publicidad
publicidad

Ir a www.cotizalia.com Ir a www.vanitatis.com

1,8 millones de lectores »

Logo de El Confidencial
Sábado, 20 de diciembre de 2008 (Actualizado a las 04:12)
Expo Zaragoza 2008
   Actualidad    Deportes   Tendencias    Opinión    Ocio y Televisión   Vídeos   Foros            
España Comunicación Cultura Mundo Sociedad
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda Fuera de Gobierno El Cultiberio El Confidente
Hoteles Motor Restaurantes Viajes Arte Libros Música
Cine Televisión
Vivienda En Exclusiva Sectores Lo Último
El Café

La Universidad se muere, ¿le importa a alguien?

Universidad

@Carlos Sánchez - 17/12/2008

Deja tu comentario (65)

Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5) (5/5 | 25 votos)

enviar a un amigoimprimiraumentar tamaño letradisminuir tamaño letra

La incapacidad de la clase política a la hora de vertebrar debates de calado más allá de las obviedades de turno, puede explicar la desidia con que la opinión pública afronta la reforma de la Universidad. Los problemas se ven más como un asunto de orden público (ahí están los encierros en varias universidades contra el proceso de Bolonia) que como un reto que la sociedad tiene delante de sus narices. Y cuya importancia está a la altura de otras cuestiones que de nuevo escapan del debate parlamentario: el nuevo modelo de crecimiento económico o una reflexión serena y constructiva sobre si la estructura del Estado favorece la posición de España en un mundo globalizado.

En el interregno, y a la espera de que ese debate se haga realidad, lo cierto es que la Universidad se muere. Eso sí, lentamente y sin dar mucha guerra, lo cual produce todavía mayor sonrojo. La Universidad (pública y privada) ha dejado de cumplir ese papel relevante que tuvo antaño, y es obsoleta para dar respuestas a la sociedad del conocimiento, en última instancia el desafío que tienen ante sí los países desarrollados.

¿Quiere decir esto que la Universidad es peor que la sociedad española? No parece que esto sea así. Los estudios superiores son un fiel reflejo de lo que sucede en el país, con Bolonia o sin Bolonia. Simplemente, no han sido cuestionados en los últimos años con la intensidad que debiera porque la Universidad ha vivido -como el resto de la sociedad- de la inercia de los tiempos. Del largo periodo de prosperidad que ha significado para España dejar atrás la Dictadura. El problema es que ahora Universidad y sociedad se han encontrado con la despensa vacía. Se han comido todas las reservas. Y ahora la Universidad, como el propio país, se ve obligada a reinventarse con las urgencias que determinan las necesidades sociales. Nadie dudará de que el progreso económico de los últimos 30 años tiene poco que ver con las aportación de la universidad a al bienestar general.

No se trata de un fenómeno nuevo. Cada cierto tiempo, la Universidad se mira  ante el espejo, y si no lo hace, alguien lo hará por ella. El profesor Bricall, autor de un célebre informe sobre el sistema universitario español, recordaba que durante la Baja Edad Media, los artesanos fueron adquiriendo conocimientos técnicos de incalculable valor para la ciencia. Esta nueva realidad, sin embargo, no llegó a la Universidad escolástica medieval, inmersa en bizantinas discusiones de carácter filosófico y religioso.

Esta impermeabilidad respecto de la nueva realidad social fue lo que obligó a la burguesía y a la aristocracia más abierta a las nuevas ideas a crear establecimientos como la Academia Platónica de Florencia, la Academia de Ciencias francesa, la Royal Society británica o la Academia Lepoldina, instituciones que crecieron extramuros del campus universitario. Por primera vez, se producía un divorcio entre una universidad volcada en un doble sentido: la transmisión del saber tradicional y la formación de los funcionario del Estado, y unas nuevas clases emergentes que necesitaban de los avances técnicos. Como sostiene el profesor Bricall, la revolución científica (como ya ocurriera durante el Renacimiento) empezó a fraguarse al margen de los claustros.

Una herramienta burocrática

Y eso es, precisamente, lo que está ahora en juego. La Universidad corre el verdadero peligro de convertirse en una herramienta burocrática destinada exclusivamente a la expedición de certificaciones académicas al margen de las necesidades reales de la sociedad. Lo curioso es que se ha llegado a esta situación cuando hay un amplio consenso sobre los males que aquejan al enfermo, y que no tienen nada que ver con el proceso de Bolonia. En primer lugar, la ancestral endogamia del profesorado, que ha hecho florecer la mediocridad en facultades y escuelas universitarias, donde se cierran  las ventanas a cal y canto por miedo a que entre aire fresco en las aulas capaz de sacar del letargo a muchos docentes que viven en la indolencia más absoluta. Y, en segundo lugar, los problemas de financiación. Una vieja asignatura pendiente que nadie ha sido capaz de resolver, y para la cual hay solución.

La propia Comisión Europea ya señalaba hace media docena de años que la cooperación entre las universidades y el mundo industrial debía intensificarse a escala nacional y regional, en aras de lograr mayor eficacia en la innovación mediante la creación de nuevas empresas capaces de comercializar los trabajos de investigación. Un dato ilustra de lo que se está hablando. En estos momentos, tan sólo el 5% de las empresas innovadoras europeas considera que los centros de investigación públicos o privados vinculados a la universidad son útiles para su desarrollo competitivo.

Otra cifra refleja mejor que ninguna otra en qué medida la Universidad se ha convertido en un compartimento estanco sin ninguna ventilación. En 2000, tan sólo el 2,3% de los estudiantes europeos realizaba sus estudios en países distintos al suyo, y aunque la movilidad de los investigadores es algo mayor, continúa siendo irrelevante. La movilidad es, por lo tanto, un asunto crucial, sobre todo en países como España, donde el mapa universitario no ha crecido de forma coherente con el rigor académico y las demandas sociales, sino en correspondencia con la descentralización administrativa, lo que ha provocado todo tipo de disparates. En determinadas disciplinas, hay más profesores que alumnos, y en algunas facultades ciertas carreras son inviables por falta de materia gris.

Pero si a esto se añade el hecho de que la política universitaria ha ido dando tumbos en los últimos años, el resultado no puede ser otro que entre una y tres universidades (según las fuentes) se sitúan entre las 100 mejor valoradas de Europa. Paradójicamente, sólo las grandes escuelas de negocios se salvan del suspenso general. Así de fácil y así de crudo para un país que presume de casi todo, pero que ha sido incapaz de crear un sistema objetivo de selección del profesorado, sin lugar a dudas, uno de los principales problemas de la Universidad. Como es la propia elección de los rectores, que en lugar de representar la autoridad  académica y el prestigio social, son simplemente las correas de transmisión de los grupos de presión internos que existen en cada centro. ¿A alguien le preocupa todo esto?

Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5) (5/5 | 25 votos)

enviar a un amigoimprimiraumentar tamaño letradisminuir tamaño letra

Enlaces patrocinados

Opiniones de los lectores (65)

Deja tu comentario

65. usuario registrado relampampago17/12/2008, 20:55 h.

Para PROGRE (59).- por favor, una curiosidad, ¡Ud es PROGRETA? es que se presta a confusión, ya que llevamos años conociéndolo por PROGRETA y a veces las opiniones pueden confundirnos de autor.
GRACIAS

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

64. usuario registrado manoto17/12/2008, 20:46 h.



Abuelo,totalmente de acuerdo.¿De quien va a ser la responsabilidad de continuar asi,cuando para la Ley de la Dependencia andan escasos de financiacion?

Hemos perdido los 4 pasados años en discusiones esteriles de la mano de Pedro Jota y su lacayo JLS,

Ahora Pedro Jota se da cuenta que con la crisis se le viene abajo El Mundo,que no es de el sino de los italianos que le piden resultados o que les devuelva parte de la pastizara cobrada y nos quiere seguir enrollando en su rollo de la publicidad.Que le den por saco.

Aqui el problema de fondo son las Autonomias,sus funcionarios,las Universidades sus funcionarios y el exceso de Cajas de Ahorros y tambien sus funcionarios.Estos tres temas son basicos para el devenir de una España mas eficaz,no nos dejemos enrollar ni por Rouco Varela y su familia,ni por Pedro Jota y su lazarillo JLS

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

63. usuario registrado abuelo17/12/2008, 20:28 h.

Sobran universidades, sobran funcionarios. Son máquinas para estabular a la juventud aborregada, y acabar dándoles una inútil cartulina.
En la universidad se debiera primar la excelencia: los profesores deben ejercer o haber ejercido alguna vez en su vida, unos mínimos de actividad privada, y de creación de riqueza en el mundo real, en el mundo de la empresa, en los laboratorios,...
La realidad: el estudiante-chupatintas, completamente ajeno a la realidad, que se apunta al doctorado, allí, entra en la recua de "ayudantes" y pelotas del catedrático de turno como profesor asociado, varios años... tras doctorarse, siendo un buen lacayo del catedrático, logra que le saquen la plaza de profesor titular, hace la misma mierda y cobra más,...a continuación, más años de peloteo y arrastre por los despachos, si sobrevive a las puñaladas de sus compañeros, y se posiciona bien politica y academicamente, dentro de las camarillas o grupos de poder de la escuela o facultad de turno, puede lograr la meta: la catedra... Allí con el trabajo de los alumnos y de sus ya conseguidos propios esbirros, quizá publique algún mal libro.... Esa es la universidad española. Vamos!! Clavadito al Ivy League!!

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

62. usuario registrado manoto17/12/2008, 20:22 h.



Como esta crisis va a ser muy dura,durisima,debe de ser el momento de replantearse por los grandes partidos nacionales tanto las Universidades como las Autonomias.

No va a ser de recibo que con unos paradados que podemos llegar a los 4millones,las Autonomias y sus funcionarios y las Universidades y sus tambien funcionarios,sigan enganchandos a la mamandurria de los Presupuestos Generales.

¿Recuerdan las peliculas americanas cuando ni los policias son fijos?....No digo que haya que llegar a estos extremos,pero el asunto de las Autonomias y las Universidades se han salido de madre y requieren de un consenso general de revisar y lo que quede que sea de calidad y eficacia.

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

61. usuario registrado campodetenis17/12/2008, 20:15 h.


perdón, me refería a "progre"

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusión de comentarios no apropiados o insultos. El horario del foro es de 07:00 a 23:00 h, con horario restringido a los invitados de 10:00 a 19:00 h. Fuera de ese horario no se incluirán opiniones.

Ver más comentarios    Deja tu comentario

¿Pueden repetirse en España los sucesos de Grecia?

@Carlos Sánchez - 12/12/2008

Siente un pobre a su mesa: vuelven las rifas de caridad y la beneficencia

@Carlos Sánchez - 10/12/2008

‘A todos los que la presente vieren y entendieren’: Hay que reformar la Constitución

@Carlos Sánchez - 05/12/2008

El viaje a ninguna parte de la economía española

@Carlos Sánchez - 03/12/2008

Lo que sucede cuando se entrega la energía de un país a la industria del 'ladrillo'

@Carlos Sánchez - 26/11/2008

Ver más»

Acerca de...

@Carlos Sánchez

Quise ser periodista para viajar; pero al final algo debió fallar y he acabado siendo una especie de tecnócrata del periodismo económico. No me quejo. Ello me permite aprender todos los días y contar lo que sucede. Sin apriorismos y sin necesidad de echar mano de los célebres espejos deformantes que colgaban del Callejón del Gato, y que tanto asombraban a Valle-Inclán. Nací en Madrid en el mismo año en que Bardem estrenó Calle Mayor y soy Licenciado en Ciencias de la Información. He escrito un par de libros sobre el capitalismo español y trabajado en radio, televisión y prensa escrita. Y al final he descubierto que Internet es todo eso y algo más. Carlos Sánchez es subdirector de El Confidencial.

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

atlas
Auditado por Ojd

ir a Cotizalia

El Confidencial

ir a Vanitatis


Enlaces de Interés