publicidad
publicidad

Ir a www.cotizalia.com Ir a www.vanitatis.com

Logo de El Confidencial
2.000.000 lectores influyentes
Con Lupa   Al Grano   Mientras Tanto   Dos Palabras   Sin Enmienda   El Confidente

Miércoles, 22 de julio de 2009

España Comunicación Cultura Mundo Sociedad
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda Fuera de Gobierno Valor del Derecho El Confidente
Hoteles Gastronomía Viajes Arte Libros Música Cuaderno Matoses
Editar perfil Foro Foro Interno El Café

TENDENCIASCerrar el bloque

Algo huele a podrido en la trastienda del ‘caso Bárcenas’

Luis Bárcenas Gerardo Galeote Mariano Rajoy Manuel Chaves

@Federico Quevedo - 17/06/2009

Deja tu comentario (151)

Valorado (2/5)Valorado (2/5)Valorado (2/5)Valorado (2/5)Valorado (2/5) (2/5 | 78 votos)

El diputado del Partido Popular Vicente Martínez Pujalte fue ayer el altavoz del sentir de buena parte de sus compañeros de partido cuando señaló que quizás lo mejor que podría hacer el actual tesorero del PP, Luis Bárcenas, es reflexionar sobre su propio futuro, una manera sutil de recomendarle que deje el cargo a iniciativa propia con el fin de no hacer más daño a la imagen del partido. Digo que es el sentir de buena parte de sus compañeros porque es cierto, y he podido comprobarlo, que aún defendiendo la mayoría de ellos la presunción de inocencia del tesorero del PP, también consideran que su caso es el foco de atención de la opinión publicada y que eso va en detrimento de la buena imagen del partido. Quizá hace ya tiempo que Bárcenas debería haberse retirado para evitar ese daño sin condicionar esa decisión a la que pueda tomar el Tribunal Supremo sobre su imputación, porque siendo cierto que hacerlo puede interpretarse como un reconocimiento de culpa que Bárcenas no está dispuesto a llevar a cabo, también lo es que para buena parte de la opinión pública existe al menos una duda razonable sobre su honorabilidad, y ya no digamos para la publicada, que directamente lo ha sentenciado como culpable de todos los delitos habidos y por haber. Y es aquí donde quería llegar porque eso explica de manera muy razonable porqué Rajoy no actúa de ‘motu propio’ con los datos de que hasta ahora dispone.

El líder del PP ha tomado la decisión de mantener a Luis Bárcenas en su cargo y no dar pábulo a todas las acusaciones que se vierten sobre él. Esto solo puede deberse a dos razones de mucho peso: la primera, que Bárcenas fuera su hermano, lo cual es obvio que no es así; y la segunda, que no tenga elementos de juicio suficientes como para tomar la decisión contraria y que, sin embargo, el propio tesorero haya sido capaz de explicar todos y cada uno de los hechos que los medios de comunicación han venido aportando como supuestas pruebas de su deshonestidad. Un partido político no es una ONG ni la sede del PP de la calle Génova es una comuna de colegas bien avenidos, por lo que este empeño de Rajoy en desoír a quienes le empujan a echar a Bárcenas tiene que estar muy bien fundamentado en una convicción personal, y esta no es otra que la de que la presunción de inocencia es un derecho fundamental que debe preservarse por encima de cualquier otra consideración, y más aún en el caso de un político expuesto al escaparate mediático sin contemplación alguna y al que se le está privando de manera inmisericorde de todas las garantías jurídicas e incluso procesales que son propias de nuestro Estado de Derecho. Ni Bárcenas, ni Merino, ni Galeote han podido declarar ante instancia judicial, tributaria o policial alguna, por lo que se da la circunstancia de que el Tribunal Supremo va a decidir sobre su imputación en delitos graves sin haber escuchado su declaración ni haberles dado la oportunidad de defenderse, algo que forma parte de la esencia de cualquier Estado de Derecho que se precie de serlo: incluso al más vil criminal le asiste el derecho de declarar ante un juez antes de que se le impute delito alguno.

En lugar de eso, Bárcenas, Merino y Galeote son objeto de un linchamiento mediático diario por parte, por un lado, de los medios afectos al régimen socialista de Rodríguez y, por otro, de los medios enemigos de Rajoy que todavía quieren pasarle la factura de no haber cedido a sus presiones para que diera paso a otro liderazgo al frente del partido. Y con esto no justifico sus comportamientos, entre otras cosas porque no es posible justificar lo que no se conoce…, porque sigue habiendo secreto del sumario y nadie sabe de qué se les acusa, ni siquiera ellos. Esta es la gran paradoja de todo este caso: se les ha acusado e incluso sentenciado como culpables en las tribunas mediáticas por unos delitos desconocidos, y las distintas instituciones -Justicia, Agencia Tributaria, Policía- han puesto la lupa sobre ellos sin darles siquiera la oportunidad de explicarse porque no saben qué es lo que tienen que explicar. Pues algo falla en todo esto. Algo que convendría corregir en el futuro. Las garantías jurídicas deben ser iguales para todos, independientemente de su papel en la sociedad, sobre todo cuando se trata de presuntos delitos individuales que más allá de las responsabilidades políticas pueden tener graves consecuencias penales.

Cosa distinta es el uso que los responsables políticos hacen de los bienes públicos y, en este sentido, es interesante diferenciar entre el ‘caso Bárcenas’ y el ‘caso Chaves’, porque la delimitación de responsabilidades en ambos es muy diferente. De Chaves sabemos, y son hechos probados, que siendo presidente de la Junta concedió una subvención de diez millones de euros a la empresa Matsa de la que era apoderada su hija Paula. Y ya está. Tan simple y tan políticamente denunciable. Es grave, porque implica el uso de bienes públicos en beneficio propio, pero la responsabilidad jurídica, si la hay, debe delimitarla la Justicia. Lo que toca en este caso es exigir su responsabilidad política y, en última instancia, su dimisión. No ocurre lo mismo en el ‘caso Barcenas’, porque las supuestas irregularidades no están relacionadas con el uso o abuso de bienes públicos, sino que de haberse producido lo serían en el ámbito privado, razón por la que la responsabilidad política solo es exigible en el caso de que se confirme la responsabilidad penal o judicial, sujeta a su vez a las máximas garantías constitucionales, garantías que, hoy por hoy, les han sido hurtadas por una prensa dedicada a extender mantos de sospecha sobre todo aquel que se ponga a tiro, una clase política absolutamente irresponsable en lo que a su papel constitucional se refiere, y un Gobierno que actúa perfectamente coordinado con las instituciones a las que manda -por eso se persona en la causa- para acosar judicialmente al principal partido de la oposición. Esto es lo que verdaderamente está podrido en nuestro sistema, y no verlo nos condena a lo peor de las dictaduras bananeras.

Valorado (2/5)Valorado (2/5)Valorado (2/5)Valorado (2/5)Valorado (2/5) (2/5 | 78 votos)

 RSS   

 Delicious   

 Technorati   

 Fresqui   

 Menéame   

¿Qué es esto?

Opiniones de los lectores (151)

Deja tu comentario

151. usuario registrado Pilar de Diez»17/06/2009, 22:30 h.

#150 Si solo fuera eso amigo TARAZA, podríamos darnos con un canto en los dientes. El problema es que la mayor parte del dinero que ingresan no solo está fuera de ley si no manifiestamente en contra de ella. Ya hablaremos Ud. y yo cuando acabe todo el sainete Bárcenas. Sin que ello quiera decir que mi esposo y yo exoneremos al resto de partidos. Quien esté libre de culpa que lance la primera piedra [si puede ser en la cabeza de Aznar a quien no sabría explicarle porqué, mi santo y yo no podemos tragar]

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

150. usuario registrado taraza»17/06/2009, 22:23 h.

Dos breves anotaciones. 1] Las opciones políticas, no todas son igual de buenas. ¡¡Ni hablar!!. Algunas son francamente malas. Y otras, pésimas. Las malas y las pésimas tienen diputados en el Congreso. ¿Por qué?. Porque hay un número considerable de ciudadanos que no es capaz de distinguir cuáles son pasables, cuáles malas y cuáles pésimas. Incapaces de pararse un momento a pensar, forman manada y viajan cómodamente. Y no hace nombrar qué opciomnes son nefastas, porque eso lo estamos viendo cada día, y la Historia también lo dice. Se lo dice a quién busca la verdad.
2]Muy importante: Los partidos políticos son entidades privadas, asociaciones privadas. Por recibir dinero del erario, no pasan a ser públicas; siguen siendo entidades privadas. Hay muchas empresas que reciben ayudas públicas y siguen siendo empresas privadas. Dicho de otra manera: los partidos políticos gastan, como mejor les parece, el dinero que ingresan, siempre que no sea en algo prohibido por la ley.

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

149. usuario registrado metalik»17/06/2009, 22:22 h.

#148 siempre seras mi favorito travelo mio, por lo bien que cumples mis ordenes.

Hale te concedo el privilegio de seguir quedando en ridiculo.

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

148. usuario registrado Pilar de Diez»17/06/2009, 22:21 h.

#143 Ser liberal y no votar al PP, quiere decir en estos foros, beber los vientos por Rosita la chaquetera ex-reinona filesona y aspirante a la poltrona de López. ¡Lo que hubiese disfrutado ella chanchulleando con el PP en Euskadi!

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

147. usuario registrado ted striker»17/06/2009, 22:18 h.

#145
¿Bajo qué parámetros determinan usted y su marido [a mi me da que esta tía duerme más sola que la una]que la corrupción del partido alternativa de gobierno es de mayor entidad que la del partido gobernante?

¿Me lo explica por favor? Deme criterios y ejemplos si puede ser.

¿Para cuándo tendremos el gusto de que su marido intervenga en el foro? Y ha de ser su marido, no usted con otro nick

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

| Ver más comentarios ⇓

Deja tu comentario

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusión de comentarios no apropiados o insultos. El horario del foro es de 07:00 a 23:00 h. Fuera de ese horario no se incluirán opiniones.

Acerca de...

@Federico Quevedo

Federico Quevedo, nacido en Hamburgo (Alemania) en 1961, licenciado en Ciencias de la Información, está casado y tiene 4 hijos. Quevedo ha realizado su carrera profesional en medios como Radiocadena Española, Antena 3 Radio, Europa Press, La Gaceta de los Negocios, Actualidad Económica... Además es colaborador de Telemadrid, Popular TV, La Brújula de la Economía de Onda Cero y El Gato al Agua en Intereconomía. Autor del libro Pasión por la Libertad sobre el pensamiento político del ex presidente Adolfo Suárez.

Otros artículos de opinión

AL GRANO

Moratinos en Gibraltar, entre el fuero y el huevo  Antonio Casado

MIENTRAS TANTO

El saqueo de la Seguridad Social  Carlos Sánchez

TRIBUNA

Cuarenta años de España  José Luis González Quirós

Los lectores más activos de hoy

1. pithaguru» 47 comentarios

2. El dels 1001 seudónimos» 36 comentarios

3. Linus» 32 comentarios

4. gekko» 31 comentarios

5. beppe» 25 comentarios

6. FrasierCrane» 22 comentarios

7. antoniton» 21 comentarios

8. Myrmidon» 21 comentarios

9. Pilar de Diez» 21 comentarios

10. ana04» 19 comentarios



los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd

ir a Cotizalia

El Confidencial

ir a Vanitatis


Enlaces de Interés