publicidad
publicidad

Ir a www.cotizalia.com Ir a www.vanitatis.com

Logo EL Confidencial
Domingo, 18 de enero de 2009
   Actualidad    Deportes   Tendencias    Opinión    Ocio y Televisión   Vídeos   Foros            
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda El Cultiberio El Confidente
España Comunicación Cultura Mundo Sociedad
Hoteles Motor Restaurantes Viajes Arte Libros Música
Cine Televisión
Vivienda En Exclusiva Sectores Lo Último
El Café

SOCIEDAD

El fin de la clase media

clase media crisis económica

El fin de la clase media

Una mujer en una zona comercial del centro de Londres (Reuters).

@E. Hernández.- 17/01/2009 06:00h

Deja tu comentario (28)

Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5) (5/5 | 38 votos)

enviar a un amigoimprimiraumentar tamaño letradisminuir tamaño letra

No se trata de que haya familias que están pasando dificultades para llegar a final de mes o que se hayan quedado temporalmente sin trabajo o que estén perdiendo poder adquisitivo. Se trata de que el esfuerzo realizado para conseguir una formación carece de recompensa porque ya no sirve para conseguir un empleo adecuado, y de que la mayoría de los la salarios serán menores y la inestabilidad laboral será creciente. En eso consiste la crisis de la clase media. En eso y en que están desapareciendo los valores de honestidad, racionalidad y recompensa diferida que le eran propios, así como la continuidad y la seguridad que aportaban al conjunto social. Por eso, hablar de crisis de las capas medias es también hacerlo de un futuro que se aguarda con temor.

 

Sin embargo, hay quien afirma que tal estado de inquietud proviene más de una percepción que de una realidad, que cada vez hay más españoles de clase media y que, en España, la renta per capita se ha incrementado, sustancialmente y de forma equitativa, en las últimas décadas. Según Pedro Sánchez, profesor de economía española y mundial en la Universidad Camilo José Cela, “es cierto que como consecuencia de la crisis económica y del nivel de la inflación, se ha perdido poder adquisitivo. Pero si nos fijamos en la evolución de los últimos 30 años, veremos cómo crecido mucho, hasta superar los niveles de renta per capita de economías como la italiana, lo que era inimaginable. Y, además,  esa riqueza está mejor repartida que entonces, hay más españoles que disfrutan de ese bienestar. De modo que la clase media no está en crisis, más al contrario”.

 

Para otras posturas, sin embargo, el deterioro de la clase media no sólo es constatable sino que viene de lejos: más que encontrarnos ante un retroceso en el nivel de vida provocado por la crisis financiera estamos viviendo una tendencia sistémica que el mal momento económico ha agravado. Según Luis Enrique Alonso, catedrático de sociología de la Universidad Autónoma de Madrid, la crisis de la clase media “proviene del ciclo alcista, en el que los modelos antidistributivos fueron fragilizando los resortes de seguridad de las clases medias. Lo que ha hecho la crisis ha sido debilitar lo que ya estaba debilitado”.

 

Y por más que haya esperanzas en que esa situación se invierta, en que las medidas económicas puestas en marcha por gobiernos e instituciones consigan detener ese deterioro, lo cierto es que nada apunta a que tal sea el objetivo prioritario. Incluso cuando actualmente se alude a Keynes y al New Deal, en tanto ejemplo de políticas estatales que consiguieron sacar de la depresión a grandes Estados, se hace en otro sentido. Aquel Keynes es distinto del presente: “El modelo keynesiano se centraba en la economía real y era redistributivo a largo plazo. Lo que estamos viendo es un modelo de defensa de los intereses financieros; este intervencionismo sólo pretende rescatar los márgenes de negocio de las entidades financieras”.

 

Igualmente, la crisis ha generado esperanzas de que arraigasen comportamientos más racionales: ver cómo asoma la necesidad podría fomentar actitudes entre ciudadanos y consumidores más moderadas y ajustadas a la realidad. Sin embargo, según Alonso, tampoco será así. “Estamos ante conductas típicamente defensivas, de reacción ante el pánico, una de las cuales consiste en intentar reconstruir imaginariamente viejas estrategias de consumo moderado propias de la clase media. Pero es muy difícil que sigan esas estrategias quienes ya han dejado de ser de clase media”. 

 

Pero el problema va más allá de la pérdida de una posición estructural y de unos comportamientos económicos. La clase media, para ser tal, debía proporcionar estabilidad al conjunto social, lo que la obligaba a detentar valores adecuados a ese propósito, como la honestidad, el gusto por el trabajo bien hecho, la solidaridad con los cercanos, el respeto por la tradición o el reconocimiento de la autoridad. Y como estos valores se estaban perdiendo, quizá la crisis pueda ayudar a recuperarlos. Pero, advierte Luis Enrique Alonso, “es muy difícil que vuelvan esos comportamientos de clase media, que fueron los valores promovidos por el capitalismo del bienestar de la posguerra, sin las instituciones en que se apoyaron, incluido el estado nación. Ahora mismo no hay palancas institucionales desde la que pueda articularse una clase media racional, laboral, no especuladora y que no sólo toma en consideración los intereses individuales”.

 

Las medidas anticrisis no tienen en cuenta a la clase media

Y esta desaparición progresiva de los estratos intermedios tiene notables efectos para el conjunto de la sociedad, según el sociólogo Enrique Martín López, director del Instituto de estudios de la familia del CEU, para quien uno de los problemas más graves es que los políticos no valoran la utilidad funcional de estas capas. “Hablamos de gentes que tienen un nivel cultural alto, una formación profesional elevada, que son muy importantes para mantener los niveles de calidad en la producción y en la organización de los servicios y a los que no se puede tratar como un sector residual, que es lo que se está haciendo”.  Martín alude a que las medidas que se están tomando para combatir la crisis han olvidado a la clase media. Se da dinero a los bancos para que mejoren su situación y se intenta ayudar a personas con niveles económicos muy bajos pero no se articulan medidas para ayudar a quienes constituyen el núcleo de la sociedad. Algo que ya ocurrió en los años 20, cuando “ni liberalismo ni socialismo atendieron a estas clases, generándose en ellas un gran potencial revolucionario que dio lugar a una cierta exaltación de la violencia, a un nacionalismo contrario al internacionalismo comunista y a una autoafirmación contraria a las políticas de favor con los más desprotegidos. Y esas circunstancias se están repitiendo ahora”.

Y es que, afirma Enrique Martín, el descontento está muy presente, y se acentuará en la medida en que llueve sobre mojado, ya que este sector de la población es el más desprotegido de las últimas décadas. “Las clases medias perciben que todos los sacrificios se los piden a ellas. Han de sufrir la reducción de las retribuciones salariales y el alza de los precios sin recibir una remuneración compensatoria de esos sacrificios, ni siquiera simbólica. Al final, se abre paso la conciencia de que están siendo objeto de una gran estafa social y política”. Máxime cuando hablamos de una clase  que tampoco ve con buenos ojos el mundo sin ética del pelotazo y del egoísmo radical. “Las miembros de las clases medias no tienen hábitos depredadores, no saben hacerlo; su educación y su moralidad les dejan en inferioridad de condiciones en ese terreno. Además, tampoco saben ser violentos: son razonadores, les gusta seguir los cauces establecidos, creen en la necesidad de la justicia…”.

 

En ese contexto no sería nada extraño, para Enrique Martín, que viésemos crecientes tensiones protagonizadas por un sector social que se siente sobrecargado y menospreciado. Pedro Sánchez, sin embargo, no cree en ese aumento de la conflictividad social, toda vez que los efectos de la crisis no serán tan graves. “Nadie sabe cuánto tiempo va a durar la recesión, pero lo que sí se puede afirmar es que estamos bien preparados para afrontarla. Tenemos un estado del bienestar bastante sólido y solvente en el corto y medio plazo. Informes recientes, en los que se incluyen los efectos que pueda tener esta crisis, aseguran que el sistema actual es sostenible hasta 2030. Y si bien es cierto que  tenemos un mercado laboral con una temporalidad bastante elevada en comparación con otras economías europeas, también disponemos de un estado del bienestar que genera certidumbre. Estamos mejor preparados para afrontar la crisis que la mayoría de economías de nuestro entorno, como la italiana”.

 

Enrique Martín, por el contrario, no sitúa tanto sus esperanzas en el funcionamiento institucional cuanto en la capacidad de reacción de las capas medias. Así, la crisis podría conseguir “que se desarrollasen tendencias asociativas, que se pusieran en marcha redes de relaciones que tratasen de influir en los asuntos públicos. La clase media debe tener una presencia mucho más activa en la sociedad”.

Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5) (5/5 | 38 votos)

enviar a un amigoimprimiraumentar tamaño letradisminuir tamaño letra

Enlaces patrocinados

Opiniones de los lectores (28)

Deja tu comentario

28. usuario registrado Chufas17/01/2009, 22:35 h.

alquien tiene claro qué es la clase media? Lo digo porque cada vez q sale el tema lanzo la pregunta, y las respuestas son tan dispares q no termino de aclararme. Va de renta? per cápita? cuales son las fronteras con la clase baja? y con la alta? Ve de nivel de estudios?...
a mi me da q es un invento artificial, que se creo inicialmete para dignificar primero a la alta burgesía [y permitirla codearse con la nobleza], q despues se apropiaron los profesionales liberales para diferenciarse de los que traajaban con las manos, y q ahora nos la queremos apropiar todos, pq siempre hay alguien q está peor nosotros y no mola decir q somos todos de clase baja...perdon, trabajadora [yo realmente creo q solo hay dos clases, la de los q no necesitan tabajar para vivir pq viven de las rentas, y la otra.

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

27. usuario registrado emilio17/01/2009, 21:43 h.

# J&L [24-25]

Comparto y estoy de acuerdo con la descripción que hace de la brutal pérdida de capacidad adquisitiva de los salarios medios y bajos, que contastan con un aumento desmesurado de los elevados sueldos de directivos, Consejos de Administración etc. así como los beneficios fiscales de las grandes rentas, SICAVS etc. Esto sucede principalmente desde los años ochenta´. La entrada en el euro supuso también un duro golpe en la capacidad adquisitiva. A esto contribuyeron tanto los gobiernos neoliberales como socialdemócratas.

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

26. usuario registrado Vicent17/01/2009, 20:16 h.

La izquierda en España es totalmente irresponsable. Parece como si no les impotara que volviera el conflicto de 1936. Aquella guerra fraticida que daban por ganada, y que les salió un desastre. Es duro decirlo, pero desde el Gobierno se discrimina a las clases medias, que son el colchón entre ricos y pobres que de otra manera se enfrentarían sin remedio. Otro error gravísimo es el poco apoyo a la familia tradicional, que ellos piensan sustituible por el Estado. Yo conocí en la anterior crisis cuando mandaban los socialistas, muchísimas familias en los pueblos donde los jovenes estaban todos en paro, y vivían de la pensión de los abuelos.¿ Que hubiera pasado si la familia no hubiera sido solidaria? Los jovenes debajo viviendo en la calle, y de manifestación todo el día pidiéndole dinero al Estado.
Hay estudios de economistas americanos que dicen que el trabajo cada vez se pagará menos con la globalización, incluso el cualificado. Los licenciados de la India están quitando el trabajo a los licenciados estadounidenses, y con los chinos pasará igual.
El decir que hemos adelantado a Italia, solo indica la grave crisis del pais desde que entró en el Euro y no pueden devaluar.

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

25. usuario registrado J&L17/01/2009, 20:12 h.

Servet,8. Termino. No quiero dejar de mecionar el escándalo de las veces que no se ha deflactado el IPC en nuestras tablas del IRPF, que fíjese además como hay ido subiendo para las rentas del trabajo de nivel medio, desde aquella vieja historia de una tarifa más justa fiscalmente con la que pasamos del tipo único a los distintos tramos. Si en la vieja se favorecía [decían] las rentas altas, con la nueva nos machacaron a todos los que tuviéramos unos ingresos por encima del nivel del hambre. En cambio, entre modificaciones de los topes máximos, posibilidades de desgravaciones diversas, SIMCAVS, fundaciones y otras gaitas, las rentas muy altas o provenientes de actividades económicas con beneficios distintos a los del trabajo, pagan menos que nunca.
Si lo que ese señor catedrático dice fuera cierto, yo, que he esatdo todos esos años trabajando y ganando más cada uno de ellos que el anterior, hoy tendría chófer y cocinera. Pues lo que son las estadísticas, resulta que mi bugata tiene casi diez años, el chófer soy yo y cocinamos a pachas mi cotilla y yo, sobrándonos a final de año una cantidad modesta muy inferior a la que debería correspondernos, al no tener ya hijos a cargo.

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

24. usuario registrado J&L17/01/2009, 19:59 h.

Servet,8. Continúo..
..sino que, ya antes de que empezara a formarse la última burbuja inmobiliaria, echaba cuentas y veía que, con mi sueldo actualizado siempre al alza me hubiera resultado un enorme sacrificio comprar mi propio piso en el año 94 al precio que ya costaba ese año, el de los mismos colegios donde mis hijos habían estudiado y con el mismo nivel de vida que habíamos disfrutado cuando éramos seis en casa.
Ese deterioro lento pero imparable del poder adquisitivo de las clases medias, ha tenido tres causas principales por mi conocidas.
- Aquel cambio a finales [creo]de los 80 cuando se pasó de una actualización salarial en base al IPC del año terminado a la calculada para el año siguiente, ahí se nos fué un 15% mínimo el año de ese cambio.
- El engaño descarado del impacto de nuestra entrada en el euro en el IPC calculado para fijar subidas salariales. Eso fué otro palo.
- Una manipulación continúa por todos los gobiernos sin excepción de la elaboración de la lista artículos, sus pesos y sus variaciones de precios para el cáculo del IPC.
También yo hago la compra habitual desde hace bastantes años y veo como mi gasto doméstico es muchísimo mayor proporcionalmente

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusión de comentarios no apropiados o insultos. El horario del foro es de 07:00 a 23:00 h, con horario restringido a los invitados de 10:00 a 19:00 h. Fuera de ese horario no se incluirán opiniones.

Ver más comentarios    Deja tu comentario

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

atlas
Auditado por Ojd

ir a Cotizalia

El Confidencial

ir a Vanitatis


Enlaces de Interés