publicidad
publicidad

Ir a www.cotizalia.com Ir a www.vanitatis.com

1,8 millones de lectores »

Logo de El Confidencial
Domingo, 14 de diciembre de 2008 (Actualizado a las 00:19)
Expo Zaragoza 2008
   Actualidad    Deportes   Tendencias    Opinión    Ocio y Televisión   Vídeos   Foros            
España Comunicación Cultura Mundo Sociedad
Con Lupa Al Grano Mientras Tanto Dos Palabras Sin enmienda Fuera de Gobierno El Cultiberio El Confidente
Hoteles Motor Restaurantes Viajes Arte Libros Música
Cine Televisión
Vivienda En Exclusiva Sectores Lo Último
El Café

Los directores que amaban a sus actrices

@María José S. Mayo - 08/12/2008

Deja tu comentario (1)

Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5) (5/5 | 20 votos)

enviar a un amigoimprimir

Acomodada en la butaca he terminado reconociendo que el cine es un verdadero acto de vampirismo a la manera en que se mostró en Arrebato o El fotógrafo del pánico. La cámara parece captar algo más que la imagen y, como en muchas culturas reconocen, parece robar el alma de los retratados. El caso es que los directores, los primeros espectadores de lo rodado, han llegado a realizar verdaderas declaraciones de amor a sus actrices -o, según el caso, a sus actores-, haciendo que, gustase más o menos el encanto de las retratadas, nos conquistasen con muy poco: un movimiento de cabeza o una simple mirada.

Me fascinó siempre la manera en que Kieslowski mostró a la actriz Irene Jacob. En Rojo, pero sobre todo en La doble vida de Verónica, le brindaba una sensibilidad y una gran intuición que le hacían pensar que no estaba sola en el mundo. Nos ofrecía unos unos planos magistrales de la intérprete con los que era imposible no pensar que en esos momentos el director realizaba un verdadero acto de adoración a su musa.

 

Truffaut fue uno de los que más se rindió al encanto de sus actrices. Su alma fetichista, quiza en menor o mayor medida como la de todo cinéfilo de pró, le llevó a realizar en películas como Vivamente domingo incalculables rendiciones al encanto de Fanny Ardant, que se convertiría en su pareja sentimental. También lo haría con Ana Karina Godard, que tan irresistible la reflejó en Vivir su vida, captándola en toda su magnitud y siguiendo cada uno de sus movimientos con sincera devoción.

 

Luchino Visconti hizo lo propio con su moreno objeto de deseo antes de que éste se convirtiera en uno rubio, Helmut Berger. El oscuro adorado era Alain Delon, que nunca estuvo tan irresistible como cuando el italiano le filmó en Rocco y sus hermanos. Un plano lo decía todo: aquel en el que se duchaba junto a su bruto hermano en el gimnasio de boxeo y tras aparecer en escena un empresario con intenciones poco claras se nos ofrecía un primer plano de su bellísimo rostro. Inigualable.

Los directores realizan para el espectador el trabajo sucio de robar almas. Son los creadores de mitologías, los que sirven en bandeja a ese maravilloso conjunto de seres que nos hacen soñar con que el cine, más que pura evasión, es un catálogo de momentos vitales irresistibles. También un analgésico que nos cura contra toda su fealdad y nos recuerda, al contrario que esa figura que todo emperador romano llevaba en su cuádriga, que podemos ser inmortales. Jacob, Ardant y tantos otros lo consiguieron. Fue por obra y gracia de ese director que supo amarles.

Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5)Valorado (5/5) (5/5 | 20 votos)

enviar a un amigoimprimir

Enlaces patrocinados

Opiniones de los lectores (1)

Deja tu comentario

1. Klose11/12/2008, 11:55 h.

POr favor, llamen a la RAE y pongan como definicion de director de cine, las palabras de la redactora: "Los directores realizan para el espectador el trabajo sucio de robar almas. Son los creadores de mitologías, los que sirven en bandeja a ese maravilloso conjunto de seres que nos hacen soñar con que el cine, más que pura evasión, es un catálogo de momentos vitales irresistibles" Sublime y bravo. Olé

  marcar ofensivo Marcar como ofensivo

El equipo de redacción revisará las opiniones para evitar la difusión de comentarios no apropiados o insultos. El horario del foro es de 07:00 a 23:00 h, con horario restringido a los invitados de 10:00 a 19:00 h. Fuera de ese horario no se incluirán opiniones.

Ver más comentarios    Deja tu comentario

El cine, ese mareo que se convirtió en emoción

@María José S. Mayo - 01/12/2008

Ver más»

Todos los derechos reservados © Prohibida la reproducción total o parcial

atlas
Auditado por Ojd

ir a Cotizalia

El Confidencial

ir a Vanitatis


Enlaces de Interés