutir. Sus campañas han sido copia de otros, primero de Aznar, después intentó copiar a Zapatero, últimamente a Obama [que, por cierto, no es más que una copia americana de Zapatero]. ¿Alquien fuera de su círculo conoce a Rajoy? Apenas se le han escuchacho un par de ideas [canon no, y..., no recuerdo ahora, pero seguro que alguna otra hay por ahí] y pare usted de contar.

Lo que quiero decir es que en quitar a Zapatero estoy de acuerdo. El problema es que no sé qué hará Rajoy dada su costumbre de no crear nada propio o de su falta de costumbre en tener propuestas propias.

Porque para seguir igual nos quedamos lo mismo.

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

10. usuario registrado tadeoteveo»24/06/2009, 21:25 h.

#4 perhaps. Esperar al líder ideal, puede sernos letal, no hay tiempo, los acontecimientos se estan sucediendo muy rápidamente. Rajoy es el que está ahí y le hemos de hacer actuar correctamente. No es necesario ser un líder carismático para enderezar el rumbo, solo dar con la estrategia correcta.
1ª Debe dejar de emplear todas sus energías en desgastar al gobierno. Ya se desgasta solo y segun mi percepción, no tiene remedio. Es una pérdida de tiempo.
2º Debe trabajar en el doble frente: Opinión pública de toda España, no solo sus feudos tradicionales; ofreciéndoles propuestas en el area económica y medios de comunicación [periodistas y expertos] para que lleguen esas propuestas.
3º Y lo mas importante, debe presentar un programa económico pragmatico y realista al resto de fuerzas políticas y empezar a negociar con ellas. Sin excluir a nadie ni siquiera al PSOE.
Eso daría confianza a la sociedad española que se encuentra muy desmoralizada.
Repito no podemos permitirnos el lujo de seguir tres años mas con el populismo de ZP.

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

9. usuario registrado tadeoteveo»24/06/2009, 21:03 h.

#8 Eso es pragmatismo. El dogmatismo que se infiere de las posiciones maximalistas que en el pasado ha mantenido el PP, quedan muy bien para fidelizar a sus seguidores pero no dan resultado alguno para adherir furezas polítcas distintas, al proyecto. Es hora del pragmatismo Sr. Rajoy; Vd. como buen gallego debería saberlo hacer muy bien. ¡Hágalo!.

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

8. usuario registrado tadeoteveo»24/06/2009, 20:57 h.

#7 Y para conseguir eso, hay una receta: Rajoy debe dejar de dirigirse a ZP porque es inútil y empezar a dirigirse a los españoles. Ha de aprovechar los escasos momentos que los medios le brindan para hacer propuestas a los ciudadanos, lo mas concretas posibles.
Lo dire mas claro ha de iniciar una campaña electoral a destiempo. Aprovechando que el PSOE actúa como si estuviese en la oposición y solo le queda el argumento que el PP no tiene alternativa a su política. Ha de presentar en el plazo de seis meses un completo programa económico al resto de fuerzas políticas y forzar unas elecciones anticipadas convenciendo al mayor número de partidos de la cámara, que ZP no es el hombre que necesita nuestro pais. Debe abandonar su antinacionalismo expreso y arrinconar a los que se opongan a ello. Crear lazos con PNV , CiU coalición canaria UPyD etc estables y dejar al PSOE en minoría, pero para eso ha de jugar fuerte en su partido, porque hay muchos en el PP que parecen nacidos para estar en la oposición, enpeñandose en ganar por mayoría absoluta. Cosa que en unas elecciones generales es casi imposible de conseguir.

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

7. usuario registrado tadeoteveo»24/06/2009, 20:41 h.

Sr. Jose Luis Gonzalez Quirós, Vd plantea su artículo con la vista puesta en las elecciones del 2012. Y por supuesto en ese año tendrán lugar las elecciones si Dios no lo remedia. Y digo, lo remedia, porque España no puede permitirse el lujo de estar tres años mas aguantando el populidsmo de ZP y despeñandose por la pendiente de su decadencia económica, sin abordar las reformas que de forma cada vez mas clara se le indican desde casi todas las instituciones.
¿Quedará algo de este pais aparte de un paro astronómico y una deuda monstruosa con las actuales recetas económicas? Cada vez queda menos gente con ganas de crear empresas que generen puestos de trabajo. Las que inician su andadura lo hacen con recursos tecnicos sí, pero con una intensa aversión a la generación de empleo.¿Quien y como se va a dar empleo a los que como consecuencia del desastre inmobiliario y la caida del sector sevicios se quedan en el paro?
Tres años es mucho tiempo y para este pais puede ser letal; el PP no debería conformarse con sentarse a la puerta de su casa y ver pasar el cadaver de su oponente. Nos va mucho en ello.

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusión de comentarios no apropiados o insultos. El horario del foro es de 07:00 a 23:00 h. Fuera de ese horario no se incluirán opiniones.

Ver más comentarios     Deja tu comentario


Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd

ir a Cotizalia

El Confidencial

ir a Vanitatis


Enlaces de Interés