publicidad
publicidad

Ir a www.cotizalia.com Ir a www.vanitatis.com

Logo EL Confidencial
Sábado, 14 de febrero de 2009
   Actualidad    Deportes   Tendencias    Opinión    Ocio y Televisión   Vídeos   Foros            
España Comunicación Cultura Mundo Sociedad
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda El Cultiberio El Confidente
Hoteles Motor Restaurantes Viajes Arte Libros Música
Cine Televisión
Vivienda En Exclusiva Sectores Lo Último
El Café

BBVA

DEPORTES

El árbitro que quiere erradicar los insultos en el fútbol

Árbitro Insultos Ángel Andrés Jiménez

@Rubén Roodríguez.- 14/02/2009

Deja tu comentario (1)

Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5) (5/5 | 1 voto)

enviar a un amigoimprimiraumentar tamaño letradisminuir tamaño letra

El árbitro que quiere erradicar los insultos en el fútbol
El árbitro andaluz Ángel Andrés Jiménez.

Ángel Andrés Jiménez Bonillo es un árbitro andaluz cuyo objetivo no es otro que erradicar los insultos en el mundo del fútbol. Por desgracia, las faltas de respeto en el deporte rey son algo habitual, y se pueden ver en cualquier partido que observemos. Este joven cordobés se ha propuesto eliminar esta lacra desde las categorías inferiores y, sin ningún género de dudas, su método funciona.

 

“No entiendo cómo comportamientos que en la vida cotidiana están mal vistos, dentro de un campo de fútbol se deben considerar normales. Creo en el fútbol sin insultos, es posible y lucharé por ello”. Así se presenta este joven árbitro andaluz, creador de la página web www.deportesininsultos.com, una iniciativa que, jornada tras jornada, lleva a los terrenos de jueo. Y lo cierto es que los más jóvenes lo asumen como lo que debe de ser, algo normal.

 

Ángel Andrés debutó como árbitro el 29 de enero de 1994. Desde entonces, ha estado presente en todas las categorías hasta Regional Preferente como árbitro principal. Incluso participó en Tercera División, aunque en este caso como linier. Se retiró en el 2003, y volvió a los terrenos de juego en el 2006. Ahora, se encarga de arbitrar a la base del fútbol español, a las futuras estrellas de este deporte. Desde hace, aproximadamente, dos años se propuso eliminar todo símbolo de falta de respeto en el deporte, y, de momento, los resultados son inmejorables.

 

Cuando salta al terreno de juego, reúne a ambos equipos. En ese momento, les explica que no quiere insultos ni en el campo, ni en las gradas: “Yo soy el primero que se va a equivocar, pero no quiero ningún tipo de desprecio”. Si a pesar de esto, se produce alguna injuria, el árbitro avisa al delegado; si este comportamiento se repite por segunda vez, se avisa a la Policía; y en caso de ocurrir por tercera vez, se suspende el partido. “Por suerte, nunca se ha llegado a este extremo”, asegura.

 

Entiende que compañeros, que alaban su labor en privado, no lo secunden a la hora de arbitrar por miedo a represalias, que les impedirían un futuro ascenso de categoría. Además, se encuentra a favor de las nuevas tecnologías en el mundo del fútbol “siempre que ayuden al árbitro y a la justicia del juego”. Sin embargo no está convencido que se pueda llevar a cabo: “creo que no interesa a las altas esferas porque el fútbol, por desgracia, es negocio. Se ha perdido todo componente moral”.

 

Ángel Andrés hace hincapié en la necesidad de tener mesura desde todos los ámbitos. “El problema es de carácter social. Sobre todo, porque nunca se calibran los errores de igual manera. Duele escuchar que algunos presidentes digan que cuando el árbitro se equivoca lo hace de manera premeditada, que les han ‘robado’, que se ponga en tela de juicio la objetividad del árbitro. Es doloroso, porque nunca se dudaría de la calidad de un jugador que trata de engañar al árbitro”, indicó el joven andaluz.

 

Insiste en el valor educativo del deporte: “Tirarse no es una pillería, simplemente es un mal ejemplo para los niños”, y está convencido de que es posible un fútbol sin insultos en cualquier categoría, hasta en Primera División, aunque haya pasado por momentos bastante desagradables. “Mi familia me ha ido a ver pitar cuando empezaba, pero dejaron de hacerlo porque se pasa mal. Por suerte, las pocas veces que me han agredido en un terreno de juego, ellos no estaban delante”. Seguro que el trabajo de este joven árbitro tendrá sus frutos en un futuro muy próximo.

Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5) (5/5 | 1 voto)

enviar a un amigoimprimiraumentar tamaño letradisminuir tamaño letra

Enlaces patrocinados

Opiniones de los lectores (1)

Deja tu comentario

1. usuario registrado konfucio14/02/2009, 12:11 h.

Los insultos y gritos en el futbol son muy dificiles de erradicar ya que son un fenomeno psicologico.El ser una mierda en el trabajo,la cornudez,el alcoholismo,el saberse una mierda en la vida provoca una la reaccion dominguera de insultar y gritar a una persona que hace su trabajo.En realidad el que insulta al arbitro no se da cuenta,pero se está insultando a si mismo.El que es un "hooligan" es que no puede ser otra cosa en la vida.

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusión de comentarios no apropiados o insultos. El horario del foro es de 07:00 a 23:00 h, con horario restringido a los invitados de 10:00 a 19:00 h. Fuera de ese horario no se incluirán opiniones.

Ver más comentarios    Deja tu comentario

los más leidos los más leidos los más comentados los más enviados

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

atlas
Auditado por Ojd

ir a Cotizalia

El Confidencial

ir a Vanitatis


Enlaces de Interés