publicidad
publicidad

Ir a www.cotizalia.com Ir a www.vanitatis.com

Logo de El Confidencial
2.000.000 lectores influyentes
Con Lupa   Al Grano   Mientras Tanto   Dos Palabras   Sin Enmienda   El Confidente

Miércoles, 17 de junio de 2009

España Comunicación Cultura Mundo Sociedad
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda Fuera de Gobierno Valor del Derecho El Confidente
Hoteles Gastronomía Viajes Arte Libros Música Cuaderno Matoses
Editar perfil Foro Foro Interno El Café

TENDENCIASCerrar el bloque

Nucleares, ¿de entrada, no?

Nucleares energía Protocolo de Kyoto

@Carlos Sánchez - 14/06/2009

Deja tu comentario (225)

Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5) (4/5 | 31 votos)

Paradojas de la vida. El país que más se aleja del cumplimiento del Protocolo de Kyoto -como consecuencia de un modelo productivo depredador con el medio ambiente- se presenta ahora ante al mundo como el ariete contra las centrales nucleares (que por cierto no emiten gases de efecto invernadero). Lo curioso del asunto es que se trata de uno de los Estados europeos con peores registros en cuanto a intensidad energética -el indicador que muestra la relación entre la energía consumida y la producción de bienes-, lo que refleja que su estructura productiva y energética es altamente ineficiente. Se gasta mucho para producir poco.

 

Pero para mayor perplejidad, estamos ante una nación que todavía no ha sido capaz de resolver el principal problema de las centrales nucleares desde el punto de vista de la seguridad: dónde demonios depositar los residuos radiactivos de alta actividad, y que hoy -como solución temporal- duermen en las piscinas situadas en los mismos emplazamientos donde fueron generados, lo que desde luego no es garantía de seguridad. Se trata –no conviene olvidarlo-  del mismo país que todavía tiene que ‘repatriar’ basura nuclear (salvo que pague altísimas indemnizaciones si no lo hace en el plazo pactado) depositada en Francia y Reino Unido, procedente de las centrales de Vandellós I y Garoña.

 

Pero eso sí, estamos ante un Estado en el que sus ciudadanos se encuentran entre los más antinucleares de Europa -lo dice el Eurobarómetro que elabora la Comisión Europea-, pero ocurre que ningún municipio está dispuesto a albergar un cementerio nuclear en sus proximidades, lo que sin duda allanaría el camino para el entierro definitivo de la industria del átomo.

 

Pues bien, ese país, antes de resolver esos problemas relacionados con la sostenibilidad del territorio y del sistema económico, parece decidido a no renovar las autorizaciones de explotación de centrales nucleares, tal y como han interpretado los exégetas del presidente sus recientes palabras: El Gobierno “procurará cumplir” –ha dicho Zapatero- su programa electoral, en el que se pone negro sobre blanco el compromiso político de cerrar los reactores al final de su vida útil, que convencionalmente se sitúa en 40 años.

 

Un escenario singular

 

Dando por buena esa interpretación de las palabras del presidente -que vienen a ser una especie de ‘Nucleares; de entrada, no’, España se asoma a un escenario energético verdaderamente singular. Es uno de los países con mayor dependencia energética del mundo, pero parece dispuesto a abandonar la energía nuclear, que hoy supone casi el 20% de la producción eléctrica.

 

Y aquí está la paradoja. En vez de enmarcar el cierre de Garoña -o la eventual renovación de su licencia- en el contexto de un plan energético estratégico de larguísimo plazo, parece que la decisión descansa exclusivamente en la voluntad política del presidente del Gobierno, como si el aprovisionamiento energético no fuera una cuestión de Estado que sobrevuela al inquilino de turno en la Moncloa.

 

Desde luego que no se trata de una decisión cualquiera. Es verdad -como ha recordado recientemente Zapatero en el Senado- que la central de Garoña (que comenzó a estar operativa en 1971) aporta tan sólo el 1,4% del consumo eléctrico del país, pero no es menor cierto que detrás de la planta burgalesa  vienen Almaraz, Ascó, Cofrentes y Vandellos II. Todas estas centrales deben renovar su licencia antes de noviembre de 2011, es decir dentro de la actual legislatura, por lo que la decisión sobre Garoña necesariamente ‘contaminará’ al resto de centrales.

 

Estamos, por lo tanto, ante un falso debate que tiene un fuerte comportamiento ideológico-electoral: ‘nucleares, si’ o ‘nucleares, no’; pero que obvia el problema de fondo las garantías de aprovisionamiento energético a precios compatibles con las necesidades de bienestar

Únicamente Trillo (noviembre de 2014) se queda fuera de un calendario diseñado por el enemigo, que hace que la renovación del parque nuclear español se concentre en apenas un par de años. Es decir, que teniendo en cuenta que entre la orden de cierre de una central y el cese definitivo de su actividad pasa entre tres y cuatro años (como sucedió con la planta José Cabrera) estaríamos hablando de que a la vuelta de 2015 sólo habría una central en funcionamiento.  Claro está, en el supuesto de que el Gobierno aplicara la esencia de su filosofía: las nucleares son malas, y por lo tanto no deben ser renovadas las licencias.

 

Pero aquí surge de nuevo otra paradoja. Ha dicho el presidente que esperará a que se cumpla la vida útil de las centrales, lo que significa que agotará los 40 años. Y eso significa que hasta el año 2028 habría centrales en funcionamiento. La última Vandellós, que comenzó a ser operativa en  1988, en plena moratoria. Las fechas son importantes por una razón. Evidencian que la mayor parte del parque nuclear español empezó a estar operativo en pleno parón nuclear. Felipe González hizo en su día un  ejercicio de real politik y aceptó su apertura, toda vez que una decisión en contrario hubiera sido lo mismo que tirar miles de millones a la basura.

 

Avances tecnológicos

 

¿Y por qué 40 años y no 50 o 60? En EEUU, con una legislación muy severa tras el accidente de Three Mile Island en 1979,  se ha extendido la vida útil de 26 unidades hasta los 60 años, y otras 18 centrales están en proceso de revisión. Y  en Japón -un país altamente sensibilizado con la energía nuclear por razones obvias-  se plantea la posibilidad de contar con centrales cuya vida sea del orden de 70 años. Todo gracias a los avances tecnológicos, que permiten centrales más eficientes y seguras, lo que explica el voto favorable del Consejo de Seguridad Nuclear para que Garoña siga funcionando 10 años más. Lo determinante, por lo tanto, no es el concepto de ‘vida útil’, sino las condiciones de seguridad de cada planta nuclear.

 

Estamos, por lo tanto, ante un falso debate que tiene un fuerte comportamiento ideológico-electoral: ‘nucleares, si’ o ‘nucleares, no’; pero que obvia el problema de fondo las garantías de aprovisionamiento energético a precios compatibles con las necesidades de bienestar de la población.  El falso debate se plantea, incluso, como un asunto excluyente. Como si la renovación de las autorizaciones no fuera complementaria con la apuesta por las energías renovables, cuya capacidad de sustitución de las fuentes tradicionales es hoy por hoy –desgraciadamente- limitada. Claro está a no ser que un país con más de cuatro millones de parados esté dispuesto a hacerse el haraquiri económico.  Y lo que es todavía peor, el debate se plantea como una cuestión que afecta exclusivamente al Ejecutivo, cuando se trata de una decisión nacional que en ningún caso debe tomarse por razones electoralistas.

 

Hay que mantener, por lo tanto, la moratoria nuclear;  pero eso no es incompatible con la renovación de Garoña, hasta el preciso momento en que el Consejo de Seguridad Nuclear diga que la central es inviable. Y en paralelo, acelerar tanto el uso de energías renovables –sin pagar sobreprecios- como el uso más racional de la energía, derrochada a raudales con planes urbanísticos insostenibles que hacen desplazarse cada mañana a millones de ciudadanos a sus centros de trabajo. Cambiando, al mismo tiempo, un sistema de transporte depredador del medio ambiente que potencia el uso de medios individuales frente a los colectivos.  Es decir, crear las condiciones objetivas para que este país pueda desprenderse de la pesadilla nuclear. Pero eso no es lo mismo que poner los bueyes delante de los carros, como pretende el señor presidente.

 

Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5)Valorado (4/5) (4/5 | 31 votos)

Opiniones de los lectores (225)

Deja tu comentario

225. usuario registrado calpino»15/06/2009, 13:33 h.

El experto en nrias [alternativas y de las otras] Sr. Caldera,quiere aprovechar lo avanzado de España en la aplicacion de energias alternativas: Eolica, Fotovoltaica y agro combustibles, que -dice son mas baratas que la electrica nuclear- Evidentemente, no sabe cual es el coste real de estas energias, por ahora, subvencionadas generosisimanete para que parezca que son economicamente viables. Ya sucedió alo parecido con la cogeneracion: En principio un mejor aprovechameniento de la energia rsidual de las industrias que usan procesos termicos, en la practica, fue un cebo para que, inviertiendo los terminos, se creasen cogeneraciones dondo no habia energia residual, pero si eran aplicables las subvenciones. Pues ahora, mas de lo mismo.Todo ayudado por la tozudez ignorante del Presiednte

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

224. usuario registrado calpino»15/06/2009, 13:33 h.

El experto en nrias [alternativas y de las otras] Sr. Caldera,quiere aprovechar lo avanzado de España en la aplicacion de energias alternativas: Eolica, Fotovoltaica y agro combustibles, que -dice son mas baratas que la electrica nuclear- Evidentemente, no sabe cual es el coste real de estas energias, por ahora, subvencionadas generosisimanete para que parezca que son economicamente viables. Ya sucedió alo parecido con la cogeneracion: En principio un mejor aprovechameniento de la energia rsidual de las industrias que usan procesos termicos, en la practica, fue un cebo para que, inviertiendo los terminos, se creasen cogeneraciones dondo no habia energia residual, pero si eran aplicables las subvenciones. Pues ahora, mas de lo mismo.Todo ayudado por la tozudez ignorante del Presiednte

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

223. usuario registrado inlondon»15/06/2009, 10:29 h.

En primer lugar decir que yo soy nuclear SI, única y exclusivamente porque la electricidad nuclear es más barata que la renovable, y sobre todo estoy a favor de alargar al máximo la vida de las centrales, puesto que un coste muy muy importante de la energía nuclear es la construcción de la central, por lo tanto, a más vida útil, precio del kilovatio nuclear más barato.
Pero también es cierto que éste es un debate muy delicado. Yo votaría nuclear sí, aunque en cierto modo con la nariz tapada. Yo no sé, y seguramente nadie, cual es el riesgo que tienen estas centrales, sí sé que es muy pequeño, pero no sé como de pequeño. Para los que dicen que es completamente seguro, y que no tiene ningún efecto sobre las personas, yo retaba a los madrileños a construir una central a 20km del centro de Madrid. Si es completamente seguro, seguro que dirían que sí... ¿o no?. Todo el mundo quiere que las fábricas y las empresas se instalen en su ciudad, pero las nucleares que se instalen en otro sitio. ¿Por qué será?
[Que me perdonen los de Madrid, he tomado esta ciudad como ejemplo sólo por ser la más poblada de España]

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

222. usuario registrado Falcan»14/06/2009, 22:59 h.

#221 Sin duda. El lobby de las energias "alternativas", pero yo no me refiero a eso, ni a esas. Conviene ir levantando el velo, el cual quieran o no quieran está cayendo. Hay tecnologia y conociemientos más que suficientes para cambiar el modelo energético. Otra cosa es que algunos se resistan a ello. Nucleares no gracias. No cerca de mi casa, ¿Y de la suya? ¿Y por qué de la del resto?

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

221. usuario registrado Tadeoteveo»14/06/2009, 22:54 h.

#219 Actualmente el Lobby de las energías alternativas es de los mas poderosos del mundo. Lo verdaderamente preocupante es que como sucede en muchos casas nos pasemos y pongamos a funcionar una energía con costes todavia elevados como si fuera una tecnología madura.
¿Que haremos con los miles de aerogeneradores instalados ya en España dentro de cinco años si en ese tiempo se consigue un tipo de aerogenerador realmente competitivo en costes que no necesite subvención? Yo se lo diré seguir subvencionando[vía impuestos de todos] ó lo mas probable, repercutir el coste en el recibo de la luz.
Da la sensación, como pasó con la energía nuclear que el negocio está en la instalación no en la explotación.

 Me gusta (0)    |   marcar ofensivo Marcar como ofensivo    |     Responder   

| Ver más comentarios ⇓

Deja tu comentario

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusión de comentarios no apropiados o insultos. El horario del foro es de 07:00 a 23:00 h. Fuera de ese horario no se incluirán opiniones.

¿Se han vuelto de izquierdas los políticos de derechas?

@Carlos Sánchez - 10/06/2009

Un país, unas elecciones, un sistema político obsoleto

@Carlos Sánchez - 05/06/2009

De augures, oráculos y cifras de paro

@Carlos Sánchez - 03/06/2009

Los Estados ‘zombi’ y la deuda pública, la bomba que está a punto de estallar

@Carlos Sánchez - 26/05/2009

Una pregunta ingenua: el corrupto ¿nace o se hace?

@Carlos Sánchez - 22/05/2009

Ver más»

Acerca de...

@Carlos Sánchez

Quise ser periodista para viajar; pero al final algo debió fallar y he acabado siendo una especie de tecnócrata del periodismo económico. No me quejo. Ello me permite aprender todos los días y contar lo que sucede. Sin apriorismos y sin necesidad de echar mano de los célebres espejos deformantes que colgaban del Callejón del Gato, y que tanto asombraban a Valle-Inclán. Nací en Madrid en el mismo año en que Bardem estrenó Calle Mayor y soy Licenciado en Ciencias de la Información. He escrito un par de libros sobre el capitalismo español y trabajado en radio, televisión y prensa escrita. Y al final he descubierto que Internet es todo eso y algo más. Carlos Sánchez es subdirector de El Confidencial.

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

Auditado por Ojd

ir a Cotizalia

El Confidencial

ir a Vanitatis


Enlaces de Interés